PREPARA UNA AMPLIACIÓN DE CAPITAL EN SU FILIAL FRANCESA

La debacle inmobiliaria de la sobrina de Ortega: Hábitat, Martinsa... y ahora Realia

Dolores Ortega, sobrina del hombre más rico de España, Amancio Ortega, va de desastre en desastre con sus inversiones inmobiliarias. Después de salir trasquilada de las

Foto: La debacle inmobiliaria de la sobrina de Ortega: Hábitat, Martinsa... y ahora Realia
La debacle inmobiliaria de la sobrina de Ortega: Hábitat, Martinsa... y ahora Realia

Dolores Ortega, sobrina del hombre más rico de España, Amancio Ortega, va de desastre en desastre con sus inversiones inmobiliarias. Después de salir trasquilada de las dos grandes quiebras del sector, Hábitat y Martinsa-Fadesa, ahora se acaba de pegar otro batacazo en Realia. Concretamente, en su filial francesa SIIC de París, una de las joyas de la corona de la inmobiliaria que controlan FCC y Caja Madrid. De momento, pierde la mitad de los 33,7 millones de euros que invirtió en esta sociedad en 2007. Y además, va a tener que poner otros 7 millones  en una ampliación de capital que prepara la filial francesa para poder devolver un crédito a su matriz. Total: 24 millones grosso modo.

Mandolan, el vehículo de inversión de Dolores Ortega y su marido, Juan Carlos Rodríguez Cebrián, compró el 5% de SIIC de París en julio de 2007, cuando Realia dio entrada en su filial a varias familias adineradas españolas. Entonces pagó un precio de 345,7 euros por acción, que viene a coincidir con el máximo histórico de una acción que, desde entonces, no ha hecho más que bajar. Ayer cerró en la Bolsa de París a 180 euros, su mínimo histórico. La caída desde el precio de entrada de Ortega es del 47,9%.

Según fuentes conocedoras de la operación, ahora Realia está preparando una ampliación de capital de 150 millones de euros en la filial francesa que preside Ignacio Bayón. Este importe supone un 42,7% de su capitalización, de 351 millones al cierre de ayer. El objetivo de esta ampliación es devolver a Realia un préstamo que concedió en su día a la filial gala. El problema para los inversores pillados en SIIC de París es que tienen que acudir para no diluir su participación porque, en caso contrario, la sociedad puede perder los beneficios fiscales de que goza en el país vecino (donde tiene una consideración equivalente a los REIT anglosajones, que ahora van a implantarse en España con el nombre de Socimis).

De esto se deduce que Ortega no está nada contenta con la marcha de su inversión en la filial de Realia. En especial, por la pésima evolución del valor en bolsa, ya que se suponía que, con su escaso fee float, iba a ser fácil para los poderosos accionistas de la inmobiliaria española mantener la cotización sin grandes altibajos. Según datos de Euronext, Realia controla el 78,97% de SIIC de París, los inversores españoles (incluyendo a Ortega) poseen otro 15% y Calyon, el 2%, lo que deja un capital flotante en bolsa inferior al 5%.

Lío en Martinsa y en Hábitat

Lo peor es que llueve sobre mojado. En julio de 2006, el matrimonio Ortega-Rodríguez Cebrián invirtió parte del patrimonio amasado en Inditex en la compra del 8,7% de Martinsa-Fadesa por 150 millones de euros. Iban a  acompañar en su aventura a Fernando Martín, que acababa de hacerse con la histórica inmobiliaria de Manuel Jove. Como es sabido, esta inmobiliaria ha protagonizado la mayor suspensión de pagos de la historia de España.

Y sigue dando disgustos al matrimonio: ayer mismo, Rodríguez Cebrián comunicó a la CNMV que abandona el consejo de administración de la empresa por discrepancias sobre la propuesta de convenio de acreedores. Anteriormente, se había negado a firmar las cuentas de 2008 por no haber podido comprobar su veracidad.

No contentos con esta inversión, el tándem adquirió poco después (diciembre de 2006) el 9% de Hábitat, que acababa de hacerse con Ferrovial Inmobiliaria por la estratosférica cantidad de 2.200 millones de euros; una compra que costó a la sobrina de Amancio Ortega y a su marido 54 millones de euros. Y la historia se ha repetido: Hábitat también ha acabado en concurso de acreedores y con lío interno, puesto que Ortega ha hecho frente común con el también gallego José Antonio Castro (Hesperia) para llevar a los tribunales a las familias Figueras y Suñol, principales accionistas de la inmobiliaria catalana.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios