LA PLANTILLA DE SEGURIDAD INTEGRAL CANARIA SE PLANTA

Los vigilantes de Metro convocan huelga indefinida a partir del 1 de noviembre

Casi el 40% de los trabajadores que velan por la seguridad en Metro de Madrid abandonará sus funciones la semana que viene como protesta por los constantes retrasos en los pagos

Foto: Los vigilantes de seguridad del metro están hartos de no cobrar su nómina a tiempo. (Reuters)
Los vigilantes de seguridad del metro están hartos de no cobrar su nómina a tiempo. (Reuters)

Las instalaciones de Metro de Madrid quedarán más desprotegidas de lo habitual a partir del 1 de noviembre. Casi el 40% de los vigilantes del suburbano han convocado una huelga que arrancará ese día y se prolongará de manera indefinida, como protesta por los constantes retrasos en los pagos. Los 546 trabajadores, subcontratados a través de Seguridad Integral Canaria, estuvieron casi dos meses sin cobrar su última nómina. Y no es la primera vez que ocurre.

“Este empresa viene dando problemas desde el minuto cero, en 2013. Aun así, Metro le prorrogó el contrato en julio y no entendemos por qué”, explica la secretaria general de UGT en Seguridad Integral Canaria, Valle Sanz. La compañía, que está buscando comprador para desprenderse de todos los servicios de vigilancia —excepto en Metro y Adif—, dice que “no adeuda nada a día de hoy”, extremo desmentido por los propios trabajadores.

Al menos “100 compañeros aún no han cobrado su sueldo”, sostiene uno de ellos. Además, los 55 empleados que pidieron un anticipo no solo no lo han recibido sino que se les ha descontado el importe de la nómina. “No pagar o hacerlo con retraso se ha convertido en la tónica habitual de Integral Canaria”, lamenta José Manuel Pérez, miembro tanto del comité de empresa como del sindicato UIT.

“Lo primero que hizo nada más llegar a Metro es quitarnos el plus de peligrosidad [unos 160 euros al mes] que teníamos pactado en el sector. Además, estuvo mucho tiempo pagándonos de acuerdo a las tablas salariales del anterior convenio”, señala Sanz, tras indicar que muchos compañeros han llevado estos (y otros) asuntos a los tribunales. Los trabajadores se han manifestado ya en varias ocasiones frente a la sede del suburbano. La última concentración tuvo lugar el pasado viernes.

Los representantes de los trabajadores afean que Metro de Madrid no se presente en las reuniones de mediación entre ambas partes, desentendiéndose así de un conflicto que afecta al 36% de los 1.500 vigilantes de seguridad. No obstante, fuentes del suburbano confirmaron a este periódico que su equipo jurídico está explorando la posibilidad de romper ya el contrato con Integral Canaria o sancionarla.

“También lo dijeron en la pasada huelga [mayo de 2017], y aquí siguen”, matiza Sanz. Huelga que, por cierto, tuvo un seguimiento del 90%. El contrato de Integral Canaria expira a finales de enero, fecha en la que entrará la nueva adjudicataria para hacerse cargo de una parte de la seguridad. Metro de Madrid ha sacado un concurso al que tan solo se han presentado tres candidatas “por el bajo importe de licitación”, interpretan los sindicatos.

La compañía propiedad del presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, asegura que hará “todo lo posible para regularizar los pagos y evitar las demoras” con el fin de sortear la huelga indefinida a partir de noviembre. Las partes volverán a reunirse este jueves en busca de un acuerdo, si bien los empleados ya no se fían de la palabra de quien (no) les paga.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios