“El legado de Thatcher fue cambiar la sociedad pese al coste político”
  1. Economía
JOSÉ LUIS FEITO, PRESIDENTE DEL IEE

“El legado de Thatcher fue cambiar la sociedad pese al coste político”

“El gran legado de Margaret Thatcher es su voluntad de hierro, su firmeza para llevar a cabo una transformación social y aplicar las mejores políticas para

Foto: “El legado de Thatcher fue cambiar la sociedad pese al coste político”
“El legado de Thatcher fue cambiar la sociedad pese al coste político”

“El gran legado de Margaret Thatcher es su voluntad de hierro, su firmeza para llevar a cabo una transformación social y aplicar las mejores políticas para su país, el hecho de que se preocupara por el bienestar de los ciudadanos a medio y largo plazo aunque a corto plazo dichas medidas tuvieran unos efectos demoledores y se encontrara con una oposición férrea”. Así describe el economista José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y vicepresidente de la CEOE, el legado de la ex primera ministra conservadora británica, fallecida hoy a los 87 años víctima de una apoplejía.

Para Feito, un liberal reconocido, la dama de hierro llegó a la arena política en un momento en que la actividad económica ya había experimentado una transformación. “El socialismo había fracasado, había un consenso considerable entre los economistas prestigiosos sobre los muchos defectos del Estado, se reforzaba la idea de que, el Estado, cuanto más limitado mejor”, explica.

“Thatcher se dio cuenta, junto al partido conservador de la época, de que las ideas económicas que dirigían Gran Bretaña la habían empobrecido brutalmente, le habían dejado por detrás de países como Francia y decidió cambiar esa deriva histórica. Ese fue su gran éxito. Su gran contribución a la sociedad británica y a la praxis política de cualquier país fue convencerse de que unas ideas eran lo mejor para la sociedad y llevarlas a cabo a pesar de su coste político a corto plazo. Es obvio que el coste más grave de este tipo de cambios sociales es la pérdida de poder político”, añade Feito.       

La clase política británica rinde tributo

El mundo político del Reino Unido rindió hoy tributo a la ex primera ministra conservadora fallecida hoy en Londres y coincidió en la importancia de su legado. Thatcher despertó durante su etapa en el poder (1979-1990), las pasiones más encontradas, desde la admiración hasta el rencor, aunque son muchos los que reconocen la transformación que impulsó en el país.

El primer ministro británico, David Cameron, quien conoció la noticia en Madrid, donde se entrevistaba con Mariano Rajoy, cambió toda su agenda para regresar inmediatamente al Reino Unido y suspendió su viaje a París y su reunión con el presidente francés, François Hollande. Para Cameron, la fallecida política fue una "gran líder" y una "gran británica" y "demostró mucho coraje".

El sucesor de Thatcher, el ex primer ministro británico conservador John Major (en el poder entre 1990 y 2007), lamentó la pérdida de una persona que calificó de "fenómeno político" y una "auténtica fuerza de la naturaleza". "El Reino Unido cambió totalmente, y en gran medida, bajo su liderazgo", dijo el exlíder tory a los medios de comunicación, tras conocerse el fallecimiento de su correligionaria.

En la misma línea se manifestó el ex primer ministro laborista Tony Blair, que en un comunicado señaló que "muy pocos líderes logran cambiar no sólo el panorama político de su país, sino el del mundo entero" como lo hizo Thatcher, "una verdadera líder".

El sucesor de Blair, el también laborista Gordon Brown, mostró sus "condolencias" a la familia de la fallecida, a quien se recordará por su "determinación" y la "resistencia" con la que llevó a cabo su deber. "Incluso aquellos que no estaban de acuerdo con ella nunca dudaron de la fuerza de sus convicciones y de su fe inquebrantable en el destino del Reino Unido en el mundo", manifestó Brown.

El viceprimer ministro liberaldemócrata del Reino Unido, Nick Clegg, la consideró una figura que definió la política moderna británica y que "dejó una marca única e imborrable" en el Reino Unido. "Pudo dividir a la opinión mientras estuvo en política, pero todo el mundo coincidirá hoy en reconocer la fuerza de su personalidad y el radicalismo de sus ideas", agregó Clegg.

El líder del Partido Laborista, Ed Miliband, coincidió con Clegg en afirmar que será recordada como "una figura única" que "definió" la política de los años 80. Miliband también reconoció que, aunque su partido "estuvo en desacuerdo con mucho de lo que hizo", igualmente se puede "respetar enormemente sus logros políticos y su fortaleza personal".

El alcalde de Londres, Boris Johnson, se declaró "muy triste" por la muerte de Thatcher y apuntó que "su memoria vivirá incluso después de que el mundo olvide los trajes grises de los políticos de hoy en día".

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, destacó la carrera de una política "formidable", cuyas ideas "definieron a toda una generación política". Mientras, el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, mostró en Twitter su "tristeza" por la muerte de la política conservadora, "una gran dama patriótica".

Una de las pocas voces críticas con Thatcher fue la del presidente del partido irlandés Sinn Fein, Gerry Adams, quien la acusó de "hacer mucho daño a los pueblos británico e irlandés", pues llevó a cabo políticas que "devastaron a la clase trabajadora".

Margaret Thatcher