ES EL PRIMER CAMPEÓN DEL MUNDO DE SINCRONIZADA

Bill May, el hombre que lucha contra la desigualdad en la natación sincronizada

El primer campeón del mundo de natación sincronizada aún sueña con poder competir en unos Juegos Olímpicos, algo que se antoja difícil en un deporte sólo para mujeres

Foto: Bill May y Chistina Jones, en la rutina técnica en la que lograron la medalla de oro en el Mundial (Efe).
Bill May y Chistina Jones, en la rutina técnica en la que lograron la medalla de oro en el Mundial (Efe).

Bill May acababa de terminar uno de sus duros entrenamientos con el Cirque du Soleil cuando recibió una de las mejores noticias de su vida: por fin podría competir en todo un Mundial. No se trataba de un campeonato de gimnasia como podría parecer sino, ni más ni menos, que de un deporte en el que la participación de los hombres es completamente residual: por primera vez en la historia, iba a poder cumplir su sueño de competir en un Mundial de Natación Sincronizada.

No sólo comenzó a entrenar duramente con el objetivo de poder competir, sino que empezó a hacerlo con Christina Jones, su compañera en el Cirque du Soleil. Sólo necesitó unos meses de preparación para competir y lograr lo increíble: Estados Unidos conseguía la medalla de oro en la competición por parejas en rutina técnica. Es decir, el país norteamericano conseguía una medalla en una especialidad en la que no lograba una presea desde el año 1994.

Sin embargo, su sueño se ha conseguido sólo a medias. Después de muchos años de ostracismo, May veía en 2015 la puerta abierta para poder competir en el deporte de su vida... pero aún le queda una espina clavada: los Juegos Olímpicos. Si bien ha logrado el sueño de competir y ganar un Mundial, parece que el sueño de poder estar en Río 2016 se desvanece, pues de momento sigue sin estar aceptada como competición masculina o mixta de cara a los JJOO.

Desde muy joven, Bill May fue un apasionado de la gimnasia, deporte en el que empezó cuando simplemente era un niño. Pero, pocos años después, decidió cambiar de especialidad: tras ver a su hermana competir en natación sincronizada, decidió probar. Sólo necesitó un par de años para empezar a ganar títulos a nivel estatal. Antes de cumplir los veinte, el deportista norteamericano ya tenía en sus vitrinas la friolera de catorce títulos nacionales.

Sin embargo, la impotencia que le producía no poder competir en torneos internacionales le hizo cambiar su forma de ver el deporte de manera radical. Decidió retirarse de la natación sincronizada al ver que no tenía ningún tipo de salida para un hombre, Fue entonces cuando, tirando de su experiencia en la gimnasia, consiguió empezar a ganarse la vida en Las Vegas, donde forma parte de los espectáculos habituales que crea el Cirque du Soleil.

Un oro y una plata en su primer Mundial

Tras conocer que el Mundial de Kazán 2015 había admitido por primera vez en la historia los dúos mixtos, no lo dudó: junto a Christina Jones iba a conseguir el oro en la rutina técnica y la plata -sólo por una décimas de diferencia- en rutina libre. Pese a haber estado más de una década desconectado de la natación, había conseguido triunfar a las primeras de cambio. Por cierto, el español Pau Ribes, junto a Gemma Mengual, consiguió un dignísimo quinto puesto.

Bill May no pierde la esperanza de poder competir algún día en los Juegos Olímpicos. Parece que Río 2016 no aceptará a tiempo la posibilidad de que los hombres compitan en natación sincronizada, pero su sueño de ganar una medalla olímpica continúa ahí. Mientras tanto, continuará en el Bellagio, donde seguirá haciendo disfrutar al público de su conocido espectáculo 'O', el mismo que lleva el nombre del Cirque du Soleil y con el que se gana la vida.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios