Sandra Gómez, del Superenduro al Dakar: "Ya no somos niñas, somos mujeres deportistas"
  1. Deportes
  2. Motociclismo
Entrevista con la debutante

Sandra Gómez, del Superenduro al Dakar: "Ya no somos niñas, somos mujeres deportistas"

La española, campeona del mundo en el 2016 en Superenduro, debuta en el Rally Dakar y analiza para El Confidencial su experiencia y cómo afronta la prueba por excelencia del motor

Foto: Sandra Gómez, esperanza española para el Dakar 2022. (Jesús Estepa)
Sandra Gómez, esperanza española para el Dakar 2022. (Jesús Estepa)

Quizá para la gran mayoría de los lectores, Sandra Gómez es una perfecta desconocida que va a darse a conocer al gran público gracias al alcance global del Rally Dakar, que comenzará el próximo 2 de enero en Arabia Saudí, y en el que ella va a debutar. Pero no se trata de una piloto 'amateur' más, como tantos que abordan la carrera-aventura, sino que es una deportista consagrada, una referencia en el motociclismo femenino a nivel mundial. Sandra fue campeona del mundo de Superenduro en 2016, ha ganado cinco veces el Trial de las Naciones Femenino con el Equipo Nacional, precisamente la última esta temporada, logrando también el tercer puesto en los Seis Días de Enduro con el Equipo Nacional, demostrando una versatilidad extraordinaria, y es una de las más destacadas en la exigente especialidad del Hard Enduro, una práctica extrema de este deporte que exige resistencia, técnica y una forma física de primer nivel.

Pero los 'rallies' son otra historia. Todo es distinto, empezando por la moto y siguiendo por la dinámica de la carrera. Para todo el que hace moto de campo, el Dakar siempre es una atractiva tentación, y Sandra no ha podido sustraerse a su llamada: “Desde pequeña siempre lo veía en televisión con mi familia, con mi hermano, y siempre lo tenía presente como un sueño”, reconoce Sandra.

placeholder Sandra, durante su experiencia en desierto. (Jesús Estepa)
Sandra, durante su experiencia en desierto. (Jesús Estepa)

Su hermano, Alfredo, cuatro años mayor, ha ido por delante de ella en el mundo de las carreras. Fue campeón del mundo júnior y juvenil de 'trial', y es una de las estrellas masculinas del Hard Enduro. Todo queda en casa. El culpable de semejante éxito familiar es Mariano, su padre, uno de los mejores trialeros madrileños de los años 80, cuyos hijos lo emularon desde pequeñitos por los bosques de Cercedilla, así que no es de extrañar que Alfredo y Sandra hayan llegado tan alto.

Las cosas no pasan por casualidad, pero, este verano, el sueño del Dakar comenzó a tomar forma, casi sin quererlo: “En el verano lo empecé a hablar con mi hermano y con Lorenzo Santolino (6º en el Rally Dakar 2021), que es como otro hermano más, y nos lo planteamos un poco más en serio entre nosotros para ver si podíamos ir o no. Para finales de agosto entró en escena uno de mis patrocinadores, Clínicas Cres, que, además, es amigo de la familia, y con su respaldo nos dijimos que adelante, porque con su patrocinio y con la ayuda de Santolino hemos conseguido poner en marcha este proyecto”, cuenta Sandra.

Para correr en el Dakar no basta con decir que vas y punto, hace falta acreditar capacidad suficiente para abordar una prueba de semejante dificultad, y para ello Sandra disputó en octubre el Rally de Marruecos, una carrera que supuso su estreno en el desierto y en la navegación, dos elementos nuevos para ella. “Marruecos fue la primera vez que me enfrentaba a un 'rally', y unas semanas antes tuve la oportunidad de entrenar con mi equipo X-Raids y con Santolino, que estuvo enseñándome a navegar y a usar el 'road book'. Fue mi primera vez en las dunas, y fue bastante bien, seis días de carrera, cogí todos los puntos de navegación, y para ser la primera vez estoy muy contenta. Fui a Marruecos para ver si valía y también me gustaba”, asegura con sencillez.

