En su segundo partido concede solo 4 juegos

Nadal coge temperatura en el Roland Garros del frío mientras continúan las quejas

Fulmina al estadounidense McDonald y ofrece una gran imagen tras las dudas de Roma y su temor a las nuevas pelotas. Mientras, la distopía de un torneo irreconocible sigue irritando a los tenistas

Foto: Nadal celebra su victoria en segunda ronda. (Reuters)
Nadal celebra su victoria en segunda ronda. (Reuters)

La edición de Roland Garros es probablemente el evento deportivo más distópico de 2020. Trasladado al otoño por primera vez en más de un siglo de existencia, los tenistas se encuentran sin libertad de desplazamientos, con temperaturas mucho más bajas (una diferencia de 10 ó 15 grados), pelotas diferentes después de una década y una tierra batida (es decir, arcilla) mucho más dura que en ediciones pasadas. Tampoco hay público (o muy poco).

No es habitual que un clásico del circuito diga que la pista "es una mierda". Feliciano López explotó durante su partido de primera ronda contra Daniel Altmaier (número 186 del mundo) en plena pista; los micrófonos del recinto captaron su enfado nítidamente: “¡Mierda de pista, es que es una puta mierda, un puto barrizal es lo que es!”

López, que perdió el martes en tres sets (7-6, 6-4 y 6-4), no era ni de lejos el primer tenista en quejarse de las condiciones en las que se juega el torneo parisino. (Baste con recordar a Azarenka, que se marchó de la pista en primera ronda cuando la temperatura era de ocho grados centígrados, o al mismísimo rey del torneo, Rafael Nadal, que calificó a las nuevas bolas Wilson de “piedras”). Pero el balear, reacio a las excusas, protagonizó la mejor noticia deportiva de este miércoles al triturar en su partido de segunda ronda al estadounidense Mackencie McDonald, apenas capaz de hacerle cuatro juegos (6-1, 6-0 y 6-3).

Partido entre Martina Trevisan y Cori Gauff, este miércoles por la noche, en París. (Efe)
Partido entre Martina Trevisan y Cori Gauff, este miércoles por la noche, en París. (Efe)

El manacorense mostró un buen estado físico y parece estar adaptado tanto a las condiciones climatológicas como (sobre todo) a las nuevas bolas, más pesadas, que en su opinión conllevaban incluso un riesgo de lesión. En tercera ronda le esperará el italiano Stefano Travaglia, contra quien nunca se ha enfrentado. "Lo importante es jugar al máximo", dijo un sereno Nadal tras el encuentro.

“Es triste ver un torneo en estas condiciones, sin poder movernos, con los entrenadores y los fisios sin poder entrar en el vestuario…”, había afirmado el campeón español el día anterior: “Es una sensación más triste de lo habitual, pero al final el momento lo requiere porque hay mucha gente del mundo que está pasándolo muy mal y nosotros lo único que podemos hacer es dar las gracias por el esfuerzo que se está haciendo para que podamos estar aquí”.

A Nadal le quedan cinco partidos para lograr su decimotercer triunfo en París e igualar, de paso, los 20 'Grand Slam' del ausente Roger Federer. Numerosos tenistas y extenistas han comentado estos días que las condiciones del torneo perjudican al vigente campeón (opinión que él mismo comparte), y la exhibición de un concentradísimo Djokovic en su primer partido –tras el fiasco del US Open– prometen serias dificultades a medida que avancen los días. La imagen ofrecida este miércoles infunde esperanzas a sus millones de admiradores.

Todo es diferente

El clima, las bolas, la tierra, los hoteles, la luz, la burbuja, las gradas vacías… Todo es diferente este año en París, y los protagonistas acusan el cambio. Las quejas se suceden día tras día: desde el “¡Esto es ridículo!” de Azarenka al “Esto es difícil y muy aburrido. Estamos a 100 metros de la Torre Eiffel y de otros lugares increíbles, y no poder salir ni siquiera a caminar…” del argentino Diego Schwartzman o al comentario del inglés Daniel Evans sobre las criticadas bolas Wilson: “No se las daría a un perro para que las masticara”. El español Fernando Verdasco, al que descalificaron por un test de coronavirus que finalmente resultó negativo, ha anunciado una demanda judicial contra la organización por vulnerar sus derechos.

Todo ello, en medio de los cambios que se cuecen lentamente en el circuito profesional tras la creación de un sindicato paralelo, la PTPA, impulsada por Novak Djokovic para competir con la ATP en busca de mejores condiciones para los tenistas. El canadiense Vasek Pospisil, el miembro más activo de la PTPA junto a Djokovic, aseguró este miércoles que "hay un ambiente estresante" y que "muchos jugadores piensan igual". "No es una buena burbuja", dijo el jugador: "Mentalmente no es fácil estar aquí. Es mucho peor que en Nueva York, al menos para los jugadores. El hotel en el que estamos... No tenemos nada. En el US Open se vio un mayor esfuerzo de la organización por hacer que estuviéramos cómodos durante nuestro tiempo en la burbuja" [...] Aquello era como un mini campus, con campos de fútbol, mesas de billar, mini golf, canchas de baloncesto y comida para llevar".

Más críticas a las pelotas

Pospisil aprovechó también la ocasión para criticar las ya famosas pelotas utilizadas durante el torneo (que reemplazan a las Babolat de la última década). "Ahora mismo los jugadores no pueden opinar y eso tiene que cambiar. Cambiar de pelotas cada semana o cada dos no es fácil para los jugadores", cargó el canadiense.

Serena Williams, minutos antes de su debut en el torneo. (Efe)
Serena Williams, minutos antes de su debut en el torneo. (Efe)

La estadounidense Serena Williams, por su parte, no podrá conquistar en París su 24º título de Grand Slam (con el que igualaría el mítico récord de Margaret Court). La campeona estadounidense, de 39 años, ha confirmado definitivamente su baja en segunda ronda por una lesión. “Me encanta jugar en París y adoro la tierra batida, así que quería hacer un esfuerzo. Sin embargo, tengo un problema con el tendón de Aquiles. Me cuesta incluso andar... Y eso es un signo claro de que tengo que parar para intentar recuperarme", dijo abatida.

Si hay alguien contento en Roland Garros estos primeros días de competición es el valenciano Pedro Martínez, que está viviendo el mejor año de su aún corta carrera. Martínez, de 23 años, número 105 del mundo, derrotó este miércoles (6-3, 6-1 y 6-0) en hora y media a Mikhail Kukushkin (88º mundial) y alcanza su mejor resultado hasta ahora en un ‘grande’. Se enfrentará este viernes al joven estadounidense Sebastián Korda, de 20 años, que sorprendió a su compatriota John Isner y es el primer jugador nacido en el siglo XXI que llega a tercera ronda del torneo de tierra batida más importante del mundo.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios