Berlín y parís molestas con la decisión

Choque de trenes en Europa: Bruselas veta la megafusión Siemens - Alstom

Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, ha estado sometida durante las últimas horas a una enorme presión política llegada desde los Gobiernos alemán y francés para que

Foto: Trenes de Alstom y Siemens en la estación de Múnich (Reuters)
Trenes de Alstom y Siemens en la estación de Múnich (Reuters)

Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, ha estado sometida durante las últimas horas a una enorme presión política llegada desde los Gobiernos alemán y francés para que Bruselas diera luz verde a la fusión entre dos gigantes que crearían una megacompañía ferroviaria europea: Siemens y Alstom. Pero la danesa ha anunciado hoy que la Comisión Europea veta dicha operación.

La fusión estaba destinada a ser un paso histórico: dos enemigos industriales como Siemens y Alstom juntando fuerzas para convertirse en un actor global y dominar el mercado europeo. Un símbolo de la nueva alianza franco-alemana. Al menos eso era lo que pretendían cuando anunciaron la operación en 2017.

A eso se une que el resultado de la fusión podría hacer frente a la gigante china CRRC, que domina el mercado global. Así, además, la nueva alianza europea defendía que así podría frenar que la empresa asiática entrara también en el mercado europeo.

Pero en Bruselas esos argumentos no han cuajado. Efectivamente, juntos, Siemens y Alstom dominarían el mercado europeo, algo que, expresado por ellos, es una ventaja, pero que para la Comisión Europea es un problema. Por un lado ya no existiría competencia entre ambas compañías en el mercado de sistema de señalizaciones, donde se convertirían en “líderes indiscutidos” en varios campos, tanto en el de señalizaciones y sistemas de abordo como en el de señalizaciones en las vías. También tendrían una situación dominante en la señalización de sistemas de metros en las ciudades.

Por otro lado, la fusión también les convertiría en el gran gigante de la producción de trenes de alta velocidad. La operación eliminaría a uno de los dos mayores fabricantes de Europa, algo que, asegura la Comisión, acabaría afectando a los consumidores.

Vestager ha asegurado que “esta fusión habría resultado en mayores precios para la señalización que mantienen seguros a los pasajeros” y que la Comisión “prohibió la fusión porque las compañías no estaban dispuestas a abordar” las “serias preocupaciones de competencia” que había expresado el Ejecutivo comunitario.

Esto quiere decir que Siemens y Alstom no han abordado de forma satisfactoria las preocupaciones de la comisión tanto en señalización como en la fabricación de trenes de alta velocidad, un sector en el que, juntos, alcanzarían el 50% de la cuota de mercado. Las dos compañías ofrecieron soluciones complejas y con condiciones muy restrictivas que la Comisión Europea consultó con otros competidores ferroviarios, a los que preguntó si consideraban suficientes las garantías dadas: la respuesta fue negativa.

Bruselas considera que las otras compañías tendrían demasiada presión y eso les evitaría competir, lo que, como resultado, acabaría resultando en un dominio mayor de la fusión Siemens-Alstom y repercutiendo en unos mayores precios para los consumidores.

Choque con Berlín y País

Sin embargo el bloqueo a dicha operación no es una sorpresa: hacía semanas que en París y Berlín daban por hecho que Vestager acabaría vetando la fusión, pero consideran que la Comisión Europea tenía margen para interpretar las normas de competencia europeas.

París y Berlín no han dejado de presionar ni un solo momento a la comisaria de Competencia y la confirmación de su decisión confirma un choque de trenes entre Francia, Alemania y el Ejecutivo comunitario. Esta misma mañana Bruno Le Maire, ministro francés de Finanzas, dando ya por hecho el veto de Vestager, ha asegurado que la decisión de Bruselas “sirve a los intereses” chinos.

“Lo lamento profundamente, porque lo considero un error económico”, ha asegurado Le Maire, que ha ido más allá, considerando también que es “un error político” porque “el papel de la Comisión es defender los intereses económicos de Europa”.

STC02. ESTOCOLMO (SUECIA), 04 02 2019.- El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, ofrece una rueda de prensa tras reunirse con su homóloga sueca, Magdalena Andersson (no aparece), este lunes en Estocolmo (Suecia). EFE  Naina Hele
STC02. ESTOCOLMO (SUECIA), 04 02 2019.- El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, ofrece una rueda de prensa tras reunirse con su homóloga sueca, Magdalena Andersson (no aparece), este lunes en Estocolmo (Suecia). EFE Naina Hele

Este martes Annegret Kramp-Karrenbauer, heredera de la canciller alemana Angela Merkel, también se unió al intento de aumentar la presión sobre Vestager, asegurando que Europa necesita más gigantes del estilo de Airbus.

Las partes interesadas han pedido a Bruselas que mire más allá de Europa y considere la fusión como un elemento global, especialmente en un momento en el que hay que hacer frente al creciente rol de CRRC. Pero Vestager, asegura, se ha limitado a interpretar las normas europeas, lo que ha resultado en una enorme presión por parte de Berlín y París, lo que ha provocado que algunos teman que esto ponga en riesgo la independencia de la política europea de Competencia.

Las partes interesadas han pedido a Bruselas que mire más allá de Europa y considere la fusión como un elemento global, especialmente en un momento en el que hay que hacer frente al creciente rol de CRRC. Pero Vestager, asegura, se ha limitado a interpretar las normas europeas, lo que ha resultado en una enorme presión por parte de Berlín y París, lo que ha provocado que algunos teman que esto ponga en riesgo la independencia de la política europea de Competencia.

La danesa también ha señalado que CRRC compite muy poco fuera de China, y que solo ha tenido acceso a algunos contratos de metro, pero ninguno en líneas de alta velocidad. “No vemos a los chinos venir” en el futuro, ha señalado la comisaria, asegurando que no está previsto que la compañía asiática pueda competir en el mercado europeo contra Siemens ni Alstom.

“Es gracias al mercado interior que las compañías como Siemens o Alstom pueden alcanzar una dimensión tan grande y competir en el mercado mundial”, ha asegurado Vestager durante su rueda de prensa, en la que también ha señalado que gracias a la decisión de hoy Europa tiene “dos líderes mundiales, no uno”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios