PERMIRA INTENTA FORZAR UNA PUJA

Los Puig tendrán que esperar para hacerse con el control de Valentino

El fondo Permira ha enfriado el interés del grupo Puig por la firma de moda Valentino, de manera que en la empresa catalana ya han asumido

Foto: Los Puig tendrán que esperar para hacerse con el control de Valentino
Los Puig tendrán que esperar para hacerse con el control de Valentino

El fondo Permira ha enfriado el interés del grupo Puig por la firma de moda Valentino, de manera que en la empresa catalana ya han asumido que tendrán que esperar si quieren incorporar la marca italiana a la división de lujo que están creando, según han explicado fuentes financieras conocedoras de los contactos para esta adquisición.

Estas mismas fuentes aseguran no se ha dado una negociación abierta entre los Permira y Puig propiamente dicha, sino que más bien ha habido una muestra de interés de Puig por Valentino que Permira aprovechó para filtrar a la prensa italiana.

La intención del fondo de capital riesgo, que controla el 70% de Valentino, ha sido intentar crear una puja con otros grupos internacionales que le permitiesen maximizar el valor de su inversión. Sin embargo, esto no se ha producido y Permira ha optado por aplazar la decisión, según han señalado fuentes del sector de capital riesgo europeo.

Permira cuenta con un calendario a favor ya que, según los cálculos del fondo, en 2013 se llegará al período de maduración de su inversión en Valentino. Así Permira puede escoger entre vender a finales de este año o a finales del siguiente.

Portavoces de Puig han declinado hacer declaraciones sobre la cuestión, pero otras fuentes cercanas al grupo catalán han expresado que la actitud de Permira ha provocado cierto malestar entre sus directivos y que, si bien Valentino podía encajar en la estructura de la compañía, también recuerdan que hay otras posibles inversiones que podrían jugar un papel similar.

El grupo de perfumería Puig, que no cotiza en bolsa y cuya propiedad se encuentra en manos de la familia Puig, superó los 1.200 millones de facturación anual. Puig lleva años diversificando adquiriendo marcas de lujo como Nina Ricci, Carolina Herrera o, la más reciente, la firma gala Jean Paul Gaultier. La meta del gigante catalán es alcanzar un 10% de cuota de mercado para 2016, y si llegan a ella se posicionarán entre los cinco primeros del sector del perfume.

Una venta preparada

Permira lleva tiempo preparando la venta de Valentino. En 2009 ya segregó Valentino de la marca alemana Hugo Boss, una decisión que fue entendida por el mercado como un primer paso para deshacerse de la firma fundada por Valentino una vez que había reestructurado su deuda. En 2010 el consejero delegado Valentino Fashion Group, Stefano Sassi, ya negó que el grupo fuera a enajenarse de manera inmediata, en una estrategia parecida a la seguida con Puig para generar tensión entre posibles futuros inversores.

Valentino Fashion Group está controlado por el fondo británico Permira, a través de la compañía Red & Black Lux, que posee un 70% de la empresa italiana. El otro 30% está en manos de la familia italiana Marzotto.

Estrategia de crecimiento

Permira tiene una estrategia de crecimiento orgánico para Valentino de manera que pueda obtener la máxima plusvalía cuando la venda. Actualmente Valentino factura unos 300 millones anuales pero los planes de Permira es que alcance los 400 millones de volumen de negocio en 2014, momento en que ya no debería estar en su capital.

Permira compró Valentino Fashion Group en 2007, pero como la mayoría de los fondos de capital riesgo, no tiene una voluntad de permanencia a largo plazo. Por su parte, al grupo español que preside Marc Puig le convendría comprar antes de que el fondo considere que su participación ha llegado al máximo de su valor. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios