Los sindicatos piden que se convoque la mesa de la función pública

La última sentencia deja a la Generalitat con la bomba de relojería de 46.000 interinos

El responsable de función pública de CCOO, Jesús González, explica que ya han pedido a la 'consellera' de Governació, Meritxell Borràs, que se convoque la Mesa de la Función Pública

Foto: Protesta de funcionarios de la Generalitat en 2015. (EFE)
Protesta de funcionarios de la Generalitat en 2015. (EFE)

Los interinos eran el arma secreta de los últimos gobiernos de la Generalitat. Algo había que hacer con una administración diezmada por los recortes para que no se paralizasen los servicios públicos. Y como no se podían convocar plazas de funcionarios se tiró de la figura del interino, la misma que ahora queda cuestionada por la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Al gobierno de Carles Puigdemont el fallo le pilla con un total de 46.195 interinos, según los datos de la Conselleria de Governació correspondientes a 2015 y que incluyen todo el personal de las administraciones públicas catalanas.

Los interinos sufrieron el peso de los recortes. Se les rebajó la jornada en un 15%, algo que supuso una bajada idéntica de sueldo. Ahora el nuevo fallo señala que si se les despide deberán cobrar 20 días por año trabajado. Antes se iban con una mano delante y otra detrás. Y los juristas se dividen ahora sobre si en el caso de los laborales temporales, a los que ahora se despedía con 12 días por año, tienen derecho ahora a los 20 días que marca la ley para el resto de la masa laboral. El pasado mes de diciembre estos trabajadores a tiempo parcial sumaban otros 25.806 empleados.

El responsable de función pública de CCOO, Jesús González, explica que ya han pedido a la 'consellera' de Governació, Meritxell Borràs, que se convoque la Mesa de la Función Pública para afrontar la situación de los interinos y del exceso de temporalidad en la administración catalana. Fuentes de la Conselleria advierten que la reunión de la Mesa tendrá lugar a mediados de octubre.

Para la Generalitat el problema es enorme, porque se tiró de los interinos para mantener en pie una administración en coma. En 2012, cuando empezaron los recortes, la Generalitat tenía 34.529 interinos. Si se compara con la cifra del cierre de 2015, el incremento de los interinos ha sido del 33% en tres años. Los interinos han sido el pilar de los servicios públicos de la Generalitat durante estos años. Los temporales también crecieron durante ese período pero mucho menos, solo un 9% más.

El Departamento de Gobernación se ha limitado a señalar que por ahora “estudia el alcance y repercusión de la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), emitida a petición del Tribunal Superior de Justicia de Madrid como informe previo a una sentencia que debe emitir este, y que hace referencia a una materia considerada competencia exclusiva del Estado y desarrollada, por tanto, por una normativa básica de carácter estatal”.

Alta temporalidad

La nueva sentencia del Tribunal Europeo ha dado visibilidad al problema de los interinos, según apunta Jesús González, quien denuncia que la Generalitat y sus entes públicos funcionan con una temporalidad del 22%. Pese a que se le ha solicitado la Generalitat, no se han entregado datos sobre qué porcentaje de los interinos llevan más de tres años ocupando los mismos puestos.

La cuestión radica en que hace tres años que casi no hay convocatorias para cargos públicos. Y desde la Conselleria de Economía advierten que si la CUP vuelve a bloquear los Presupuestos de la Generalitat no será posible convocar nuevas plazas de funcionarios en 2017, lo que serviría para reducir el exceso de interinos.

La excusa del bloque político siempre funciona. El Instituto Catalán de la Salut (ICS) que tiene una plantilla total de más de 33.000 personas –más de 9.900 interinos– quiso abrir una convocatoria de 2.000 plazas. Pero el 'conseller' de Salut, Antoni Comín, la paralizó alegando que no era posible llevarla a cabo después de que la CUP bloquease las cuentas públicas del año en curso.

El problema de la bolsa de interinos

Los interinos tienen una bolsa de empleo. Es decir, se apuntan a una lista a la espera de que los vuelvan a llamar para seguir trabajando en la administración catalana. Ahora en Barcelona hay abogados que repasan esta lista para presentar demandas colectivas y reclamar los 20 días por año trabajado. Un problema que la Generalitat tendrá que afrontar más pronto que tarde.

La temporalidad laboral con la que opera la Generalitat sería alta incluso si fuese una empresa privada: supera de manera sistemática el 20%

En cada departamento hay problemas diferentes. En Justicia, por ejemplo, se estaba preparando el despido de 200 interinos, que antes de la sentencia se podían poner en la calle sin coste alguno. Ahora en medios sindicales se da por hecho que esta actuación quedará paralizada. Otro problema añadido es que se esperan elecciones autonómicas para 2017. Y los interinos también votan. Y son muchos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios