LA PATRONAL LANZA UN ULTIMÁTUM AL GOBIERNO

Hoteles contra la ruina del Imserso: "Les damos comida, vino y cama por 20 euros"

Denuncian que alojar a un jubilado del Imserso es perder dinero porque el Estado les obliga a cobrar lo mismo desde hace 33 años. Cada vez más hoteles y agencias rechazan participar

Foto: Dos personas mayores miran sentadas la línea de playa de Benidorm. (EFE)
Dos personas mayores miran sentadas la línea de playa de Benidorm. (EFE)

La imagen promocional de los viajes del Imserso suele ser una pareja de jubilados disfrutando sonriente de un paseo por la playa. Felicidad vacacional tras toda una vida de duro trabajo. Por desgracia, la realidad es algo menos idílica. Los jubilados en efecto disfrutan de lo lindo, pero los hoteles aseguran que están al borde de la ruina por culpa de estos viajes que forman ya parte del folclore nacional. "Viajar con el Imserso es un chollo. Es demasiado barato y está provocando que muchos hoteles se estén arruinando porque van a pérdidas con estos paquetes. Si el Ministerio de Sanidad no mejora las condiciones económicas asistiremos a una espiral de degradación en la calidad de estos viajes", advierte Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, la patronal hotelera de Benidorm y la Costa Blanca, destino predilecto de nuestros mayores.

Desde luego el trato es fantástico para el viajero. Siete días en Benidorm con pensión completa, 146 euros. Catorce noches con transporte, 322 euros. "A un jubilado le sale más barato pasarse un mes entero en un hotel de Benidorm que vivir en su casa. Con 520 euros lo tienen todo cubierto. No queremos perjudicar a los mayores, el programa Imserso es perfecto porque cumple dos misiones, dar empleo a los hoteles en invierno y facilitar que las personas mayores viajen, pero los actuales precios son inasumibles", prosigue Montes. Un hotel que participe en el programa Imserso ha de aceptar que solo cobrará 20 euros más IVA por persona y noche. A cambio de un billete azul tendrá que alojar, alimentar y entretener al huésped durante 24 horas. Comida de calidad, juegos de mesa y pasodobles en el tradicional baile nocturno. Así lo marca el convenio.

A un jubilado le sale más barato pasarse un mes entero en un hotel de Benidorm que vivir en su casa

¿Salir del programa si el trato no interesa? Muchos lo están haciendo, pero no es igual de fácil para todos. "Hay muchos hoteles que siguen en el programa porque la alternativa a abandonarlo es cerrar sus hoteles en inverno, y eso quiere decir hacer un ERE y no saber con qué personal vas a contar para la temporada de verano. Así que prefieren perder dinero unos meses a cambio de tener fija a una plantilla en la que saben que pueden confiar cuando llegue la temporada alta. Eso no debería ser así", explica la secretaria general de Hosbec. Este problema es particularmente acusado en aquellos destinos altamente estacionales como la costa mediterránea. Lugares como Gandía, Peñíscola o Castellón dependen altamente del Imserso para sobrevivir de noviembre a marzo.

Pese a las críticas, todos los actores son unánimes: los viajes para jubilados son una gran iniciativa de la que viven 13.000 empleos directos y 85.000 indirectos en invierno según datos oficiales. Su problema es que han quedado obsoletos. La única zona turística que parece conforme con el actual esquema es la costa de Andalucía. Según el coordinador federal de Turismo de CCOO, Gonzalo Fuertes, la rentabilidad es adecuada para hoteleros y administración. "Consideramos que el dinero público utilizado para apoyar programas de turismo social es una buena inversión y forma parte de las políticas activas de empleo, tan necesarias en estos momentos de crisis económica", indicó días atrás Fuertes a la 'La Opinión de Málaga'.

Clásica imagen promocional de los viajes vacacionales del Imserso
Clásica imagen promocional de los viajes vacacionales del Imserso

Estos días son clave para el sector porque a final de mes el Consejo de Ministros ha de aprobar el pliego de condiciones para adjudicar los programas de viajes del Imserso para los próximos dos años más otros dos prorrogables. Todos están pendientes de si habrá o no aumento en la dotación de presupuesto público para este servicio, aunque los hoteleros intuyen que el concurso saldrá con las mismas condiciones: 20 euros por estancia y adjudicación a la empresa que tire más a la baja su oferta.

El sector está nervioso porque a final de mes el Consejo de Ministros ha de aprobar el pliego de condiciones para los próximos cuatro años

Desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) confiesan que la dirección del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) del gobierno del PP estaba ya sensibilizada a este caso y era proclive a elevar las condiciones en el presente concurso, pero que la nueva dirección del PSOE no parece muy por labor de modificar nada y eso les preocupa. "Estamos pidiendo un incremento de dos euros por huésped, es decir 22 euros, pero nos dicen que no pueden justificar una subida del 10% cuando las pensiones no han subido más que el IPC. Es un argumento que parece electoralista, no quieren enfadar a los jubilados, pero se olvidan de que el sector de la hostelería también vota". Ese aumento de dos euros por noche, que a simple vista parece modesto, podría repercutirse escalonadamente en los próximos cuatro años y ser asumido por la administración y el cliente.

