Es noticia
Menú
Por qué la victoria de Carlos Alcaraz en Madrid supuso abrir la caja de Pandora
  1. Deportes
  2. Tenis
AÚN TIENE MARGEN DE MEJORA

Por qué la victoria de Carlos Alcaraz en Madrid supuso abrir la caja de Pandora

Todo lo que ha sucedido a aquel triunfo en España han sido malas noticias: eliminado en Wimbledon, Roland Garros y Montreal. Y dos finales perdidas, en Hamburgo y Umag

Foto: Alcaraz, durante el torneo de Montreal. (Reuters/Eric Bolte)
Alcaraz, durante el torneo de Montreal. (Reuters/Eric Bolte)

Carlos Alcaraz no levanta cabeza en las últimas semanas. Su consagración llegó en el Mutua Madrid Open, donde venció a Rafa Nadal y Novak Djokovic en cuartos y semifinales, respectivamente. En la final, el rival fue Alexander Zverev, al que venció con suma comodidad (6-3 y 6-1). La venganza del alemán, sin embargo, llegó dos semanas más tarde.

Encumbrar a Alcaraz tras aquella victoria fue casi un ejercicio nacional. El chico había ganado a dos de los mejores jugadores de la historia a sus 19 años. Y había levantado uno de los grandes Master 1.000. Las comparaciones con Nadal fueron inevitables y Rafa tuvo que cortar por lo sano: "No me preguntéis más por él. Dejad de compararnos".

El chico es diferente y se le ve, aunque ahora no atraviese su mejor momento. Tiene una derecha letal y es un desvergonzado: no le importa hacer dejadas con las que deja en ridículo al adversario. Sin embargo, la concentración no es su punto fuerte. En Madrid, le regaló un set a Nadal. De hecho, fue en ese mismo torneo donde su entrenador, Juan Carlos Ferrero, le pidió que no estuviera pendiente del partido y no de otras cosas.

placeholder Alcaraz se despide de los aficionados. (EFE/Andre Pichette)
Alcaraz se despide de los aficionados. (EFE/Andre Pichette)

Un cambio demasiado anticipado

La victoria en Madrid se definió como el posible cambio de época. Se le quiso quitar la corona a Rafa para entregársela a Alcaraz. No tan rápido, amigos. Los reyes, habitualmente, no abdican con tanta facilidad. Miren a don Juan Carlos… Lo que ha seguido al triunfo en el Mutua Madrid Open ha sido lo más parecido a abrir la caja de Pandora.

La venganza es el plato que se sirve más frío, especialmente si la ejecuta un alemán. Zverev no perdonó la derrota en Madrid y eliminó a Alcaraz en los cuartos de final de Roland Garros. Todo estaba preparado para que Carlitos se enfrentara a Nadal en las semifinales, pero no se celebró finalmente el encuentro. Ahora resulta que el niño ya no era una estrella en potencia, sino uno más. Ni Juan ni Juanillo.

Carlitos no aprendió la enseñanza de aquel día en Madrid frente a Nadal. En España, regaló un set, pero acabó ganando el partido. En Wimbledon, sin embargo, fue derrotado en cuarta ronda por Jannik Sinner, verdugo también a posteriori en Umag. Alcaraz perdió dos sets y cuando emprendió el camino hacia la remontada ya era tarde. Aún no es un personaje de epopeya, algo reservado a los grandes campeones. El tiempo dirá si él se convierte en uno.

placeholder Alcaraz, en pleno saque durante el partido. (Reuters/Eric Bolte)
Alcaraz, en pleno saque durante el partido. (Reuters/Eric Bolte)

Sin vacaciones y sin gloria

El hábito, en algunas ocasiones, hace al monje. Carlitos decidió que competiría en Hamburgo con el objetivo de ganar el torneo. En la final, se enfrentó a Musetti con el cartel de favorito. Sin embargo, fue derrotado (6-4, 6-7 y 6-4) en un encuentro largo y competido. A veces, es mejor ser la cenicienta y jugar sin presiones. Igual que cuando era niño y vivía en El Palmar.

La derrota en Hamburgo alteró los planes de Carlitos. En principio, no iba a competir en Umaq (Croacia), donde consiguió en 2021 su primer título ATP. No obstante, regresó para no perder puntos en el ranking y volver a lugar donde todo empezó. Allí el clima no será el mismo que en El Palmar, pero Alcaraz recordará el sitio como si perteneciera a la infancia. El esfuerzo durante aquellos años se cerró con ese primer trofeo a nivel profesional.

El objetivo era reeditar la victoria, pero Sinner arruinó la fiesta. Alcaraz se había quedado sin vacaciones. Y sin gloria. Ahora tocaba Montreal con el objetivo de revertir la tendencia, pero el resultado ha sido el mismo: eliminado en segunda ronda por Tommy Paul (7-6, 6-7 y 6-3). El murciano se marchó decepcionado y dejó una frase preocupante: "Por primera vez, no supe manejar la presión". Todo se aprende, Carlitos.

Carlos Alcaraz no levanta cabeza en las últimas semanas. Su consagración llegó en el Mutua Madrid Open, donde venció a Rafa Nadal y Novak Djokovic en cuartos y semifinales, respectivamente. En la final, el rival fue Alexander Zverev, al que venció con suma comodidad (6-3 y 6-1). La venganza del alemán, sin embargo, llegó dos semanas más tarde.

Carlos Alcaraz
El redactor recomienda