placeholder Sandra, durante una prueba anterior. (Jesús Estepa)
Sandra, durante una prueba anterior. (Jesús Estepa)

Sorprende como una deportista de su talla se haga esa pregunta: ¿seré capaz de correr en 'rallies'? Vaya que si puede: en Marruecos fue segunda en la categoría femenina. A pesar de las diferencias evidentes frente a las especialidades a las que se enfrentaba habitualmente, los 'rallies' le gustan: “Sí me gusta, es muy diferente a mis carreras de enduro extremo, como Romaniacs o Ezberg Rodeo, donde tanto tú como la moto tienes que llegar viva a meta. En los 'rallies' hay que llegar también, pero es diferente”.

Porque, aunque pueda parecer lo mismo, la moto de campo es muy diferente de una especialidad a otra, y precisamente Sandra llegaba de una temporada en la que ha combinado competiciones tan distintas entre sí como el 'trial', el enduro y el 'hard' enduro, no solo en su desarrollo, sino también en su preparación física.

placeholder Sandra y su hermano, Alfredo, de niños. (Cedida)
Sandra y su hermano, Alfredo, de niños. (Cedida)

PREGUNTA. Para preparar el Dakar, el trabajo es diferente a todo lo que has practicado en los años anteriores. No es fácil adaptarse, ¿cómo lo has hecho?

RESPUESTA. Venía de haber hecho una temporada buena y completa, que acababa en noviembre, y en septiembre surge lo de hacer el Dakar, pero, además, tenía en septiembre el 'trial'. Al acabar, pasé a hacer entrenos más suaves y más largos, para conseguir resistencia física, y a trabajar con el 'road book'. También he descansado bastante porque también venía de darme mucha tralla, y con los entrenamientos más largos he cogido más fuerza porque, además, tengo que trabajar con una moto mucho más pesada que mi moto de enduro.

placeholder Sandra junto a su moto para el Dakar. (Jesús Estepa)
Sandra junto a su moto para el Dakar. (Jesús Estepa)

Si tuviera que elegir una especialidad, Sandra lo tiene claro: “Todas son muy distintas, pero en los tres últimos años de 'hard' enduro es donde más he evolucionado como piloto y como persona, y donde más a gusto me encuentro. Los ríos y los bosques son mi terreno”, admite, lo cual resulta lógico habida cuenta de que aprendió a montar en moto en los bosques de Cercedilla.

Sandra representa la excelencia del motociclismo femenino español, una referencia constante a nivel internacional, ya que como ella hay varias campeonas del mundo en 'trial', enduro, 'rallies' y velocidad.

*****

P. ¿A qué se debe el éxito del motociclismo femenino español?

R. Somos pocas, porque España no es precisamente uno de los países con más licencias femeninas, pero las pocas que somos somos fuertes. También ayuda que estemos en un país con una geografía tan variada y con tantos terrenos distintos, y eso contribuye a que seamos mejores. Y ayuda mucho que la sociedad vaya cambiando. Yo hago muchos cursillos de formación, y cada vez hay más mujeres en las carreras, y ya no hablan de nosotras como las niñas de las motos, como cuando yo empezaba. Ya no somos niñas, somos mujeres deportistas.

placeholder Cambiará los bosques por el desierto. (Jesús Estepa)
Cambiará los bosques por el desierto. (Jesús Estepa)

P. Vas a disputar su primer Dakar, lo que sueño hecho realidad (Sandra viajó a Arabia Saudí el pasado 27 de diciembre). ¿Un objetivo? Con tu palmarés, será difícil conformarte simplemente con acabar.

R. Lo primero es llegar a meta cada día, que ya es bastante. Pero, cuando salgo a correr, se me olvida eso de llegar a meta… También miraré la clasificación para ver dónde estamos. Pero todavía es pronto para decirlo, porque no sé aún cuál es mi ritmo. Al final soy muy competitiva, pero lo primero es tener claro dónde estoy y cuál es mi ritmo.

El Confidencial Arabia Saudí
El redactor recomienda