séptimo wimbledon y decimosegundo 'grand slam'

Serena Williams mata dos pájaros de un tiro: se venga de Kerber e iguala a Graf

La americana ya suma siete títulos de Wimbledon y superó a una Angelique Kerber incapaz de romper su servicio en todo el partido. La alemana nunca estuvo por encima en el marcador

Foto: La celebración de Williams tras ganar el primer set. Foto: Andrew Couldridge (Reuters)
La celebración de Williams tras ganar el primer set. Foto: Andrew Couldridge (Reuters)

Serena Williams obtuvo su venganza. Tras perder el Abierto de Australia frente a Angelique Kerber, se la veía con ganas de conseguir ganar a la alemana, que mantuvo su servicio con solvencia pero fue incapaz de ganar un juego a la número uno del mundo en el resto. Eso marcó a la número cuatro del mundo y se notó en el segundo set: en cuanto Serena doblegaba a la alemana durante su servicio, los dos juegos de desventaja se convertían en una distancia inabarcable.

Quizá a Kerber le faltó estar por delante de Williams en algún momento para cambiar el destino de la final y creerse que podía sumar su segundo Grand Slam. Porque en ningún momento dio la sensación de sentirse ganadora. La americana siempre sacó primero y la igualdad existente en el servicio hizo que la número cuatro del mundo siempre fuera empatada o por detrás en el marcador. Aunque estuvo cerca de ganar restando en algún juego, al final el poderío de Serena se impuso.

De este modo, Williams obtiene su séptimo Wimbledon e iguala a Steffi Graf en el torneo británico y en el cómputo general de Grand Slams. La alemana sumó 22 grandes títulos a lo largo de su carrera, cifra que hoy ha alcanzado la norteamericana. Su próximo objetivo es alcanzar a la australiana Margaret Court, que domina la lista con 24 Grand Slams y a Martina Navrátilová, la tenista más laureada de Wimbledon con 9 triunfos. 

El marcador no refleja el partido 'de tú a tú' presenciado sobre la hierba británica. La aspirante Kerber no se arrugó ante la americana, que llegaba a la pista central de Wimbledon con seis títulos sobre la hierba británica. Para cualquiera, la situación hubiese sido demasiado imponente. Ambas doblegaron con su saque a la rival y se mantuvieron sin ceder el servicio durante diez juegos.

Así se llegó al 5-5, en una igualdad máxima, aunque con una diferencia: la norteamericana estuvo muy 'fallona', con 14 errores no forzados frente a los 3 de la alemana. También es cierto que Kerber no arriesgó tanto con su juego durante el partido.

Pese a ello, se impuso el imperial físico y la gran experiencia de Williams en finales de Grand Slam y la americana se hizo con el primer set. Lo celebró con mucha efusividad tras romper el servicio de Kerber en el decimosegundo juego. Sabía que dar el primer puñetazo era fundamental para sumar un nuevo título a sus vitrinas. Y así fue. 

Kerber durante la final de Wimbledon. Foto: Toby Melville (Reuters)
Kerber durante la final de Wimbledon. Foto: Toby Melville (Reuters)

El segundo set comenzó con una Serena Williams con ganas de tomar el mando del partido y llevar el ritmo de manera definitiva. La americana hizo gala de un tenis muy incisivo, lanzando bolas largas para mandar a Kerber al fondo de la pista para subir a la red con potencia. Se llevó el primer juego, pero la alemana no se amilanó y empató el segundo set con solvencia.

El partido continuó con el mismo guión: las dos tenistas eran incapaces de romper el saque de su rival y hacerse con una ventaja. Se adelantaba Williams, pero en cuanto Kerber se hacía con el servicio, empataba la pugna. Con 4-3 para la norteamericana, Kerber perdió su servicio y ahí se hundió mentalmente: un 5-3 ante una leyenda del tenis se le hizo demasiado pesado. A partir de ahí, la fase final del partido fue un paseo para Williams, que ganó el juego que le faltaba con extrema facilidad.

Campeona también en dobles con Venus

El hambre de títulos de la pequeña de los Williams no tiene fin. Después de derrotar a Kerber en la final individual, no ha tenido casi tiempo para celebraciones, ya que tenía que prepararse para enfrentarse a Babos y Shvedova en la final de dobles.

En una hora y veintisiete minutos sin ceder un solo set (6-3, 6-4), Serena, junto a su hermana Venus, tumbó a la húngara y a la kazaja. De este modo, la hermana pequeña hace un doblete impresionante y se suma al buen palmarés que tienen ambas cuando juegan juntas.

En Wimbledon, tienen mejor registro de victorias (45 triunfos frente a dos derrotas) y suman a su palmarés su decimocuarto título de Grand Slam. Además, jamás han perdido una final juntas.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios