EL PP, CONVENCIDO DE QUE ALEMANIA Y FRANCIA USARÁN EL EFSF PARA SUS BANCOS

Rajoy pretende que la UE financie el 'banco malo' sin exigir nada a cambio

El Gobierno de Mariano Rajoy pretende que el fondo de rescate europeo (EFSF por sus siglas en inglés) financie el 'banco malo' que pretende crear para

Foto: Rajoy pretende que la UE financie el 'banco malo' sin exigir nada a cambio
Rajoy pretende que la UE financie el 'banco malo' sin exigir nada a cambio
El Gobierno de Mariano Rajoy pretende que el fondo de rescate europeo (EFSF por sus siglas en inglés) financie el 'banco malo' que pretende crear para sanear definitivamente los balances del sector, dado que hacerlo con deuda pública en el entorno actual se antoja muy difícil. Ahora bien, quiere evitar que esta inyección lleve aparejadas exigencias de política económica como en los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal. Su argumento es que, si Francia y Alemania van a utilizar este fondo para sus bancos, España tiene derecho a hacer lo mismo, según fuentes cercanas al Partido Popular.

El EFSF puede utilizarse para recapitalizar los sistemas financieros de los países europeos desde la cumbre del mes de julio, que amplió su objetivo fundacional de rescatar países. Pero para acceder a este dinero, el país en cuestión debe, primero, solicitarlo formalmente; y segundo, aceptar las condiciones que le impongan los socios comunitarios referidas a su política económica nacional. Es decir, las mismas exigencias que en los rescates antes citados.

Y ahí es donde reside el problema. Bastantes condicionantes va a tener ya Rajoy para elaborar su política por la crítica situación de las finanzas públicas, las exigencias comunitarias ya planteadas a Zapatero y la desconfianza del mercado hacia España, como para añadir más a cuenta del 'banco malo'. 

El gran argumento de los populares es el del agravio comparativo. Las fuentes consultadas aseguran que en el PP están convencidos de que Francia y Alemania van a utilizar el EFSF para sanear también a sus sectores bancarios, muy tocados por la crisis de la deuda soberana (de ahí el aumento de las exigencias de capital de la EBA a la banca alemana). "Y nadie se imagina a Francia o Alemania pidiendo formalmente ayuda al fondo de rescate o sometiéndose a condiciones que les impongan sus socios", sentencia una de las fuentes citadas.

Otra añade que "sería una absoluta injusticia que sólo Francia y Alemania puedan utilizar el fondo para sus bancos y que España no pueda hacer lo mismo. Es lo que no está dispuesto a tolerar Rajoy, y por eso solicitó en la cumbre que nuestro país tenga derecho de veto sobre la utilización del EFSF. O todos, o ninguno".

Según las fuentes consultadas, esta cuestión quedó pendiente en la cumbre del pasado fin de semana y está siendo negociada estos días de forma más discreta, por lo que todavía no está claro si el próximo presidente del Gobierno español se saldrá con la suya o no.

La financiación, la clave del 'banco malo'

Sin embargo, esta cuestión es crucial para que se pueda llevar a la práctica o no el 'banco malo'. Algunos expertos, como el ex secretario de Estado en el anterior Gobierno del PP Luis de Guindos, creen que este vehículo necesita la financiación del EFSF para ser viable, ya que las cuentas públicas no aguantarán los enormes recursos necesarios. Asimismo, con las dificultades para emitir en los mercados, sería inviable financiarlo con nueva deuda pública.

Estos recursos pueden variar entre 20.000 y 100.000 millones en función de cómo se diseñe el banco malo. La clave está en qué activos comprará a los bancos (es seguro que entrará el suelo, pero no se ha decidido si también el resto de activos tóxicos, como otros inmuebles y el crédito moroso y subestándar) y a qué precio (si a valor en libros o con un descuento que puede superar el 60% si se toman precios realistas). Asimismo, depende de si entran todas las entidades -los grandes se oponen furibundamente- o sólo las más débiles.

Lo que sí han dejado claro distintos altos cargos populares, incluyendo el propio Rajoy, es que el saneamiento de los balances de los bancos es una de las tres prioridades de su Gobierno (junto al de las cuentas públicas y la reforma laboral), que tendrá que colaborar el capital privado del sector para no socializar las pérdidas y que debe venir acompañado de una nueva oleada de concentraciones en que las entidades más fuertes absorban a las más débiles.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios