Alierta sacrifica al consejero delegado para recuperar el crédito del mercado
  1. Economía
PRESCINDE DE JULIO LINARES EN FAVOR DE ÁLVAREZ-PALLETE

Alierta sacrifica al consejero delegado para recuperar el crédito del mercado

Cincuenta y cuatro días después de tomar la decisión más difícil desde que es presidente de Telefónica (agosto 2000), César Alierta ha sacrificado al consejero delegado del grupo, Julio Linares, para volver

Foto: Alierta sacrifica al consejero delegado para recuperar el crédito del mercado
Alierta sacrifica al consejero delegado para recuperar el crédito del mercado

Cincuenta y cuatro días después de tomarla decisión más difícil desde quees presidente de Telefónica(agosto 2000),César Aliertaha sacrificado al consejero delegado del grupo,Julio Linares, para volver a ganarse la confianza de los inversores. La histórica supresión del dividendo se ha cobrado como víctima a uno de los directivos más veteranos del grupo, aunque su salida estaba descontada desde la última remodelación de la cúpula, realizada hace justo un año. En su lugar, toman las riendas ejecutivos con años de responsabilidad en la compañía, pero ajenos al mundoteleco.

[Lea aqúi: 'Alierta deja la presidencia de Telefónica y será sustituido por Álvarez-Pallete']

En esta nueva vuelta de tuerca a la cúpula de Telefónica, Alierta ha designado aJosé María Álvarez-Palletecomo nuevonúmero dos, además de algún otro cambio en el organigrama, al que ha incorporado a Eva Castillo y a Eduardo Navarro. El ejecutivo maño se lo comunicó a los afectados entre la noche del jueves y la mañana del viernes, momento en el que se celebraba la comisión ejecutiva del grupo. A continuación, fue convocado por vía de urgencia el consejo de administración para el lunes a las 13.00 horas, reunión que por ser inesperada pilló a varios de sus miembros fuera de España. Los que asistieron aprobaron la propuesta por unanimidad.

El sustituto de Julio Linares, que ha pasado 40 años en Telefónica, es un financiero procedente del mundo bursátil que se ha impuesto a Santiago Fernández Valbuena en la carrera por ser el consejero delegado de la multinacional de España. Álvarez Pallete (49 años) se incorporó a la operadora en 1999 para asumir la dirección financiera de la filial internacional. Siete meses después ascendió a ese mismo cargo, pero en España. Ya en julio de 2002 fue designado presidente ejecutivo de Telefónica Internacional y en ese mismo mes de 2006, director general de Telefónica Latinoamérica.

Una carrera de continuo ascenso, en 2009 fue nombrado presidente deTelefónica Latinoamérica, desde donde se lanzóla OPAsobre Vivo, el operador brasileño compartido con Portugal Telecom. Esa polémica operación, en la que Alierta elevó hasta tres veces el precio (7.500 millones), fue liderada por Fernández Valbuena, director general de desarrollo corporativo, sin el apoyo de Pallete. La tensión entre ambos la resolvió Alierta en septiembre del pasado año cuando dividió la compañía entre Latinoamérica (Fernández Valbuena) y Europa (el nuevo consejero delegado).

Estos doce meses de transición han dado para mucho. Tras intentar resistir a la amenaza de las agencias de rating, Telefónica claudicó en el deseo de Alierta de mantener la retribución al accionista. Pasó de devengar 1,75 euros por acción a anularlo durante al menos doce meses después de intentar sin éxito algunas desinversiones y tras realizarprovisiones millonarias por su fallida inversión en Telecom Italia. También este verano, la compañía se vio obligada a vender la mitad de su participación en el gigante China Telecom, su gran apuesta de futuro para consolidarse en Asia.

Desde el consejo de administración de Telefónica justifican los cambios, pues “no se pueden adoptar medidas tan drásticas para los accionistas y no dar un paso al frente en la cúpula”, aunque decisiones como la de suprimir el dividendo no competen al consejero delegado. “Hay que volver a ganarse la credibilidad de los inversores”, como subrayan, en alusión a episodios tan destacados como las ventas masivas de inversores tan importantes como el fondo soberano de Noruega, el mayor inversor de Europa, movimientos que llevaron a la cotización hasta mínimos de más de nueve años.

Financieros en lugar de telecos

La marcha de Julio Linares supone la salida del último de los grandes ingenieros de telecomunicaciones de Telefónica, gestionada desde ahora porprofesionales procedentes del mundo financiero y de la banca de inversión.El propio Alierta es el máximo exponente de este camino, pues labró su carrera profesional a partir de su brókerBeta Capitalantes de ser nombrado por el PP presidente de Tabacalera en 1996 y de Telefónica en 2000. Por su parte, Álvarez-Pallete se forjó en Benito y Monjardín, otra de las sociedades de valores más pujantes en los noventa.

Otra novedad de la cúpula tiene que ver conEva Castillo, aunque “poco sorprendente”. Consejera independiente desde 2008, la nueva presidenta de Telefónica Europa (en sustitución de Pallete) alcanzó grandes cotas de éxito como banquera de negocios enMerrill Lynch, donde llegó a ser responsable de mercados de capitales en España, presidenta de la filial en Madrid y responsable de banca privada para Europa, Oriente Medio y África. Antes había estado cinco años en Goldman Sachs tras formarse como analista en la firma bursátil Beta Capital, al amparo del propio Alierta.

El peor parado en la reestructuración esFernández Valbuena, procedente de Société Générale, que suma a su cargo de responsable de Telefónica Latinoamérica el de nuevo consejero ejecutivo. Tocado por los últimos cambios, fuentes próximas al grupo advierten que este verano discrepó de la forma en la que Alierta adoptó la decisión de suprimir el dividendo, hecho que se negó antes en reiteradas ocasiones. Esta nuevo núcleo duro tendrá que definir la nueva estrategia de un grupo con 60.000 millones de deuda, un cash flow decreciente y con activos en venta por más de 10.000 millones.

César Alierta