Carlos Sainz, 40 años después: del Panda al Dakar con el proyecto más revolucionario
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
ENTREVISTA CON EL PILOTO ESPAÑOL

Carlos Sainz, 40 años después: del Panda al Dakar con el proyecto más revolucionario

El español será responsable del desarrollo de la nueva montura eléctrica de Audi para ganar el Dakar, la prueba más dura del mundo, con una máquina de tecnología desconocida hasta el momento

placeholder Foto: Carlos Sainz y Lucas Cruz siguen juntos en el Dakar, ahora con Audi y un innovador proyecto
Carlos Sainz y Lucas Cruz siguen juntos en el Dakar, ahora con Audi y un innovador proyecto

Carlos Sainz se ríe ante la primera pregunta ¿Se ha parado a pensar que lograba su primer título a bordo de un modesto Panda, y ahora afrontará uno de los proyectos más innovadores en la historia del automóvil con Audi y el Dakar?

“Sinceramente no lo había pensado” contesta Sainz en la conversación con El Confidencial sobre esta nueva etapa de su singular y dilatada trayectoria deportiva. Porque no se trata solo un desafío único en su carrera. “Es un reto apasionante, muy bonito, e implica a la vez que llevo mucho tiempo en el ‘motorsport.’ Pero los retos tan bonitos como puede ser intentar ganar el Dakar con una unidad de potencia eléctrica son los que más me pueden motivar personalmente. Siempre he tratado de buscar los retos complicados, difíciles, y este sin duda lo es”.

Sainz acumula la mayor lista de fabricantes oficiales en cuatro décadas de carrera deportiva, por delante de cualquier otro piloto. Como decía aquel agricultor español, “he visto a mis padres andar en carreta, y al hombre llegar a la Luna”. Pues del Panda al Dakar con una montura eléctrica de concepción desconocida hasta hoy.

"Me dicen que es un gran reto"

La Fórmula E nació como plataforma para desarrollar la tecnología eléctrica aplicada al motor. Audi abandonaba recientemente el campeonato ante la sorpresa general. Por esquema y filosofía, la Fórmula E quedaba estrecha para las intenciones tecnológicas del fabricante alemán. De aquí, el desafío del Dakar ¿Qué puede contar Sainz sobre esa nueva máquina con motores eléctricos, en la prueba más dura del mundo, durante dos semanas, con etapas de hasta 800 km? “Es un proyecto muy ambicioso. El Dakar, técnicamente, da más libertad que otros, y aquí es donde los ingenieros de Audi van a tener que explotar su capacidad, su imaginación, y el reto así lo va a requerir”, apunta Sainz, quien solo puede anticipar algunas ideas generales de un proyecto todavía en su infancia.

“La idea es tener un motor de combustión que genere la electricidad para dos motores eléctricos, uno en la parte delantera y otro en la parte trasera, y para (recargar) las baterías, lógicamente, y a partir de aquí poder hacer etapas de 500 o 600 kilómetros con la motorización eléctrica. En un coche de serie o en un ambiente menos hostil ya es un desafío, pero que el Dakar lo hace todavía doblemente difícil. Tienes el aspecto técnico, y luego, el del componente de las dificultades para soportar el polvo, el calor, el terreno duro, los saltos…De momento, no tengo ni idea de cómo será el coche. Para empezar, se tendrá que poner en marcha el motor automáticamente para generar esa electricidad... Soy piloto, no soy ingeniero, pero lo que he visto, he escuchado y me explican es que este es un reto muy especial, y que creo que va a requerir cierto tiempo también”, continúa el piloto español “aún no he visto el coche, pero es tremendamente complicado. Si hay alguien que lo puede evolucionar… Yo confío mucho en la capacidad de Audi”.

