BUSCA SU OCTAVA CORONA EN EL FORO ITÁLICO

Nadal hace virtud del sufrimiento para llegar cargado de moral a la final frente a Djokovic

Rafa Nadal ha reaparecido a tiempo. Después de una semana no muy buena, llega a la gran final de Roma lleno de confianza para derrotar al serbio (16:00h)

Foto: Nadal celebra con los brazos abiertos su victoria ante Dimitrov en las semifinales de Roma.
Nadal celebra con los brazos abiertos su victoria ante Dimitrov en las semifinales de Roma.

Rafa Nadal 'ha reaparecido' a tiempo. El tenista español luchará en el Foro Itálico (16 horas) por hacerse con el octavo título de su carrera en el Masters 1.000 de Roma, después de enderezar su paso por el torneo en las semifinales. Ya en Madrid, el número uno del mundo dejó síntomas de que su juego no estaba siendo tan fluído como acostumbra, una sensación que se ha agravado en Roma. Pero ante Grigor Dimitrov, Nadal ha disipado todas las dudas.

En Roma, el tenista español ha vivido una situación extraña: ante Gilles Simon, Mikhail Youznhy y Andy Murray, el expañol se ha visto obligado a sacar su mejor juego, después de perder un set en cada uno de los encuentros. Desde el comienzo del torneo, Nadal ha tenido que apretar los dientes para conseguir meterse en la siguiente fase, una situación a la que no está acostumbrado pero que, curiosamente, ha conseguido evitar en semifinales.

"Cada semana lo he ido haciendo un poquito mejor y eso es positivo para la confianza, es positivo para el presente y también para lo que viene en el futuro", aseguró al término del partido. "Estoy feliz" por cómo se ha desarrollado su participación en el Torneo de Roma, donde aseguró haber "sufrido", lo que le ha llevado a encontrar "sensaciones positivas que pueden salir" y ayudarle a vencer a Novak Djokovic en la final. 

A lo largo de la presente temporada, el español sigue haciendo gala de su excepcional condición física, pero se ha empezado a encontrar con un problema al que no está acostumbrado: el bloqueo. Nadal ha demostrado a lo largo de su carrera que, si algo le caracteriza, es su capacidad de lucha. Da igual el rival o el tanteador, que siempre corre para tratar de poner la bola en el campo rival. Pero este año ha demostrado que, a veces, no encuentra respuesta.

Aunque sigue dando lo mejor de sí mismo, se ve atenazado en momento claves del partido que le impiden disfrutar de su tenis: los saques no cogen velocidad -cuando le entran los primeros servicios-, le cuesta superar la red y encontrar ángulos contra los rivales. Cuando Nadal se deja dominar, las opciones de ganar los partidos disminuyen de manera clara. Pero el punto a favor del balear es que su pelea le permite mantener los partidos vivos hasta el final.

Pero en semifinales ha surgido el mejor Nadal que se ha visto en Roma y, precisamente, ante un rival nada sencillo. Incisivo, pegando con mucha profundidad, sin dejar a Dimitrov meterse en el partido en ningún momento, el español ha demostrado sus credenciales al título. Posiblemente haya jugado su mejor partido del torneo en semifinales, lo que le permite llegar cargado de moral para medirse a Novak Djokovic en la gran final.

"Contra Djokovic será un partido difícil, daré lo mejor de mí mismo. Nos conocemos bien, sabemos lo que hay y al mismo tiempo sé que para ganarle tengo que estar al máximo, a un nivel muy alto y bueno, lo vamos a intentar", aseguró. Después de sacar sus mejores sensaciones ante Dimitrov y tras tanto sufrimiento en Roma, Nadal busca su octava final en Roma para demostrar ante Djokovic que es el rey de la tierra batida.

Tenis
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios