durante la crisis

Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha copan el podio europeo de la subida del paro

Están más de veinte puntos porcentuales por encima del dato de 2007. El mapa de la evolución del desempleo en el Viejo Continente pone de manifiesto las enormes diferencias entre países

Seis años después del comienzo de la crisis, tres comunidades españolas encabezan el ranking de las regiones europeas donde más ha aumentado la tasa de paro. El porcentaje de desempleados en Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha ha subido más de veinte puntos desde 2007, mientras en el viejo continente los valores del paro de 2014 están, de media, 1,5 puntos por encima de los de hace seis años. En concreto, en siete de cada diez regiones el porcentaje de personas sin empleo ha crecido desde 2007, pero en el resto –81 regiones– la tasa de paro ha llegado a bajar en este período.

Mirar el detalle a nivel regional permite apreciar el abanico de diferencias laborales en Europa, mientras que la media general de cada país esconde las zonas que van muy bien, las que están en una situación estable o que, incluso, retroceden. España, junto con Reino Unido, Irlanda y Portugal, es el lugar donde el cambio de tendencia ha ocurrido más rápido. Pero esto no basta para que la situación mejore.

En el 'top ten' de las regiones donde más ha crecido el paro se encuentra también Murcia, con un aumento de 19 puntos porcentuales. Las otras seis que encabezan el ranking son de otro país que ha sufrido a fondo la crisis y sus consecuencias: Grecia.

 

Lo opuesto ha ocurrido en la "locomotora de Europa", Alemania, donde en diferentes regiones la tasa de desempleo ha bajado. En Berlín, en 2014 era siete puntos porcentuales inferior a la de 2007. Cuando se compara el mercado de trabajo entre varios países, es importante tener en cuenta otro detalle. La tasa de paro mide las personas que no pueden encontrar un trabajo, pero sólo a los de este colectivo que están buscando un empleo. Sin embargo, no todos llevan a cabo un búsqueda activa. Esta diferencia hace que el desempleo sea mucho más alto en España que, por ejemplo, en Italia. Pero en lo que más importa –el número de personas que sí tienen un trabajo, es decir, la tasa de empleo–, es muy parecido entre los dos países.

¿Empleo sin crecimiento?

Sin crecimiento económico, sin embargo, es muy complejo que haya un aumento constante de la ocupación. Y al revés: los daños de un período de recesión muy largo siguen copando nuestro día a día.

Desde este punto de vista, las principales economías europeas parecen estar recorriendo sendas muy diferentes. Entre 2008 y 2013, España ha perdido 6,4 puntos de PIB, frente a los 8,7 de Italia y los casi 30 de Grecia. Francia, Alemania y Reino Unido, en cambio, han conseguido minimizar los daños y, es más, han conseguido seguir creciendo.

Y ahora, ¿hacia dónde van? En cuanto a crecimiento y empleo, Alemania y Reino Unido siguen con otro ritmo. Para España, con los datos de crecimiento en la mano, hay márgenes de mejora.

Para Francia o Italia el discurso es diferente. No cabe duda de que la primera ha sido golpeada menos duramente por la crisis, pero en los últimos años tanto el empleo como el crecimiento se han quedado estancados. Italia, en cambio, está entre los países con menos mejoras. Los números de empleados del país transalpino no han mejorado en 2014.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios