el estado se ahorra 35 millones tras la subasta

Alcoa logró 142 millones de la subasta eléctrica para seguir en Asturias y Coruña

142 millones. Eso es lo que logró la multinacional estadounidense Alcoa (líder mundial en aluminio) en la subasta que se celebró el lunes y martes en Zaragoza.

Foto: Alcoa logró 142 millones de la subasta eléctrica para seguir en Asturias y Coruña

Ciento cuarenta y dos millones de euros. Eso es, exactamente, lo que logró la multinacional estadounidense Alcoa (líder mundial en fabricación de aluminio) en la subasta extraordinaria que se celebró este lunes y martes en Zaragoza, y que le ha servido para anunciar que no cerrará sus fábricas de A Coruña y Avilés, como había amenazado.

La cantidad, incluso, pudo ser mayor, pero finalmente los gestores de Alcoa renunciaron a cinco millones de euros adicionales -vendiendo electricidad a la que tiene derecho por el llamado servicio de interrumpibilidad- para poder disponer  margen de maniobra suficiente cuando se haga el ajuste final una vez que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha validado ya la subasta.

Se cierra así un auténtico pulso económico, social y hasta político que había realizado los gestores de Alcoa ante los gobiernos de Galicia y Asturias, que junto a los sindicatos se habían movilizado para que la multinacional no cerrase dos de sus centros de trabajo en España, lo que subiera supuesto dejar en la calle a unos 800 trabajadores de forma directa y muchos más de manera indirecta.

Esas presiones llegaron incluso hasta la Moncloa, lo que explica que el Ministerio de Industria tuviera que convocar una segunda subasta en la que participaron un total de 45 pujadores, todos pertenecientes a plantas industriales. Esto supone un tercio de los 140 participantes de los habilitados en las subastas de noviembre.

La subasta fue de carácter extraordinario tras la celebrada el mes pasado, y el operador del sistema, Red Eléctrica, pretendía con ella cerrar su política de aprovisionamiento para 2015. En total, ha comprado 3.020 MW adicionales a la potencia instalada para poder hacer frente a la demanda prevista de energía el año próximo.

Gracias al nuevo sistema de subasta, según fuentes cercanas al operador, el Estado se ha ahorrado unos 35 millones de euros respecto del modelo anterior.

En concreto, Red Eléctrica compró 204 bloques de 5 MW (1.020 MW), adicionales a los 238 que ya compró a mediados de noviembre. Por ello, pagó 155 millones de euros, a un precio medio de 152.142 euros/MW. Este precio es un 15% inferior al precio medio de los 2.000 MW de potencia interrumpible asignados en noviembre (176.339). De esta manera, Red Eléctrica ha comprado toda la oferta disponible para hacer frente a la demanda.

Oferta y demanda

Aunque la potencia de electricidad en España se sitúa en el entorno de los 100.000 MW y la demanda prevista estará por debajo de la mitad (alrededor de 45.000 MW), los problemas de suministro surgidos en Bélgica -que obligan a otros países europeos a aumentar las exportaciones hacia ese país- reduce de forma automática el volumen de las interconexiones con Francia, y eso explica que el operador del sistema haya tenido que comprar esos 3.000 MW.

Bruselas ya admitió en diciembre de 2012 que no se trataba de ayudas encubiertas del Estado pese a que quienes venden electricidad son las grandes empresas industriales, que de esta manera pueden mejorar su cuenta de resultados con energía no consumida pero que revenden al operador del sistema.

El servicio de interrumpibilidad es una herramienta destinada a flexibilizar el sistema eléctrico desde el lado de la demanda (las fábricas). Estos grandes consumidores tienen asegurada una cantidad de energía para evitar que los centros de trabajo puedan quedar sin actividad por falta de electricidad, pero a veces sucede que es Red Eléctrica quien ordena reducir el consumo para mantener el equilibrio entre oferta y demanda y no se produzcan apagones o tensiones de suministro.

La contrapartida que reciben los grandes consumidores es una retribución que es la que ahora el Ministerio de Industria pretende recortar con el sistema de subastas. El nuevo modelo, como si se tratara de una lonja de pescado, fija los precios de mayor a menor, y en la subasta participan entidades que nada tienen que ver con el sistema eléctrico. La energía no consumida consolida en los balances de las grandes empresas industriales.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios