EL VIRUS PROVOCA CAMBIOS EN EL COMERCIO

China aprovecha el covid y desbanca a Alemania como el mayor vendedor a España

El virus lo cambia todo. También el comercio mundial, y China gana. Ya es quien más vende a España, por delante de Alemania. Hay razones coyunturales, pero también estructurales

Foto: El presidente de China, Xi Jinping, junto a Pedro Sánchez, en una visita a Moncloa. (Reuters)
El presidente de China, Xi Jinping, junto a Pedro Sánchez, en una visita a Moncloa. (Reuters)
Adelantado en

Se trata de solo un mes, el de agosto, pero la crisis del covid-19 está acelerando una tendencia que viene de lejos, y que tiene que ver con la cuota de mercado de China en las importaciones españolas. Y lo que arrojan los últimos datos de Comercio es que el gigante asiático ha desplazado a Alemania como el país que más vende a España. En concreto, un 12,1% de total de las compras realizadas en el exterior, por encima del 11,2% de Alemania, y ya a cierta distancia de Francia (9,4%).

En el periodo enero-agosto, sin embargo, Alemania todavía mantiene la primera posición, una cuota del 12,1%, frente al 10,8% de China, pero la tendencia es claramente ascendente en el caso de Pekín, que hace un año, antes del covid-19, apenas suponía el 9% del total de compras en el exterior en ese mismo periodo. Es decir, tres puntos menos que ahora.

No se trata, de hecho, de un fenómeno puntual únicamente vinculado al virus. Como recuerda un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI), las importaciones españoles procedentes de China fueron en 2019 un 37,5% superiores a las del periodo 2008-2018, lo que refleja que se trata de una tendencia creciente que el virus solo ha acelerado.

Balanza comercial hispano-china. (Fuente: AFI)
Balanza comercial hispano-china. (Fuente: AFI)

Esta mayor presencia de las compras chinas en el comercio español de bienes se manifiesta de una manera casi brutal en el hecho de que el déficit con China es ya, incluso, superior al que tiene España con el resto del mundo. O, dicho de otra manera, sin China, España tendría superávit comercial. En concreto, y entre enero y agosto, el saldo entre exportaciones e importaciones fue negativo en 9.615 millones de euros, pero es que solo con China el desequilibrio fue equivalente a 13.899 millones.

Hay que tener en cuenta que hace solo 12 meses, incluso, Francia vendía más que China (un 10,3%), lo que da idea de los cambios en el comercio mundial que se están produciendo a consecuencia del covid-19. Unos son de carácter coyuntural vinculados a la pandemia, pero otros estructurales, que tienen que ver con la hegemonía de China en el comercio internacional y, en particular, con el hecho de que su industria manufacturera esté ya a pleno rendimiento.

Distinta intensidad

Esto se manifiesta en un dato incontestable. En agosto, las importaciones procedentes de China aumentaron un 0,5% en términos anuales, mientras que, por el contrario, las que llegaron de Alemania se desplomaron un 23,7%. Si la comparación se hace entre enero y agosto, periodo que es más representativo, el resultado es similar. En los ocho primeros meses del año, las importaciones de Alemania han caído un 20,3%, frente al -2,1% de China, lo que revela la distinta intensidad con que está afectando el virus en la distribución por países del comercio mundial. En conjunto, las compras de España al exterior han caído un 18,1%.

Hay que tener en cuenta que hace una década China representaba el 7,9% de las compras que hacía España en el exterior, mientras que hoy, como se ha dicho, supone el 12,1%. Francia y, en menor medida, Alemania han sido los países más castigados por la expansión de las mercancías orientales. España, en concreto, compró en los ocho primeros meses del año mercancías a China por valor de 18.855 millones de euros, pero solo fue capaz de vender 4.963 millones, lo que refleja el enorme déficit bilateral: 13.892 millones de euros.

Esa expansión se ha manifestado, incluso, durante la pandemia. Mientras que las exportaciones de Alemania (-12,7%), Francia (-20,7%) e Italia (-13,3%) caen con fuerza, las de China se incrementan con intensidad. Como recuerda Bankia Research, las exportaciones de Pekín crecieron un 8,8% interanual en el tercer trimestre de este año (medidas en términos nominales y en dólares), lo que supone el mayor crecimiento desde mediados de 2018, impulsado por mayores compras de bienes chinos en EEUU y en el resto de Asia, principalmente de equipos electrónicos, médicos y tecnológicos.

Fuente: AFI.
Fuente: AFI.

Estos cambios en el comercio mundial tienen que ver también con la especialización productiva de cada país. Mientras que Alemania vende a España, sobre todo, bienes de equipo, además de automóviles y sus componentes, China exporta, fundamentalmente, bienes de consumo de valor bajo añadido, aunque esto está cambiando en los últimos años en favor de manufacturas con mayor peso tecnológico. Y la industria del automóvil, a causa de la pandemia, es precisamente una de las más afectadas por las restricciones a la movilidad y por la recesión, con un desplome de las compras en el exterior del 33%.

Los efectos de la pandemia sobre las importaciones, en todo caso, están siendo dramáticos (-18,1%), salvo en el caso de la compra de medicamentos, que en los últimos 12 meses ha crecido un 11,1%. En el caso de China, España compra, fundamentalmente, aparatos y material eléctricos, máquinas y aparatos mecánicos, juguetes y artículos deportivos, además de prendas de vestir.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios