Stepanek desespera a Granollers y López y España vuelve a caer en dobles
  1. Deportes
  2. Tenis
LA DAVIS PASA POR LAS VICTORIAS DE FERRER Y ALMAGRO

Stepanek desespera a Granollers y López y España vuelve a caer en dobles

Los gestos desafiantes de Stepanek no surtieron efecto ante David Ferrer en la jornada del viernes, pero López y Granollers sucumbieron ante la provocación de un

placeholder Foto: Stepanek desespera a Granollers y López y España vuelve a caer en dobles
Stepanek desespera a Granollers y López y España vuelve a caer en dobles

Los gestos desafiantes de Stepanek no surtieron efecto ante David Ferrer en la jornada del viernes, pero López y Granollers sucumbieron ante la provocación de un tenista que sabe el oficio, algo que cuenta y mucho en la Copa Davis. No siempre ganan los mejores, pero sí los que mejor saben jugar en cada momento, algo que ayer volvió a comprobar la pareja española, que perdió por tres sets a uno.

La historia se repite. Si hace un año, con motivo de la final ante Argentina, el dobles sembró dudas y tempestades  dentro del equipo español, en esta ocasión la pareja formada por Marcel Granollers  y Marc López vuelven a mostrar las carencias de España cuando se trata de jugar el punto de doble en cualquiera de las eliminatorias de la Davis. Ni su aun caliente éxito en el Master de esta misma semana, sirvió como motivación a la hora de derribar a la pareja checa, más acostumbrada a la presión  y a eso de defender a su país. España se complica su sexta Davis, que ahora pasa por la necesidad de triunfo de David Ferrer ante Berdych primero y después el de Nico Almagro ante Stepnek. Casi nada.

La pareja española inició el partido crecida. Llegaba a todas, con un Granollers en estado de gracia. Bola que tocaba, punto para España. Se les veía con suficiencia, en plan tiranos, obligando a los checos a doblar la rodilla ante el poderío de sus golpes. La inicial rotura del saque de Berdych colocó a los españoles en ventaja, suficiente para llevarse la primera manga con tranquilidad, sin pasar momento de apuro alguno.

Por buscar algo positivo  dentro del golpe recibido en la moral de los españoles, hay que destacar las siete horas y media que Berdych llevará cuando se enfrente a Ferrer, cinco menos que el de Javea. Mientras, Stepanek y sus 33 años seis horas sobre el verde del O2 Arena. Mucho castigo ante la jornada decisiva.

El veterano Stepanek buscó meterse de lleno y lo hizo fiel a su estilo, protestando bolas, haciendo gestos, bailes cuando ganaba un punto importante y algún pelotazo al cuerpo de los españoles, algo que le recriminó Granollers. La motivación del veterano checo no falló. Su volea se fue soltando y su saque recuperó la confianza necesaria, la que le ha colocado como el segundo mejor doblista del mundo. Berdych seguía a lo suyo, a su ritmo. Ni las muecas de su compañero le descomponían para poder sacar a relucir su clase.  El signo del partido empezaba a cambiar de orientación y el pabellón y esos 13.000 checos no excesivamente pesados, decidieron dar un paso adelante y pasar a dominar el juego.

Los checos, que aumentaron su particular ránking de 12 victorias por 13 partidos en la Davis, tenían claro lo que tenían que hacer. Una y otra vez buscaban a Marc López, al que consideraban inferior de la pareja español.  Se volcaban con el saque del menudo tenista catalán. Sabían que con López al saque tenían su oportunidad y así forzaron la rotura de su saque con el cinco iguales en el marcador, para terminar imponiéndose por 7-5. Y la historia se repitió calcada en el tercer set. Intercambio de juegos hasta que llegó el momento de asestar el golpe definitivo con el saque de López. Dicho y hecho. Segundo 7-5 del día.

En el cuarto set el que falló fue Granollers. La pérdida de su saque en el tercer juego fue un lastre que no supo superar la pareja española. Su tenis bajó el nivel, mientras que el de los checos subía como la espuma, Berdych y Stepanek, especialmente este último, venían lanzados. Lo tenían todo a favor. Ambiente, juego y confianza. No desaprovecharon la oportunidad de poner por delante a su país y volver a sembrar de dudas a la pareja española de la Davis, un mal que no parece tener cura. El 6-3 del último parcial lo dice todo.

Marcel Granollers Marc López Feliciano López