Es noticia
Menú
El día que España jugó frente al País Vasco y no pasó absolutamente nada
  1. Deportes
  2. Rugby
EL RUGBY ESPAÑOL NO ENTIENDE DE POLÍTICA

El día que España jugó frente al País Vasco y no pasó absolutamente nada

El fin de semana pasado el rugby desprendió otro de los valores que le caracterizan: el deporte por encima de cuestiones políticas. Sólo así se entiende un España - País Vasco

Foto: Una imagen vale más que mil palabras: las selecciones de España y País Vasco, el pasado fin de semana.
Una imagen vale más que mil palabras: las selecciones de España y País Vasco, el pasado fin de semana.

Dentro del rugby es una situación de lo más normal. Dentro del deporte, también. Fuera de ese contexto puede llamar la atención, como ocurrió con algunos comentarios en redes sociales de quienes no están acostumbrados a ver cómo el equipo nacional español se enfrentaba al del País Vasco XV en un partido, una pachanga… un entrenamiento. Algu puramente deportivo. “No es un partido internacional, es un quince contra quince. Era más bien un entrenamiento en el que se buscan situaciones de competición”, relata José Antonio Barrio, el seleccionador, cuyo equipo ganó 116 a 0 al combinado vasco el pasado fin de semana.

[Argentina señala el camino a España para crecer]

Antes del partido, respeto; después, fotos entre amigas como alguna de las cinco vascas -que juegan con las Leonas- junto a sus paisanas. Deporte en su máxima expresión, política en su mínima expresión (cero). El rugby, si continúa su camino ascendente en su popularización, 'amenaza' con normalizar situaciones que serían impensables en otras disciplinas deportivas; aunque también a ser contaminado por el otro enfoque, el que ve de manera inseparable política en un terreno de juego. En la actualidad, en el rugby no cabe la política, es un juego.

[Nace otra estrella en los All Blacks: Barret]

La explicación de este enfrentamiento es muy sencilla: “Se pidió a Italia un test match pero no fue posible; no siempre se puede entrenar con una selección internacional así que la mejor opción que se presentó fue la de jugar ante el País Vasco. Esto no es nuevo… hemos jugado también con la madrileña, la catalana, frente a un club... Al final, casi todas las jugadoras son procedentes de estas tres Comunidades Autónomas y son las que más potencial tienen. Además de buscar situaciones de juego, realizar este tipo de partidos también me sirve para ver otras jugadoras que son seleccionables”, comentaba Barrio a El Confidencial.

El choque entraba dentro de la penúltima concentración antes de volverse a juntar para disputar el Europeo de octubre, cita clave para preparar el importante Mundial de Dublín de 2017.

La Federación Catalana invitando a la Española

Esta normalidad deportiva tiene sus raíces en 1934, año en el que se fundó la FIRA (Federación Internacional de Rugby Amateur) -los principios de lo que hoy día se conoce como Rugby Europe-, cuando Francia fue expulsada del Cinco Naciones (sospechaban de profesionalismo) y se alió con las federaciones de Alemania, Holanda, Italia, Portugal, Rumanía, Suecia, Bélgica… y Cataluña. En aquel momento, el rugby había entrado por España a través de los Pirineos, siendo la Santboiana el club decano nacional (1921) y habiéndose formado antes la Federación Catalana que la de España (ésta en 1923, un año después de la catalana). De hecho, la Catalana invitó a la Española para entrar en la FIRA (y convivieron durante unos años).

[Así es el plan para elevar el rugby español al Olimpo]

En aquella época, el rugby en Cataluña era más potente que el de España y las razones deportivas primaron sobre las (inexistentes) cuestiones políticas para la creación de la FIRA. En 1941 -con Franco dirigiendo la Piel de Toro-, las selecciones autonómicas desaparecieron en España, incluyendo la catalana. No sería hasta los 80 cuando volverían a surgir para, entre otras cosas, propiciar enfrentamientos amistosos como el del pasado fin de semana.

[Lea más noticias de rugby]

El único momento en el que se unió política y rugby en España fue hace unas décadas, cuando hubo un intento de que pudiera darse un Cataluña-España en partido oficial al reclamar “derechos históricos como miembro fundador de la Internacional y su retorno al seno de la FIRA. No se trata de una cuestión de separatismo, sino de rugby. En el Reino Unido hay varias federaciones que pertenecen a la FIRA. Queremos recuperar los derechos que tuvimos en la FIRA para mejorar nuestro nivel de rugby”, señalaba en 1994 Jordi Homs, responsable de relaciones internacionales de la FCR, insistiendo en que era “una decisión que se limita al ámbito deportivo”. Más tarde (2008), la Justicia no les dio la razón porque se consideraba que esta Federación Catalana de Rugby era una entidad diferente a la anterior. Cosas de política… de las que el rugby no entiende.

Dentro del rugby es una situación de lo más normal. Dentro del deporte, también. Fuera de ese contexto puede llamar la atención, como ocurrió con algunos comentarios en redes sociales de quienes no están acostumbrados a ver cómo el equipo nacional español se enfrentaba al del País Vasco XV en un partido, una pachanga… un entrenamiento. Algu puramente deportivo. “No es un partido internacional, es un quince contra quince. Era más bien un entrenamiento en el que se buscan situaciones de competición”, relata José Antonio Barrio, el seleccionador, cuyo equipo ganó 116 a 0 al combinado vasco el pasado fin de semana.

Euskadi
El redactor recomienda