Es noticia
Menú
El gen ganador de Carlos Alcaraz y el duro golpe de la final de Umag pese a ser el cuarto del mundo
  1. Deportes
  2. Tenis
SOLO TIENE TRES TENISTAS POR DELANTE

El gen ganador de Carlos Alcaraz y el duro golpe de la final de Umag pese a ser el cuarto del mundo

El tenista español sufrió una dolorosa derrota en la final de Umag ante un Jannik Sinner que fue superior y que le dejó muy tocado, a pesar de seguir ascendiendo en el 'ranking' ATP

Foto: Alcaraz no pudo con Sinner en Umag. (Reuters/Cathrin Mueller)
Alcaraz no pudo con Sinner en Umag. (Reuters/Cathrin Mueller)

La cara de Carlos Alcaraz al término de la final de Umag lo decía todo: era un poema. El español, que había firmado un torneo espectacular, se plantó en el partido definitivo con la intención de revalidar por primera vez en su carrera un título ATP, pero un inconmensurable Jannik Sinner lo impidió, llevándose la victoria por 6-7 (5), 6-1 y 6-1 e infligiéndole su segunda derrota consecutiva en una final. Ni el hecho de ser el cuarto del mundo desde este lunes le consolaba.

El tenista español está viviendo una temporada para la historia, en la que ya ha conseguido levantar cuatro títulos y donde, mes a mes, sigue avanzando en el ránking ATP, muestra de que está haciendo las cosas bien en pista. Sin embargo, la voracidad de Alcaraz le impide estar contento solo con eso y se llevó un buen enfado tras la derrota en Umag, especialmente por cómo jugó el primer set y sentir que se apagó en los dos siguientes. Ni su cuarto puesto le daba tregua.

Foto: Alcaraz no pudo con Sinner. (Reuters/Cathrin Mueller)

Y es que Alcaraz es un ganador nato. A su edad, muy pocos jugadores han logrado lo que él ha conseguido y, mucho menos, de la forma en la que lo ha hecho, pero eso no es consuelo suficiente como para olvidar el tropiezo en la final. A Alcaraz se le resiste el quinto título del año y, tras perder en Hamburgo, llegaba a Umag con la intención de poder sumarlo a su palmarés. Pero un brillante Sinner remontó la final y dejó con la miel en los labios al murciano.

A pesar de la derrota, Alcaraz sabía que ascendería una posición en el ránking, pero su cabeza no le permite ser feliz. La derrota sigue ocupando más espacio que la felicidad por el logro clasificatorio, un claro indicador del carácter del español: es ambicioso, no se rinde y quiere seguir mejorando día a día. Ni la derrota más 'dulce' por el objetivo conseguido le impide ver que se quedó sin un título que casi acariciaba con los dedos. Un tropiezo doloroso.

Pero no perdamos de vista lo que ha logrado Alcaraz: es el nuevo número cuatro de la ATP en detrimento de Stefanos Tsitsipas, lo que le hace alcanzar su mejor posición histórica en el ránking mundial. Pensemos que el español avisaba a comienzos de curso que su gran objetivo era acabar el año entre los quince primeros y, a falta de cuatro meses para el fin de la competición, solo tiene a tres jugadores por delante y quién sabe si no podrá seguir escalando posiciones.

Ahora mismo, solo le superan Daniil Medvédev, Alexander Zverev y Rafa Nadal y, si el curso no se tuerce demasiado, todo apunta a que puede con total seguridad superar, como mínimo, al alemán que, debido a su grave lesión, se ha perdido bastantes torneos. Este hecho le hará perder puntos y, si Alcaraz sigue en la línea en que está jugando, seguirá recortando distancias con el germano. Y todo ello sin tener en cuenta que pueda también recordar distancias con el ruso y/o con el balear.

Es difícil calcular cuál puede ser el techo de Alcaraz, pues solo es un jugador que acaba de empezar a nivel profesional. Pero tiene todos los mimbres para ser una estrella en los próximos años: tiene buen saque, una espectacular derecha, gran dominio del juego desde el fondo de la pista y, sobre todo, una mente prodigiosa que es, precisamente, por lo que se compara tanto con Nadal. Y es que lo que está consiguiendo sus primeros meses como profesional quedará para el recuerdo.

Solo ocho tenistas españoles en la historia habían conseguido ser número cuatro del mundo: Nadal, Carlos Moya, Juan Carlos Ferrero, Alex Corretja, Manuel Orantes, David Ferrer y Sergi Bruguera. La diferencia es que Alcaraz lo ha hecho con 19 años. Con cinco títulos en su carrera, 42 victorias y 7 derrotas en 2022, el español es uno de los jugadores del año. Pero la derrota en Umag no le ha dejado contento: ni ser el cuarto del mundo le permite olvidar el doloroso tropiezo en suelo croata.

La cara de Carlos Alcaraz al término de la final de Umag lo decía todo: era un poema. El español, que había firmado un torneo espectacular, se plantó en el partido definitivo con la intención de revalidar por primera vez en su carrera un título ATP, pero un inconmensurable Jannik Sinner lo impidió, llevándose la victoria por 6-7 (5), 6-1 y 6-1 e infligiéndole su segunda derrota consecutiva en una final. Ni el hecho de ser el cuarto del mundo desde este lunes le consolaba.

Tenis Carlos Alcaraz
El redactor recomienda