Sainz también recuerda que el fabricante alemán ha llevado a cabo una ‘joint venture’ con su actual equipo, X Raid, con lo que aprovechará la experiencia previa del equipo que representa hoy a Mini. “Si hay alguien capaz para el proyecto del Dakar tiene que ser una marca como Audi, tan pionera en muchas cosas, con una historia ya en el Mundial de Rallies con el Audi Quattro y la tracción total, y este reto es de esa dimensión. Porque ser los primeros en ganar el Dakar con una motorización eléctrica tiene que ser muy difícil”. Pero no es el único proyecto eléctrico para el español, quien también decidió adentrarse desde 2021 en el Extreme E con su propio equipo. De golpe, Sainz ha entrado en un entorno radicalmente diferente para lo conocido en estas últimas décadas. “Sí, sinceramente es todo nuevo. A nivel de conducción tampoco es tan diferente, pero sí como gestionarlo. Pero es además un campeonato que defiende valores como la igualdad y la inclusividad, además de la sostenibilidad, algo que buscamos todos".

"Si son 3, son 3 y no 2.8"

Kriss Nissen, responsable de la división de deporte de Volkswagen en 2010, reconocía tras la primera victoria del español aquel año que "Carlos está increíblemente orientado hacia los objetivos, y trabaja de una forma increíblemente estructurada. Todo el mundo en el equipo le respeta por su naturaleza y resultados, aunque no es fácil para los mecánicos y los ingenieros ser permanentemente empujados hasta el límite de su rendimiento" ¿Hará lo mismo con Audi? le preguntamos. “Yo creo que no es llevar a la gente al extremo. Es que el Dakar es muy extremo. Para ganar en la competición actual uno debe tener una gran ambición personal, dar el máximo de uno mismo y una vez que uno da el máximo, exigirle a los demás que también den el máximo. Soy perfeccionista, me gusta la atención al detalle, y si tienen que ser 3, son 3 y no 3,2 o 2,8. Creo que no hay que escatimar en el sentido de poner todos los medios económicos, pero a nivel personal, que es lo único que puedo controlar, se tiene que ir al máximo”.

Renault, Ford, Toyota, Subaru, Citröen, Volkswagen, Peugeot, Mini…y ahora Audi ¿Por qué tantos fabricantes han contado con Sainz para competir y poner a punto sus monturas desde que era un veinteañero? “Hombre, yo no soy quien para echarme flores, pero imagino que habré hecho bien los deberes para que cuenten conmigo para desarrollar y lograr los objetivos, pero quizás esto se le deberías preguntar a ellos y quizás lo puedan contestar mejor. Yo quiero pensar que en su estrategia les entra que un piloto de mis características les encaje. Es cierto que he estado con muchos constructores, me faltaba Audi, que es una marca emblemática en el mundo de la competición. Ya estuve en el Grupo Volkswagen y ganamos el Dakar con un motor diésel, que también fue una novedad entonces, y ahora Audi quiere marcar este nuevo hito. Está todo el mundo muy ilusionado, y yo el primero”.

"Me motivan los retos difíciles"

Con 59 años y un singular reto por delante con Audi ¿Está disfrutando Sainz al entrar en estos nuevos territorios, tras haberlo visto todo en lo referente a los vehículos convencionales con motores de combustión? “Pues sí, porque son retos difíciles. Porque en la vida lo que te mueve y te motiva, por lo menos a estas alturas de la mía y en esta etapa como piloto, es hacer algo nuevo, por primera vez, y con una tecnología totalmente diferente”.

Ha ganado el Dakar con los tres grandes fabricantes con los que ha competido en esta prueba, y dos veces ha batido el record de edad como ganador de la prueba. ¿Se imagina batir ese récord de edad por tercera vez, y además con un proyecto tan innovador, incluso revolucionario? “¡Pues hombre, me haría mucha ilusión! Pero creo que antes hay que recorrer un camino, aún no sabemos lo competitivos que vamos a ser el primer año. El coche no está fabricando todavía, vamos a ir contra reloj. El Dakar se basa mucho en los tests, en hacer kilómetros, y está claro que este año vamos a llegar muy justos. Pero es parte del reto, hay que empezar, y este primer año no va a ser fácil, nadie dijo que iba a ser fácil el primer año de Mini, o de Peugeot, como no lo fue, y luego se consiguió ganar. Estamos en el reto en el Extreme E, en el reto eléctrico, que tampoco es fácil este primer año. Las cosas que se inician siempre cuestan más, pero lo que hay que hacer es poner los medios posibles para lograr los resultados lo antes posible”.

Rally Dakar Carlos Sainz Volkswagen Fórmula E
El redactor recomienda