new england patriots vs. seattle seahawks

Del 'deflagate' a la prohibición de los drones: la XLIX Super Bowl ya está aquí

En la madrugada del domingo al lunes (00:30, 'Canal Plus'), New England Patriots y Seattle Seahawks protagonizarán el mayor espectáculo del deporte estadounidense

Foto: La Superbowl se jugará por segunda vez en Glendale (EFE)
La Superbowl se jugará por segunda vez en Glendale (EFE)

"Deja tu drone en casa". Si a alguien se le había ocurrido llevar el suyo a la Super Bowl, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA en sus siglas en inglés) ha dejado claro a los aficionados que este domingo se desplacen al estadio de la Universidad de Phoenix que es una mala idea. Los New England Patriots y los Seattle Seahawks pelearán por llevarse a casa el trofeo Vince Lombardi, que así es como se llama el galardón, y ni la FAA, tras la petición del Departamento de Seguridad Nacional, ha tomado medidas para que ningún artefacto volador sobrevuele el recinto. Al menos ninguno que no esté autorizado.

La FAA ha elaborado un vídeo para persuadir a los dueños de los drones. Como en España, su uso está muy controlado en Estados Unidos. Está restringido a instituciones públicas (policía, control de fronteras) o a labores de investigación. El uso privado está permitido, pero con condiciones: no más de 130 metros de altura y lejos de aeropuertos y zonas con tráfico áereo. Esas restricciones se amplían normalmente a eventos deportivos, como la propia NFL. Y ahora se refuerza, so pena de recibir una multa o incluso enfrentarse a cargos penales.

Vídeo: anuncio de la FAA sobre los drones. 

Balones deshinchados

Con todo, el tema de toda conversación en los días previos a la Super Bowl no han sido los drones, ni siquiera el propio partido. Estados Unidos lleva dos semanas hablando de lo que medios han bautizado como 'deflagate'. Tras la final de la Conferencia Americana (una de las dos que componen la NFL), en la que los Patriots ganaron con mucha facilidad a los Indianapolis Colts por 45-7, estalló el penúltimo escándalo en una temporada cargada de ellos: 11 de los 12 balones utilizados por los Patriots estaban más deshinchados de lo permitido. Eso, en las condiciones de mal tiempo en las que se jugó el partido, es una ayuda porque permite atrapar el balón con más facilidad.

Casi no se ha hablado de otra cosa. La NFL anunció una investigación que aún está en marcha y Tom Brady y Bill Belichick, 'quarterback' y entrenador de los Patriots (y una de las parejas más exitosas del deporte estadounidense) han centrado toda la atención. Hace una semana dieron una rueda de prensa multitudinaria en la que negaron su implicación, pero las dudas no han desaparecido. "Nunca he infringido las normas", dijo Brady, tres veces campeón de la Super Bowl y dos veces MVP, todo con los Patriots, que llevan una década sin ganar el trofeo.

Brady tuvo que dar la cara por culpa del 'deflagate' (Reuters)
Brady tuvo que dar la cara por culpa del 'deflagate' (Reuters)

Esta madrugada tendrán enfrente a los Seattle Seahawks, campeones en el 2014 y que se clasificaron este año tras una épica remontada en la final de conferencia contra los Green Bay Packers. Perdían 0-16 acabando el tercer cuarto y acabaron ganando 28-22. Liderados por el 'quarterback' Russell Wilson, los Seahawks presumen de tener la mejor defensa de toda la NFL. A ella apelarán para frenar a un ataque comandado por Brady, que igualará el récord de participaciones en la Super Bowl (6).

Como cada primer domingo de febrero, Estados Unidos se paralizará. La relevancia del evento va más allá de lo deportivo, e incluso sirve como predictor bursátil. Más allá de eso, la lista de emisiones más vistas de la historia de la televisión estadounidense está copada por las SuperBowl. La edición del año pasado batió el récord, con 111,5 millones de espectadores. No sería extraño que la del 2015 mejore esa marca.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios