se está muy lejos de un acuerdo completo

El plan alemán para completar la unión bancaria no termina de calar en Bruselas

Berlín ha hecho una propuesta para desbloquear el eurofondo de depósitos. El optimismo inicial no ha cristalizado: hay demasiados ‘peros’ y el objetivo es salvar el acuerdo de mínimos

Foto: El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en la reunión del Eurogrupo. (Reuters)
El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en la reunión del Eurogrupo. (Reuters)

“No es un paso pequeño para un ministro de Finanzas alemán”, escribía Olaf Scholz este martes por la noche en el 'Financial Times' justo antes de proponer que se rompiera el bloqueo al eurofondo de garantía de depósitos (EDIS), que garantizaría con un fondo europeo todas las cuentas bancarias hasta los 100.000 euros. El optimismo y la celebración se fueron rebajando con el paso de las horas.

El objetivo es lograr un acuerdo de mínimos en el Eurogrupo de diciembre: las bases para una discusión política que podría incluir algún tipo de calendario de cara al futuro. Se está lejos, muy lejos, de un acuerdo completo. La meta ahora es echar a rodar una discusión, larga y dura. Lograr un acuerdo en intentar que haya un acuerdo.

La propuesta alemana es un paso adelante, porque por primera vez Berlín se abre realmente a aceptar algún tipo de fondo de garantías europeo, pero también es problemática, porque encuadra su oferta de avanzar en el EDIS en una trampa general. Lo vincula a una serie de exigencias que son inaceptables para países del sur, y otras que cruzan la línea roja de determinados países ortodoxos. Garantiza el bloqueo, la falta de avance. Para Alemania, eso ya se daba por hecho, así que piden que se agradezca, al menos, el acto simbólico.

En un documento, Scholz pide a cambio de que se avance en el EDIS, algo deseado por los países del sur y rechazado por los nórdicos, que los bancos tengan que asumir requisitos adicionales de capital por contar con deuda soberana en sus cuentas, con el objetivo de romper el círculo vicioso entre banca y deuda nacional. Es un tema extremadamente sensible para los mercados, y de hecho en Berlín algunos dudaban sobre cómo lo asumirían las bolsas.

Por el otro lado, el ministro alemán pide que haya una base impositiva común mínima, para evitar una competencia desleal a nivel fiscal entre Estados miembros de la UE, una línea roja intransitable para Irlanda y Países Bajos, perseguidos por la Comisión Europea por sus acuerdos fiscales, que han ahorrado miles de millones de euros a grandes multinacionales. Los mismos países que rechazan el primer punto desean que Dublín y La Haya acepten este segundo, casi con la misma intensidad con que irlandeses, holandeses y el resto de ortodoxos desean que España, Italia o Francia acepten el primero.

Este doble bloqueo puede servir de espejo, esa es supuestamente la intención alemana, o puede servir para que todo se termine de congelar. Mostrar a todo el mundo sus líneas rojas, hacer ver que todo el mundo tiene que ceder en algo que es doloroso si se quiere avanzar en otra cosa que considera necesaria. O señalar que es imposible, por el momento, lograr un compromiso.

Las expectativas son tan bajas que esta propuesta alemana, muy mejorable, es, según Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, un “progreso”, dada la actitud de Berlín en los últimos años, que ha provocado que el debate sobre el EDIS se haya “atrasado mucho”.

Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, ha celebrado que el encuentro haya sido “prometedor”. “Esta es todavía una discusión muy difícil y tendremos que ir paso a paso”, ha señalado el portugués. “He notado un nuevo ambiente en la sala y espero que el mes que viene logremos un acuerdo para un mapa para iniciar negociaciones”, ha asegurado Centeno, sabiendo que las diferencias entre las partes siguen siendo grandes.

Para Nadia Calviño, ministra española de Economía, es un error vincular ideas. “Es positivo que haya este compromiso por parte de Alemania para avanzar”, ha defendido la ministra, aunque, “respecto a la aparente relación entre el fondo de garantía de depósitos y la deuda soberana”, se trata de dos cuestiones que “no están relacionadas”.