Los hoteleros se quejan de que han invertido mucho dinero y los precios no suben
Los hoteleros se quejan de que han invertido mucho dinero y los precios no suben

Los hoteles se borran

En los 33 años de vida del Programa de Vacaciones para Mayores los precios han ido subiendo en base al IPC. Mientras los hoteles debían remodelarse, integrar nuevos servicios como la climatización, mejorar la calidad, integrar internet y un largo etcétera, el margen de beneficio con el Imserso se iba reduciendo hasta quedar en negativo. A tal punto que la CEHAT ha lanzado un ultimátum al Gobierno: "Trabajar a 20 euros en régimen de habitación y pensión completa con vino, agua y animación solo provoca ruina tras ruina para el sector, por lo que cada vez serán menos los establecimientos que quieran participar y se degradará el servicio", indica en un comunicado. "Por ello, el sector considera imprescindible que los nuevos pliegos contemplen un escenario que permita a los hoteleros, al menos, no perder dinero".

Según la patronal, por cada euro que invierte el Estado en subvencionar los viajes de mayores obtiene un retorno de 1,5 euros

El sector no comprende que el Gobierno se niegue a aumentar su subvención porque, según cifras de la CEHAT, por cada euro invertido obtiene un retorno de 1,5 euros directos en concepto de cotizaciones sociales, IVA, impuestos y prestaciones dejadas de percibir. Es decir, cada año el Estado obtiene un beneficio de entre 35 y 40 millones. "El programa de Vacaciones de Mayores es una ruina para los hoteles pero un negocio redondo para el Estado", denuncia la patronal. El presupuesto de estos viajes llegó a un tope de más de 100 millones en la era de José Luis Rodríguez Zapatero, pero la crisis económica le dio un tijeretazo del 40% que está, presuntamente, ahogando a la hostelería.

"El cliente de Imserso cree que el Estado subvenciona todo lo que él deja de pagar y no es así, solo cubre una parte. Y nos encontramos con que exigen el 100% del servicio como si fueran un cliente de la calle. Ya no son los señores de hace 30 años que nunca habían visto el mar, ahora son gente muy viajada y que te exige mucho. Por eso se han salido muchos hoteles del programa en los últimos años. Con el repunte del turismo internacional desde 2010, zonas como Canarias, Benidorm o la Costa del Sol han salido o han recortado los cupos, donde antes ofertaban 200 habitaciones ahora tienen 30", explica Montes.

Este año se vendieron 940.000 plazas para Imserso en toda España y hubo 2,5 millones de solicitudes. "Hay mercado para aumentar plazas si el Ejecutivo incrementa su dotación", dicen los hoteleros, algo que sobre el papel al Gobierno le interesa porque a cada viajero le saca un 50% de beneficio. Para la presente temporada 2018/2019 la oferta es de 938.000 plazas, 400 hoteles y 8.500 agencias de viajes intermediarias. Se prevén ocho millones de pernoctaciones.

Turistas pasean en verano en Torremolinos. (Reuters)
Turistas pasean en verano en Torremolinos. (Reuters)

Un duopolio

El programa de viajes del Imserso es un servicio público que, básicamente, consiste en la subvención parcial de las vacaciones de los jubilados con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. El último contrato se licitó en 2015 con un presupuesto por temporada de 331 millones: 69,5 millones de subvención pública y 261,5 millones que aportan los pensionistas que viajen. Las actuales empresas adjudicatarias que gestionan ese dinero y conforman los paquetes son dos. Los viajes dentro de la península los controla Mundosenior, una UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por dos gigantes turísticos: Globalia (Air Europa y Halcón Viajes) y el Grupo Barceló. Los viajes a Baleares y Canarias los maneja otra UTE, en este caso Mundiplan, formada por Iberia, Alsa, Gowaii y IAG7 Viajes.

El precio que paga el cliente por el paquete y el beneficio que se llevan los hoteles quedan marcados por el pliego de condiciones y son siempre iguales ya se trate de Canarias o de Castilla y León. De ahí que la presión de los hoteles, más que a las empresas, se centre en los directivos del Imserso, sin perjuicio de que las ofertas a la baja de Mundiplan y Mundosenior tampoco ayudan a dar oxígeno al sector. Contactado por este diario, Mundosenior ha declinado ofrecer su punto de vista. No obstante, expertos en este tipo de viajes explican que tanto Mundosenior como Mundiplan tiran sus ofertas a la baja porque saben que podrán obtener el beneficio con todos los servicios agregados al paquete vacacional: excursiones, visitas guiadas, autobuses y otros productos añadidos.

Turistas en bicicleta atienden explicaciones de una guía en Valencia. (Reuters)
Turistas en bicicleta atienden explicaciones de una guía en Valencia. (Reuters)

Incluso las agencias de viajes empiezan a ver el programa de la tercera edad como un estorbo. Las condiciones actuales marcan una comisión de 9.90 euros más IVA por paquete vendido para el agente. "Es un precio bajísimo que no invita a las agencias a destinar recursos para vender Imserso. Hay muchas que directamente se niegan y otras los siguen ofertando como deferencia hacia sus clientes de toda la vida", afirma César Gutiérrez, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (FETAVE). "Es más, la nueva ley de viajes combinados exige a los minoristas, es decir a las agencias, cubrir con una garantía solidaria los viajes que oferte. Calculamos que eso incrementa el coste en 11 euros. Si no logramos eliminar esa garantía de la ley, que nos parece un disparate, directamente ganamos cero euros con el Imserso y muchas agencias no lo querrán vender".

El concurso público que ha de anunciar el Consejo de Ministros a finales de noviembre o inicio de diciembre es clave. Ese pliegue de condiciones hipotecará los próximos cuatro años de viajes de la tercera edad. Por eso el sector hotelero avisa: si todo sigue igual, la calidad que se encuentren los jubilados en los hoteles no podrá ser óptima. La sonrisa perenne de los ancianos del anuncio podría estar en peligro.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios