PACTO VERDE EUROPEO

Bruselas desvela un plan para movilizar un billón de euros en inversiones verdes

La Comisión Europea ha hecho público su plan para movilizar un billón de euros en inversiones verdes y un fondo de transición justa que pretende mover 100.000 millones

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters)

Desde que tomó posesión en diciembre, la nueva Comisión Europea, liderada por la alemana Ursula von der Leyen, ha tenido como obsesión la transición ecológica. Prometió, cuando buscaba la aprobación del Parlamento Europeo en julio, un “Pacto Verde europeo” en sus 100 primeros días. Y tardó 11 en presentarlo. Pero era solo un boceto, lleno de tachones e imprecisiones.

Este martes, la Comisión Europea ha dado un nuevo paso para intentar ir concretando su principal propuesta para el próximo lustro, y ha desvelado un plan de inversión verde para Europa con el que pretende movilizar hasta un billón de euros en los próximos años que permitan a la Unión Europea completar la transición ecológica y que el bloque europeo sea climáticamente neutral en el año 2050.

“El Pacto Verde llega con importantes necesidades de inversión, que convertiremos en oportunidades de inversión. El plan que presentamos hoy, movilizar al menos un billón de euros, mostrará la dirección y desatará una ola de inversión verde”, ha celebrado una optimista Von der Leyen.

Hay un debate abierto sobre cómo de grande es la llamada 'brecha verde': la inversión extra necesaria para alcanzar los objetivos, entre otros el de medio plazo, que marca un recorte del 50% y hacia el 55% de las emisiones en 2030 respecto a los niveles de 1990. El 'think-tank' Bruegel señala que, anualmente, seguirían faltando entre 250.000 y 300.000 millones de euros. La propia Comisión Europea lo sitúa en unos 260.000 millones de euros más.

El objetivo del plan presentado este martes no es invertir un billón de euros, sino movilizar. Es distinto: el sector público, a través de fondos europeos e inversiones públicas de los Estados miembros, pone una primera cifra para animar entonces a que entre en juego el sector privado, que es el que tiene que jugar un rol clave. “Es dinero europeo y nacional, público y privado”, ha señalado Von der Leyen, puesto en el objeto de invertir en la formación “a personas para nuevos trabajos, tecnologías limpias, finanzas verdes y nuevos procedimientos”.

Transición justa

Parte del paquete verde de la Comisión Europea tiene como objetivo también ayudar a las regiones que se ven más afectadas por la transición ecológica, especialmente en los países más dependientes de las energías fósiles, y por otro lado prestar ayuda a los trabajadores de esos sectores, para que además de ser ecológica, la transición sea justa.

Bruselas ha denominado Mecanismo de Transición Justa (MTJ) su plan para reducir el impacto sobre los más expuestos a este cambio en el modelo europeo. En diciembre, Von der Leyen propuso llegar a movilizar hasta 100.000 millones de euros hasta 2027, pero los técnicos fueron muy imprecisos, apostándolo todo a una serie de multiplicadores que hacían poco creíble el plan.

Aunque la comprensión de la financiación del Pacto Verde sigue siendo algo reservado para muy pocos, Bruselas ha señalado este lunes cuáles serían las tres vías que enviarían dinero al Fondo de Transición Justa.

Por un lado, la Comisión Europea pondrá sobre la mesa 7.500 millones de euros de “dinero fresco”. ¿Qué quiere decir eso? Pues que es sobre lo que ya se comprometa en el próximo marco financiero de la UE para los próximos años. Cuando un país identifique una región o un sector que necesita del mecanismo, puede pedirlo a la Comisión Europea, con la que mantiene un diálogo. Por cada euro que ponga Bruselas, el Estado miembro tendrá que poner otro que salga del Fondo de Desarrollo Rural y del Fondo Social, además de otras fuentes nacionales. Las estimaciones del Ejecutivo comunitario son que esto movilizaría entre 30.000 y 50.000 millones de euros.

La siguiente pata del mecanismo es un esquema dentro del plan InvestEU, para movilizar hasta 45.000 millones en inversiones, y, por último, una línea de crédito junto al Banco Europeo de Inversiones respaldada por el Presupuesto europeo para movilizar entre 25.000 y 30.000 millones en inversiones.

“Las personas están en el corazón del Pacto Verde, de nuestra visión de hacer Europa climáticamente neutral en 2050. La transición que nos espera no tiene precedentes. Y solo funcionará si es justa, y si funciona para todos”, ha asegurado Von der Leyen. “Apoyaremos a nuestra gente y nuestras regiones que necesitan mayores esfuerzos en esta transformación, para asegurarnos de que no dejamos a nadie atrás”.

Banderas en el edificio de la Comisión Europea. (Reuters)
Banderas en el edificio de la Comisión Europea. (Reuters)

Sobre el papel, todo parece claro, pero la puesta en marcha es muy difícil. Muchos creen que las cifras que está manejando el Ejecutivo comunitario no son del todo realistas, y tiene que tirar del carro de unos Estados miembros entre los cuales muchos no están nada entusiasmados con este giro verde de Bruselas.

Al mismo tiempo que la Comisión Europea presenta este baile de cifras, la negociación para el próximo Marco Financiero Plurianual (MFP), que irá de 2021 a 2027, se complica cada vez más, con el propio Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, a las riendas de la negociación desde que esta encallara en diciembre. No hay un acuerdo ni siquiera sobre qué tamaño debe tener, a qué se deben dedicar los fondos ni por dónde recortar las cuentas de un bloque que perderá los 65.000 millones de euros con los que contribuía el Reino Unido. Hablar de más dinero sin recortar otras partidas que consideran anticuadas, como la política agraria común (PAC), genera reacciones alérgicas en algunas capitales.

Finalmente, se ha quedado fuera del paquete del Fondo de Transición Justa la energía nuclear, clave para Francia y algunos países del este. De hecho, en el debate sobre la taxonomía, un sistema para 'etiquetar' inversiones verdes, París bloqueó el primer acuerdo, pidiendo que la nuclear fuera considerada una energía limpia, algo a lo que se oponía, entre otros, Alemania.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios