Es noticia
Menú
Un muro para Davidovich: Tsitsipas pone el precio más alto al sueño del español
  1. Deportes
  2. Tenis
Su primera final de Masters 1000

Un muro para Davidovich: Tsitsipas pone el precio más alto al sueño del español

El malagueño, de 22 años, se medirá al vigente campeón y número cinco del mundo. Desde que ganase a Djokovic, Davidovich está creciendo en el torneo y quiere vivir el sueño

Foto: Alejandro Davidovich celebra un punto contra Dimitrov. (EFE/Sebastien Nogier)
Alejandro Davidovich celebra un punto contra Dimitrov. (EFE/Sebastien Nogier)

Alejandro Davidovich no es el tenista más expresivo del circuito. Sin embargo, después de batir al búlgaro Grigor Dimitrov después de dos horas y 43 minutos de juego, su rostro hablaba por sí solo. "Estoy tan, tan feliz de estar en la final. Es un sueño hecho realidad… Cuando era niño, soñaba con algo así", aseguró en rueda de prensa. No es para menos. El español de 22 años se clasificaba así a su primera final de un torneo Masters 1000. Ya lo decía justo antes de medirse a Dimitrov, "Montecarlo siempre me ha gustado". Y ahora, con unas características de juego que se adaptan a la perfección a la tierra batida gracias a su paciencia y su contundencia, necesitará su mejor versión ante Stefanos Tsitsipas, que venció a otro fuera de serie como Alexander Zverev con el único objetivo de revalidar el título del pasado 2021. El muro más alto para Davidovich.

Foto: El español se da cuenta de su hazaña. (Reuters/Denis Balibouse)

El malagueño ha sido un 'underdog' durante todo el torneo. El punto de inflexión fue su partido frente a Novak Djokovic. Lógicamente, el favoritismo era para el ganador de 20 Grand Slams. Sin embargo, se le hizo largo el encuentro al serbio, que desde su polémica deportación de Australia no está encontrando el ritmo de competición adecuado. Davidovich esperó su oportunidad, se puso por delante, peleó sin éxito la segunda manga y acabó por barrer al todavía número uno del mundo con un set casi en blanco (6-3, 6-7 (5) y 6-1) en casi tres horas de partido.

Lejos de conformarse con derrotar al 'ogro' serbio, Davidovich utilizó la euforia para crecer en su tenis con la sobriedad en el juego como marca de la casa. "Desde el principio de este torneo estaba mentalmente concentrado para jugar cada punto", explicó en rueda de prensa. "Como me pasó contra Djokovic, Dimitrov me ganó hoy el segundo set y quise ir al baño y empezar de nuevo. Dije, quiero ganar esto. Estoy agotado porque ha sido una dura batalla. Cada vez estaba más cansado, y él estaba jugando muy bien. Me alegro de haberme esforzado para conseguir hoy la victoria", confesó. Lo cierto es que Dimitrov, un veterano tenista curtido en mil batallas, a punto estuvo de dar un nuevo susto, pero la fortaleza mental del malagueño pudo más.

Tsitsipas, el candidato a todo

Tsitsipas, número cinco del ránking ATP, es uno de los tenistas llamados a heredar ese 'big three' formado por Rafa Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic. A sus 25 años, el griego afronta la temporada que se antoja como transición, ya que junto a Alexander Zverev (al que derrotó, de 24 años y número tres del mundo) y a Daniil Medvedev (que estuvo durante tres semanas como en lo más alto del ránking, de 26 años) parten en la casilla de grandes favoritos a heredar el podio mundial del tenis. Por detrás, asoma el efecto de Carlos Alcaraz, pero otro grupo de jóvenes tenistas buscan su sitio en el nuevo organigrama del deporte. Ahí se encuentra Davidovich, que podría colarse en el top 20 de ganar su primera final de Masters 1000.

Foto: Davidovich celebra un punto en Montecarlo. (EFE/EPA/Sebastian Nogier)

"Después de lo vivido toda esta semana estoy listo para tener una batalla con Tsitsipas. Será un partido que trataré de disfrutar en cada momento. Ya no importa quien gane o pierda la final. Simplemente, disfrutaré por haber llegado ahí", aseguró el tenista malagueño ante la prensa, tras conocer que el griego había vencido a Zverev. Por nivel de juego y precedentes, Tsitsipas parte como favorito en Montecarlo. También lo era Djokovic. Pero Davidovich lo tiene claro: "Tengo que seguir creyendo en mí mismo sin que importen los resultados y si subo o no en el ránking. Se trata de disfrutar de cada momento y concentrarme en mi juego". El niño que soñaba con imitar a Rafa Nadal en la tierra batida tiene el título al alcance de su mano. Pero ese pequeño escalón es el más difícil de subir.

Alejandro Davidovich no es el tenista más expresivo del circuito. Sin embargo, después de batir al búlgaro Grigor Dimitrov después de dos horas y 43 minutos de juego, su rostro hablaba por sí solo. "Estoy tan, tan feliz de estar en la final. Es un sueño hecho realidad… Cuando era niño, soñaba con algo así", aseguró en rueda de prensa. No es para menos. El español de 22 años se clasificaba así a su primera final de un torneo Masters 1000. Ya lo decía justo antes de medirse a Dimitrov, "Montecarlo siempre me ha gustado". Y ahora, con unas características de juego que se adaptan a la perfección a la tierra batida gracias a su paciencia y su contundencia, necesitará su mejor versión ante Stefanos Tsitsipas, que venció a otro fuera de serie como Alexander Zverev con el único objetivo de revalidar el título del pasado 2021. El muro más alto para Davidovich.

Tenis
El redactor recomienda