Deberá desarrollarse en los próximos meses

Ribera presenta un plan para definir ayudas al recibo energético sin concretar el coste

El Ministerio para la Transición Ecológica aprueba a tres semanas de las elecciones la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética 2019-2024, aún sin definir aspectos clave

Foto: La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (i), y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio (d). (EFE)
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (i), y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio (d). (EFE)

El Gobierno de España ha aprobado en el Consejo de Ministros de este viernes la Estrategia Nacional Contra la Pobreza Energética. 2019-2024. El plan, anunciado por el Ministerio para la Transición Ecológica en 2018, llega a tres semanas de las elecciones generales del 28 de abril. En el mismo, se pretende reformular el bono social para abaratar la factura de luz y gas a los hogares más vulnerables. Sin embargo, el Gobierno no es capaz por ahora de determinar el número de afectados que potencialmente se podrían beneficiar de las ayudas públicas y, por consiguiente, no detalla el coste del mismo.

Actualmente, del bono social se benefician más de tres millones de hogares y está cofinanciado entre las administraciones y las comercializadoras eléctricas, que asumen un coste de la factura de entre el 25% para los hogares vulnerables y el 40% de los vulnerables severos.

La Estrategia contempla cuatro indicadores para delimitar los afectados en España por pobreza energética. Según detalla, "en la base a los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes a 2017, 8,1 millones de españoles presentan un gasto desproporcionado en relación con sus ingresos; 5,1 millones de personas sufren pobreza energética escondida; unos 3,7 millones de personas pasan el invierno a temperaturas inadecuadas y 3,5 millones de personas han de afrontar retrasos en el pago de sus facturas".

Con este escenario, el Gobierno prevé rebajar el número de pobres energéticos entre un 25% y un 50%. Sin embargo, la ministra no ha querido entrar en la cobertura de beneficiarios del bono social.

Entre los ejes de actuación está definir un nuevo bono social energético, lo que podría conllevar modificaciones legales o la articulación de un real decreto ley en el futuro. En el mismo, el Gobierno asegura que la ayuda será integral para el conjunto de los suministros energéticos, tanto eléctricos como térmicos, incluyendo aire acondicionado en determinadas zonas climáticas, agua caliente sanitaria y cocina.

Bono automático

Uno de los puntos fuertes que pretende introducir el Gobierno es su automatización. Es decir, que se advetirá a los potenciales afectados por carta de que son beneficiarios del bono social, con lo que si en los días siguientes no renuncia a él se le dará automáticamente.

La Estrategia Nacional, dividida en cuatro ejes de actuación y con 19 medidas, indica que aunque el criterio de renta será el principio básico, se tendrán en cuenta un conjunto de cuestiones en función de la situación de los perceptores o su unidad familiar, o la zona climática donde se ubique la vivienda.

Prohibirá los costes en olas de frío o calor

En el plan aprobado este viernes, el Gobierno prohíbe cortar el suministro energético en situaciones climatológicas extremas, como puede ser una ola de frío de calor.

Esta restricción se suma a las ya existentes de no cortar el suministro a familias en riesgo de exclusión social y beneficiarios del bono social en los que en la unidad familiar haya un menor de 16 años, una persona con discapacidad igual o superior al 33% o con grado de dependencia II o III.

Además, el documento amplía el periodo previo al corte de suministro en caso de impago, que hasta ahora para los consumidores vulnerables acogidos al bono social de electricidad habilitaba un plazo de cuatro meses antes de que el suministrador pudiera interrumpir el servicio.

La Estrategia aumenta el plazo otros cuatro meses, durante los cuales el consumidor recibirá un suministro mínimo vital que se fijará atendiendo a las diferentes situaciones de vulnerabilidad, informó el Ministerio para la Transición Ecológica.


El Ministerio para la Transición Ecológica ha subrayado en este sentido la disparidad climática que hay España, que puede conducir a que una misma provincia se concentren diferentes zonas climáticas. Por ejemplo, en Almería las diferencias climáticas entre municipios pueden llegar a ser el del 100 % según su nivel sobre el mar.

Para aplicar este nuevo bono social, se incide en la necesidad de tener una gestión coordinada con otras administraciones públicas. Por ello, se busca implementar que todas las administraciones tengan un papel relevante, que ejercerán de manera coordinada en el ámbito de sus competencias.

El texto repasa además las dificultades y obstáculos que presenta la actual configuración del bono social eléctrico, que en 2018 se vio complementado con un bono térmico para ayudar a sufragar gastos de calefacción durante el invierno.

Rehabilitación de viviendas

Otro de los frentes en los que la Estrategia plantea acciones a corto, medio y largo plazo es en la rehabilitación energética de viviendas y eficiencia energética, con el objetivo de ampliar paulatinamente el peso de medidas estructurales frente a las prestacionales -bono social- para permitir abordar el problema de la pobreza energética de forma estructural.

Así, se potenciará las rehabilitaciones exprés (cambios de equipos térmicos, modificación de determinados elementos de la envolvente de la vivienda...); a medio plazo se apuesta por el fomento de parque de vivienda en alquiler social con subvención para los gastos de suministros energéticos para colectivos especialmente vulnerables; y se incentivará la sustitución de electrodomésticos, equipos térmicos o calderas por otros dispositivos más eficientes energéticamente mediante subvenciones.

A largo plazo, se apostará por medidas de rehabilitación integral de edificios, teniendo en cuenta criterios ambientales y sociales, tales como la utilización de materiales sostenibles o la accesibilidad y; se podrán identificar aquellas edificaciones con peor comportamiento energético derivado de sus características constructivas, en el marco de la Estrategia a Largo Plazo para la Rehabilitación Energética en el Sector de la Edificación en España del Ministerio de Fomento.

El Ministerio para la Transición Ecológica indicó que el cruce de esta información con los indicadores de situación de vulnerabilidad permitirá proponer medidas específicas para este tipo de comunidades.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios