La Asociación de Deportistas liquida (a sus empleados) por cese de negocio
  1. Deportes
  2. Otros deportes
despidos improcentes y amenaza de embargo

La Asociación de Deportistas liquida (a sus empleados) por cese de negocio

Antonio García-Plata, el presidente de la AD que derrocó a Cayetano Martínez de Irujo falsificando firmas, ha perdido el juicio con dos extrabajadores, a los que tendrá que indemnizar

Foto: En primer plano, Antonio García-Plata, Luis Rubiales y Cayetano Martínez de Irujo
En primer plano, Antonio García-Plata, Luis Rubiales y Cayetano Martínez de Irujo

La Asociación de Deportistas (AD), aunque lo más correcto sería decirlo poco que queda de ella, ha sufrido un golpeque puede resultardefinitivo para que en apenas seis meses haya pasado de tener cuatro empleados, una sede yvarios proyectos consus respectivospatrocinadores, a estar abocada a ladesaparición tras haberse quedado sin recursospor su incapacidad para generar ingresos y no hacer frente a sus gastos.

Antonio García-Plata, el actual presidente de la AD, quederrocódel cargo aCayetano Martínez de Irujo tras no tener ningún reparo en falsificar algunas firmas -tal y como tuvo que confesarante un juez-,volvió a visitar recientemente los tribunales.Esta vez, el motivofue la demandade dos exempleados que fueron despedidos y a los que ni siquiera se les queríaindemnizar, algo que chirría especialmente cuando García-Platay aún más otros miembros de su Junta directiva, como, por ejemplo, la abogada María José López, presumen de sindicalistas. ¿Eso entienden por defender los derechos de los trabajadores?

Como era de esperar, el juez ha dado la razón a los dos exempleados, cuyos despidos ha declaradoimprocentes, y condenaa laAsociación de Deportistas a readmitirles o, como alternativa,indemnizarles en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentenciacon la cantidad que legalmente les corresponde.La razón del juez es que los demandados no han acreditado lo que alegaban para no pagar a sus empleados.

En total, la cantidad que deberápagar la AD a estos dostrabajadoresronda los 40.000 euros. Antonio García-Plata puede recurrir la sentencia y de hecho tiene cinco días para hacerlo.Lo que ocurre es que, en caso de hacerlo, debería dejar en depósito esa cantidad, con lo queestaría reconociendo que sí tiene dinero para indemnizar a sus dos trabajadores, lo cual ya sería el colmo de los desprópositos.

Sobra decir que en caso de que la AD no cumpla la sentencia judicial, ésta le será ejecutada, se le embargarán los bienes, la sociedad y latendráque echar el cierre, algo que, si se echa la vista atrás, parece que ha sido el objetivo desde que la nueva Junta directiva se sublevó para echar a Cayetano Martínez de Irujo, quien, evidentemente, pudo cometer errores, pero daba trabajo a cuatro personas y mantenía estableuna asociación que, poco a poco, iba ayudando a algunos deportistas.

Tal y como hemos venido informando en El Confidencial, cuando, por ejemplo, denunciamos la falsificacióndefirmas, García-Plata esen realidad eldelfín de Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Fustolistas Españoles (AFE) y vicepresidente de la propia AD. De hecho, la últimaJunta directiva, que estaba prevista para el pasado día 30, estaba anunciado que se celebraraen la sede de AFE. Alfonso Reyes, presidente de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) ytambién vicepresidente de la AD, es la otra figura que ha influido notablemente en este auténtico desmadre.

La salida forzosa de Cayetano de la AD no sólo provocó una estampida de patrocinadores como el Banco Popular, Piel de Toro o Loterías, que tenía previsto aportar 200.000 euros, sino que también ha supuesto el fin del programa 'España compite: en la empresa como en el deporte', que el propio Martínez de Irujo puso en marcha junto a Juan Rosell, presidente de la CEOE, además del Consejo Superior de Deportes (CSD). De hecho, en la recientemente publicada Ley de Presupuestos Generales para 2016 ya no aparece ninguna aportación a la AD en este concepto. Lo dicho,un despropósito, de ahí que su fin, salvo que Rubiales saliera al rescate con dinero de la AFE, no pueda coger porsorpresaa nadie. ¿Acaso no es lo que pretendían?

Asociación de Deportistas Asociación de Deportistas (AD)
El redactor recomienda