La recuperación económica atrae población

España recibe el mayor flujo de inmigrantes desde 2008: 288.000 personas hasta junio

La llegada de inmigrantes compensó el la pérdida de población producida por la caída de la natalidad. Por su parte, la emigración de residentes fue la más baja en diez años

Foto: Llegadas a la Terminal 4 de Barajas (EFE)
Llegadas a la Terminal 4 de Barajas (EFE)

La recuperación de la economía española se puede observar en un buen puñado de indicadores que son complementarios a los datos del PIB. Uno de ellos es la migración, tanto de salida como de llegada. España ha recuperado en el último año cifras que no se veían desde antes del estallido de la crisis económica, lo que refleja el ritmo de creación de empleo del mercado laboral. España recibió 287.882 inmigrantes a lo largo del primer semestre del año según los datos publicados esta mañana por el INE.

Se trata de la cifra más alta de inmigrantes registrada en una primer semestre desde 2008, último año de fuerte inmigración en España previo al estallido de la burbuja inmobiliaria. En tasa interanual supone un incremento de la inmigración del 23% y es ya el quinto año consecutivo de crecimiento en el flujo migratorio. Además hay una segunda característica importante en estos datos de inmigración y es que vuelven a llegar ciudadanos procedentes de Latinoamérica.

Los dos principales países de origen de los inmigrantes fueron Venezuela y Colombia, con 18.800 y 16.800 habitantes más de cada uno de estos países. Durante la crisis, el saldo migratorio con Latinoamérica se volvió negativo, provocado por el regreso a casa de inmigrantes o por la salida de españoles hacia esa región. Este cambio en el flujo migratorio también evidencia la recuperación que vive España.

[Los españoles emigrados vuelven a casa: por primera vez en la crisis el saldo es positivo]

Otro dato importante es que una buena parte de esos inmigrantes eran españoles que vivían en el exterior, lo que evidencia el regreso a casa de muchos nacionales que salieron al extranjero durante la crisis en busca de oportunidades. En concreto, volvieron a España 39.166 emigrantes, el dato más alto de la serie histórica. Además, el saldo migratorio de españoles está a punto de cerrarse, esto es, ya casi llegan los mismos migrantes españoles de los que se van. En el primer semestre del año, el saldo negativo fue de apenas 1.690 personas, lo que contrasta con el año 2015 cuando alcanzó las 26.000 personas en un solo trimestre (en el segundo trimestre de 2017, que es cuando se registran más retornos, el saldo de nacionales ya fue positivo). Los principales países de destino de los españoles emigrados fueron Reino Unido, Francia y Ecuador.

Esta llegada de población desde otros países contrasta con el frenazo en la emigración hacia otros países, también fruto de la recuperación de la economía y del mercado laboral. En el primer semestre salieron 166.318 emigrantes, lo que supone un descenso del 14% respecto al mismo periodo del año anterior. De esta forma, el saldo migratorio positivo consiguió contrarrestar la pérdida de población provocada por el saldo vegetativo negativo, esto es, nacimientos menos defunciones.

En total, la población de España aumentó en 198.991 personas, el mayor incremento del número de habitantes desde 2009. Cifras que vienen a corroborar que la recuperación económica vuelve a atraer población a España. Una noticia positiva que permitirá compensar el envejecimiento de la población nacional que se disparará en las próximas décadas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios