Es noticia
Soderling, el 'bad boy' que hizo terrenal a Nadal, se retira por una larga enfermedad
  1. Deportes
  2. Tenis
LA MONONUCLEOSIS LE HACE DEJARLO CON 31 AÑOS

Soderling, el 'bad boy' que hizo terrenal a Nadal, se retira por una larga enfermedad

De la noche a la mañana, Robin Soderling pasó de ser un tenista desconocido a uno de los mejores del momento pero, tras su explosión deportiva, una mononucleosis mal curada le ha hecho retirarse

Foto: Robin Soderling celebra una victoria en París, donde vivió algunos de sus mejores años (Efe).
Robin Soderling celebra una victoria en París, donde vivió algunos de sus mejores años (Efe).

"Quisiera volver a jugar al tenis porque amo este deporte y siento que, cuando me vino la enfermedad, estaba en mi mejor momento de forma". Así hablaba Robin Soderling hace un par de meses, cuando aún estaba totalmente confiado de poder regresar a las pistas. Ahora, pocas semanas después de aquello, su ilusión se ha ido por el desagüe, pues aquel jugador que acabara con el imbatible Rafa Nadal en Roland Garros ha anunciado su retirada.

Soderling se convirtió, de la noche a la mañana, en uno de los tenistas más odiados del mundo. En cuestión de meses, pasó de ser un jugador desconocido en el circuito a ser el centro de las iras de aficionados y compañeros, que veían en el sueco a un jugador que no representaba los valores del tenis. Sin embargo, los resultados le acompañaban y le hacían ser un jugador siempre temido... hasta que se cruzó la enfermedad en su camino.

Una extraña mononucleosis ha terminado por retirar a los 31 años a un jugador que estaba llamado a conseguir grandes éxitos en el tenis. Después de sumar diez títulos en su carrera y alcanzar dos finales de Grand Slam, el sueco estaba viviendo unos impresionantes años que hacían pensar en él como en uno de los grandes del circuito, que incluso llegó a ser número cuatro de la ATP. Pero un virus mal curado y continuado en el tiempo acabó con su carrera.

Profesional desde 2001, necesitaría ocho años para darse a conocer a primer nivel mundial. Pese a haber levantado tres títulos en su carrera (Lyon en dos ocasiones y Milán ), no saltaría a la fama hasta 2009: su genial saque y volea sirvió para derrotar en octavos de final de Ronald Garros a Rafa Nadal, lo que suponía la primera derrota del español en París (la otra que ha acumulado a lo largo de su carrera fue la sufrida ante Novak Djokovic este mismo año).

Así derrotó Soderling a Nadal en Roland Garros 2009

No contento con vencer al todopoderoso tenista español, conseguiría alcanzar la final de Roland Garros, donde caería ante Roger Federer. A partir de ese momento, no sólo explotó su tenis sino que, empezó a dar de conocer su personalidad: tras sus títulos en Rotterdam y Barcelona, llegó a una nueva final en la arcilla parisina, donde esta vez le esperaba Rafa Nadal. El español se vengaba del sueco, que empezaba a mostrar su potencial en el tenis.

Pero mientras brillaba en el juego, su forma de ser dejaba mucho que desear. Muchos tenistas empezaban a quejarse del carácter arisco de Soderling: un jugador con malos modos en la pista, huraño y de carácter hermético dio lugar a que hombres como el propio Nadal, Andy Murray o Juan Martín del Potro, entre otros, criticaran a un Soderling demasiado encerrado en sí mismo. "No he venido al tenis para hacer amigos", repetía con insistencia.

Se hablaba de un jugador que no saludaba a los compañeros, que no hacía vida social con el resto de jugadores del circuito y que pocas veces se le podía ver en algún acto más allá de la pista, lo que no gustaba en exceso a sus compañeros. Pero dentro de la cancha, se trataba de un gran jugador: sus títulos en París-Bercy, Brisbane, Rotterdam, Marsella y Bastad en poco menos de medio año dejaban entrever a un tenista que había llegado para quedarse.

Una enfermedad que nunca pudo superar

Pero nada más lejos de la realidad. A comienzos de 2011, tras superar una lesión de codo, Soderling empezó a notarse realmente cansado en pista. No sólo sufría durante los partidos, sino sobre todo tenía grandes problemas para recuperarse después de los esfuerzos. Tras realizarle pruebas, pronto diagnosticaron su problema: sufría mononucleoisis. Al sueco le recomendaron parar, pero decidió seguir jugando, aunque de manera más espaciada.

"No era consciente de la gravedad de esto, y cometí el error de seguir entrenando y compitiendo con el virus en el cuerpo", aseguraba. Tras Bastad, donde ganó el título, su cuerpo le obligó a parar, su objetivo no era otro más que recuperarse para volver al nivel que estaba mostrando... pero nunca ocurrió. Había llavado a su cuerpo a tal límite que fue incapaz de volver a sentirse bien físicamente, lo que le ha llevado cuatro años después a la retirada.

"Ha sido imposible entrenar al 100%, me veía obligado a descansar después de cualquier esfuerzo físico. En algunos períodos me sentí tan mal que estaba postrado en la cama por completo", aseguraba Soderling. El sueco nunca pudo volver a jugar al tenis y, con 31 años y pese a ser un gran jugador en su momento, se ha visto obligado a colgar la raqueta. Eso sí, quedará para la siempre en la historia como el primer jugador que ganó a Nadal en París.

Robin Soderling Rafa Nadal Tenis - Roland Garros
El redactor recomienda