Es noticia
Menú
La campanada de Lampaert en el Tour: "No lo puedo creer, solo soy el hijo de un granjero"
  1. Deportes
  2. Tenis
La emoción del primer líder

La campanada de Lampaert en el Tour: "No lo puedo creer, solo soy el hijo de un granjero"

Lampaert sorprendió a todos imponiéndose en la crono y vistiendo de amarillo. Pogacar, tercero de la general, comienza su rodillo a solo dos segundos de Van Aert

Foto: Lampaert, el gran triunfador de la jornada. (REUTERS/Gonzalo Fuentes)
Lampaert, el gran triunfador de la jornada. (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

El belga Yves Lampaert, del equipo Quick Step Alpha Vinyl, es el primer líder de la 109 edición del Tour de Francia tras imponerse este viernes en la contrarreloj inicial de 13,2 km disputada en Copenhague y con la lluvia como protagonista. "No lo puedo creer, solo soy el hijo de un granjero y he batido a los mejores ciclistas del mundo", aseguró, todavía con los ojos cristalinos, después su gran machada: "¡He batido al gran Wout van Aert!". La realidad fue que Lampaert se llevó la crono ante la sorpresa de los jerarcas de la especialidad. No estaba llamado pero se coló en la fiesta. Se impuso con un tiempo de 15.17 minutos, a una media de 51.7 km/hora, rodando como nadie por las monumentales calles de Copenhague.

Lampaert superó en 5 segundos a su compatriota Wout Van Aert (Jumbo Visma), quien dio el primer paso para el maillot verde, en 7 al rey esloveno del Tour Tadej Pogacar (UAE Emirates), en 10 al doble campeón mundial de crono, el italiano Filippo Ganna (Ineos) y en 13 al gigante neerlandés Mathieu Van derl Poel (Alpecin). Palabras mayores para el primer líder del Tour, en una jornada que en el sector de favoritos emergió de inicio Tadej Pogacar, con un interesante tercer puesto en condiciones de lluvia que le ratifican como patrón real de la carrera de inicio. Con la referencia del ciclista de Komenda, Vingegaard y Roglic quedaron a 8 segundos, Geraint Thomas a 18, Vlasov a 24, Nairo Quintana a 41 y Enric Mas a 49.

Cuestión de arriesgar o no. Apostó por la gloria Van der Poel, ataviado con su uniforme de alta tecnología valorado en 3.400 euros. El rey del ciclocrós dio un recital de control sobre la bici, se jugó el chásis en alguna ocasión y bajo el diluvio de ese momento marcó la primera referencia clave: 15.30 minutos, a 51,1 km/hora. Directo a la silla caliente se fue Van der Poel, a esperar a sus rivales, soñando con vestir, como en 2021, el maillot amarillo, de valor incalculable cuando se posee. En el Giro ya tuvo la experiencia de la maglia rosa.

Entre los grandes favoritos el primero en pasar la línea fue Primoz Roglic, campeón olímpico, 15.33 minutos, a 3 segundos de Van der Poel, pero superando en el sector de favoritos en 40 segundos a Enric Mas, en 28 al colombiano Dani Martínez, en 33 a Nairo Quintana y en 15 a Vlasov. Un buen registro para el esloveno, seguro en sus pedaladas y poco dispuesto a regalar segundos a sus rivales. Cuanta más lluvia, más fiesta, más entusiasmo de los copenhagueses, quienes solo horas antes disfrutaban en sus parques y amplias plazas de un espléndido sol. Nos decayó la fiesta. Salió Jonas Vingegaard, aclamado en todo el recorrido. Las alas de correr en casa llevaron al ídolo danés a superar a Roglic por centésimas, 15.32, y empatar con otro danés, Mads Pedersen.

Quedaba crono, quedaban emociones fuertes con tres protagonistas llamados a la cúspide del primer podio. "El Bólido" de Verbania, Filippo Ganna, salió dispuesto en su debut en el Tour a enfundarse el primer maillot amarillo y llevarlo a su museo particular. La llegaba de "Pippo" con 15.27 ya eran palabras mayores, todo parecía indicar que se iba a salir con la suya, pero lo cierto es que el campeón italiano apenas tuvo tiempo para sentarse en la silla caliente porque dos meteoros se acercaban. Van Aert, el triple campeón mundial de ciclocrós, también se sabe defender en el asfalto, y si llueve, mejor. El belga ganador de 6 etapas en el Tour desalojó de su sueño a Ganna. Expulsó a un doble campeón mundial. Casi nada.

Por si fuera poco, detrás llegada un tal Tadej Pogacar, el rey del Tour, muy tranquilo en la salida y todavía más en la meta después de un tercer puesto brillante que sirve para avisar a todos sus rivales. Desde el primer día, con la carretera inundada, también voló. No tanto como Van Aert, pero más que el resto de rivales. Nadie apostaba por Yves Lampaert, pero a veces las sorpresas son mayúsculas. Es cierto que la carretera estuvo en mejores condiciones para el corredor del Quick Step, pero su crono fue intachable y el triunfo merecido e inolvidable.

El mejor español clasificado fue Jonathan Castroviejo (Ineos) a 25 segundos del ganador, mientras que Enric Mas (Movistar) se dejó 56 lejos de los candidatos de la general. Este sábado, primera etapa en línea del Tour, aún por territorio danés, entre Roskilde y Nyborg, con un recorrido de 202.2 km

Enric Mas, "contento" de salvar la jornada

"Estoy contento por haber salvado el día. La última vez que empezamos el Tour en estas condiciones, el equipo perdió al Bala, Alejandro Valverde, que era la referencia del grupo para la general", comentó el español en declaraciones compartidas por su equipo. Enric Mas, quien ha llegado a la gran prueba francesa con la idea de pelear por alcanzar el podio en esta edición, no completó un inicio soñado, quedándose muy lejos de los primeros puestos en esta toma de contacto.

placeholder Enric Mas, durante su salida. (EFE/EPA/Bo Amstrup)
Enric Mas, durante su salida. (EFE/EPA/Bo Amstrup)

"No podíamos hacer más que asegurar, al contrario que otros corredores que se jugaban hoy la etapa. En mi caso se me ha ido un par de veces la bicicleta de atrás, pero no he llegado a caerme. Con los pasos de peatones, las líneas, el desgaste del asfalto en una ciudad… Era normal que fuese una CRI peligrosa. Mañana será otro día de intentar asegurar", avisó Mas sobre sus aspiraciones, antes de finalizar: "Ojalá no llueva y podamos sortearlo bien".

El belga Yves Lampaert, del equipo Quick Step Alpha Vinyl, es el primer líder de la 109 edición del Tour de Francia tras imponerse este viernes en la contrarreloj inicial de 13,2 km disputada en Copenhague y con la lluvia como protagonista. "No lo puedo creer, solo soy el hijo de un granjero y he batido a los mejores ciclistas del mundo", aseguró, todavía con los ojos cristalinos, después su gran machada: "¡He batido al gran Wout van Aert!". La realidad fue que Lampaert se llevó la crono ante la sorpresa de los jerarcas de la especialidad. No estaba llamado pero se coló en la fiesta. Se impuso con un tiempo de 15.17 minutos, a una media de 51.7 km/hora, rodando como nadie por las monumentales calles de Copenhague.

Tour de Francia
El redactor recomienda