“Es importante, es positivo, que desde el lado alemán haya una apertura al EDIS”, ha celebrado Roberto Gualtieri, ministro de Finanzas italiano, que ha agradecido la propuesta. “En algunos aspectos, incluido el tratamiento prudencial y la exposición soberana [los requerimientos de capital a los bancos], nuestras posiciones son diferentes, están lejos. Consideramos que eso tendría un impacto negativo”, ha señalado el ministro italiano, que ha recordado que el Comité de Basilea no ha pedido esa medida.

“No creemos que esta sea una condición apropiada para la finalización bancaria. Debería considerarse más en el contexto de un activo seguro europeo”, ha subrayado Gualtieri, una línea que también ha defendido Calviño: “Lo que tenemos es que avanzar cuanto antes en la creación de un instrumento fiscal, un bono o un título de deuda que no comporte riesgo y que sea de ámbito de la zona euro”.

Objetivo: diciembre

El EDIS ha sido un tema muy delicado durante años ante el veto de Alemania y otros países ortodoxos, aunque todos los actores europeos, desde la Comisión Europea al Banco Central Europeo (BCE), apuntaban a la necesidad de poner en pie el pilar pendiente de la unión bancaria.

Christine Lagarde, Nadia Calviño y Pierre Moscovici. (EFE)
Christine Lagarde, Nadia Calviño y Pierre Moscovici. (EFE)

Moscovici ha recordado en una rueda de prensa posterior al Eurogrupo que la primera propuesta de la Comisión Europea data de hace casi un lustro, que en 2017 realizó una nueva oferta con un EDIS más descafeinado. El francés ha agradecido la propuesta alemana, aunque se aleja de la teoría del EDIS, proponiendo un reaseguro que, en última instancia, se acabaría ejecutando como un rescate.

Se llegó a un punto crítico en 2018, con el proyecto solo vivo a través de respiración asistida, como llegó a asegurar una fuente europea. Hans Vijbrief, un holandés que preside el Eurogroup Working Group (EWG), un cuerpo preparatorio de la reunión de ministros de Finanzas de la eurozona, donde se hace todo el trabajo de fontanería, decidió entonces cambiar de estrategia.

Ese parece ser el espíritu de la propuesta alemana: avanzar al mismo tiempo en dosieres que importan a las distintas partes implicadas

Se montaron varios grupos que trabajaban a la vez sobre distintos ámbitos de la unión bancaria. El tiempo acabó dando la razón a Vijbrief y a los que apoyaron esa estrategia. Este lunes, una fuente europea se mostraba moderadamente optimista: la nueva forma de trabajar había conseguido que algunos países empezaran a mover sus líneas rojas. Ese parece ser el espíritu de la propuesta alemana: avanzar al mismo tiempo en dosieres que importan a las distintas partes implicadas.

La primera prueba de fuego para la propuesta alemana será… Alemania. Scholz ha hecho esta propuesta, pero esta idea no tiene, ni mucho menos, por qué ser compartida por el resto del Ejecutivo, donde el socio mayoritario son los democristianos (CDU/CSU) de la canciller Angela Merkel. De hecho, las voces discordantes en la formación conservadora no han tardado en salir a la luz.

Las propuestas alemanas no son nuevas. Pero su vinculación, y la condición de que se avance en ello como un paquete, sí es novedosa

Las propuestas alemanas no son nuevas. Algunas de ellas se llevan discutiendo a nivel técnico desde hace mucho tiempo. Pero su vinculación, y la condición de que se avance en ello como un paquete, sí es novedosa y sí que promete que el asunto se atasque.

Las perspectivas para diciembre siguen siendo bajas. Para una fuente del Ministerio de Economía español, un éxito sería “todo lo que sea un avance”. “Sería decepcionante que durante el año que viene sigamos explorando y nos emplacemos a una nueva revisión en junio”, asegura la fuente, que considera “positivo” que se establezca “algún objetivo para el año 2020, que idealmente se fijaran algunos plazos para una nueva propuesta del EDIS”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios