La oposición de la CUP y la rivalidad con CDC llevan a la prórroga

El presupuesto de la Generalitat de Oriol Junqueras corre el riesgo de nacer muerto

Un conjunto de factores internos y externos se han conjurado para que cuando se presenten las cuentas para este 2016 al Parlament, no se tenga garantizado el apoyo de la CUP

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), y su vicepresidente y 'conseller' de Economía, Oriol Junqueras. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), y su vicepresidente y 'conseller' de Economía, Oriol Junqueras. (EFE)

El primer presupuesto que está elaborando Oriol Junqueras (ERC) como vicepresidente y 'conseller' de Economía de la Generalitat corre un serio riesgo de nacer muerto. Un conjunto de factores internos y externos a la coalición que gobierna en Cataluña se han conjurado para que, cuando presente las cuentas para este 2016 al Parlament, no tenga garantizado el apoyo parlamentario a las mismas. Si la elaboración de los presupuestos catalanes cotizara en las casas de apuestas de Londres, la opción con más posibilidades sería la prórroga. Junqueras, con su presupuesto, se ha quedado en una posición comparable a la de Gary Cooper en 'Solo ante el peligro'.

Pese a ello, Junqueras está muy comprometido con la elaboración de las nuevas cuentas. Sin embargo, la CUP ni le ha dado su apoyo ni se ha pronunciado al respecto. Además, la convocatoria de nuevas elecciones en España hace que las negociaciones entre Junqueras y la CUP no vayan a iniciarse de verdad hasta después del 26 de junio, según apuntan las fuentes políticas de todas las formaciones consultadas. Por tanto, el político se queda casi sin margen para poder pactar con la izquierda anticapitalista unos presupuestos. Apenas un mes. Muy poco tiempo para tanta oposición.

Porque el problema no es solo la CUP. Junqueras tiene otro frente con CDC, sus socios dentro de Junts Pel Sí. Los convergentes se oponen a los planes de Junqueras de subir los tramos de autonómicos de IRPF. El enfrentamiento es tal que hasta ha entrado al trapo el propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, manifestándose en contra de la iniciativa fiscal de su vicepresidente. Con las espadas en alto, fuentes de la Generalitat apuntaron ayer que el tema de subir el IRPF a las rentas de más de 100.000 euros no se decidirá en el Consell Executiu sino en el Parlament, durante la tramitación presupuestaria.

Los tramos de IRPF en Cataluña
Tramo de rentaPorcentaje de declarantes
 Menos de 12.000 €34,58%
12.000 € - 21.000 €27,06%
21.000 € - 30.000 €17,69%
30.000 € - 60.000 €16,61%
60.000 € - 150.000 €3,61%
Más de 150.000 €0,41%
Total100%

 

Tal y como están las cosas, no se puede descartar que Junts Pel Sí se divida de nuevo en la cámara catalana el próximo julio. Ya ha pasado otras veces, pero llevar estas tensiones a la negociación del presupuesto en el Parlament resultaría una escalada mucho más grave.

Doble juego convergente

Uno de los problemas que tiene Junqueras es el doble juego convergente no declarado, según apuntan fuentes políticas cercanas a esta formación. Este doble juego implica que de cara a la galería apoyan a Junqueras, pero de puertas adentro preferirían la prórroga presupuestaria. Esta CDC está más en Córcega -sede del partido y donde tiene el despacho Artur Mas­-, que en Palau, donde se sienta el independentista de piedra picada Carles Puigdemont.

La prórroga presupuestaria permitiría a CDC seguir en el poder, evitar una convocatoria electoral y echarle la culpa de la ruptura al radicalismo de la CUP. La represalia sería aparcar el plazo de 18 meses y seguir gobernando. Mucho mejor que convocar elecciones con unas muy malas perspectivas demoscópicas para el partido de Artur Mas, tal como explicaba ayer Joan Tapia.

Rigor económico versus presiones políticas

El planteamiento de Junqueras parte del rigor económico. Con el Tribunal Constitucional anulando todos los nuevos impuestos de la Generalitat y un mandato del Parlament para bajar la presión fiscal a las clases medias y bajas, la única vía que ha encontrado Oriol Junqueras pasa por subir la presión a las rentas altas, las que ganan más de 100.000 euros brutos anuales -es decir, a poco más del 1% de los catalanes (ver tablas adjuntas)-, y así poder situar los tipos de las clases medias bajas en línea con la media española.

La subida de impuestos que plantea es modelo Robin Hood: subir el IRPF a los catalanes más ricos para bajárselo a los pobres en una operación de suma cero

Cataluña tiene el tramo autonómico de IRPF más alto de España, excepto en las rentas de más de 100.000 euros. El plan de Junqueras es una operación de suma cero, que no aumente el déficit. Subir el impuesto sobre la renta a los ricos y bajárselo a los pobres. El guiño perfecto para que la CUP tenga una justificación ante sus bases para apoyar los presupuestos de 2016. Pero esa puerta que quiere abrir el líder de ERC es la misma que pretenden cerrar los convergentes. La diferencia: las encuestas dicen que ERC sube y que CDC baja. El problema del presupuesto catalán no es económico, ni siquiera pivota alrededor del radicalismo de la CUP. El quid de la cuestión es político.

Tipos efectivos según la base liquidable
Base LiquidableMedia de EspañaCataluña
12.450€10,03%12%
17.707€10,06%12%
18.000€10,62%12%
20.000€10,65%12,03%
30.000€11,95%12,74%
40.000€12,72%13,27%
50.000€14,31%14,67%
60.000€14,79%15,06%
70.000€15,42%15,76%
80.000€16,41%16,58%
90.000€17,19%17,21%
100.000€18,27%18,03%
110.000€18,31%18,06%
120.000€18,74%18,37%
130.000€19,11%18,64%
140.000€19,45%19,01%
150.000€19,76%19,33%
160.000€20,02%19,61%
170.000€20,25%19,85%
175.000€20,46%20,06%
En adelante20,55%20,16%

 

ERC y Junqueras saben que sin presupuesto no podrán mantener la ficción de crear estructuras de Estado. Sin ir más lejos, el impulso a la denominada “hacienda propia” quedaría muy comprometido de continuar la prórroga. Debería apoyarse en ampliaciones presupuestarias difíciles de sacar adelante. No es casual que a medida que las tensiones alrededor del presupuesto crecen, el discurso haya cambiado en el entorno independentista: ya no se habla de la DUI (Declaración Unilateral de Independencia) sino del RUI (Referéndum Unilateral de Independencia). Otro paso para enterrar el ultimátum de los 18 meses y cambiarlo por una aproximación a las huestes de Ada Colau, las favoritas para ganar las elecciones generales en Cataluña y las que, casualmente, se presentan a los comicios con la propuesta del plebiscito catalán debajo del brazo.

 

 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios