Daley Mathison, el fallecido número 257

La última muerte en la Isla de Man o cuando no era tan peligroso correr allí

Aleix Espargaró es partidario de prohibir la TT Isla de Man después de la muerte de un piloto de 27 años, que supone ya la víctima número 257 de esta competición

Foto: Un piloto de la Isla de Man. (@alpinestars)
Un piloto de la Isla de Man. (@alpinestars)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

"No, tengo mucho respeto a los pilotos que lo hacen, pero a mi no me gusta. Yo voy en moto para divertirme, para disfrutar pilotando, buscar el límite, y para mí la Isla de Man lo veo como ir a jugarte la vida. Una sensación de puedo salir bien o no, y yo voy en moto para disfrutar, no para sufrir y tener árboles y poner en peligro tu vida. No me gusta, pero respeto mucho a los pilotos que lo hacen". Marc Márquez, antes de la ya trágica edición de este año del TT Isla de Man, opinaba así sobre la prueba que este año ya ha vivido su primera muerte, la del piloto británico de 27 años Daley Mathison, el fallecido número 257 de la prueba.

Otro piloto de MotoGP, Aleix Espargaró, se pronunció este lunes tras conocer la noticia del fallecimiento y el número de víctimas que acumulaba la considerada competición de motociclismo más peligrosa del mundo: "Noticia muy triste, DEP! Pero desde el respeto y en mi humilde opinión, me sabe muy mal pero no puedo entender cómo esa carrera no está prohibida!! 257 muertos... Qué tristeza!!".

No es sólo cuestión de ser el mejor

A esta competición no van los pilotos más rápidos del mundo sobre dos ruedas. Si bien todos ellos quieren hacer los mejores tiempos y ganar en sus respectivas categorías, para muchos de ellos, participar en una prueba así es una cuestión de honor y orgullo, además de prestigio. Son conscientes de que se juegan el pellejo, también de que será muy raro que todos los pilotos que allí viajan salgan de la isla por su propio pie. Aún así, asumen un riesgo para el que se preparan durante prácticamente todo un año.

Márquez, con el ejemplo de los árboles, explica por qué le parece un disparate poner su pellejo en peligro, aunque no opina sobre la prohibición de la carrera y sí acentúa el respeto que tiene sobre los que allí participan. Aleix va más allá y sugiere prohibir esta práctica deportiva que cada año se lleva a alguien por delante y que desde 1949 hasta 1976 formaba parte del Mundial de motociclismo.

Recientemente y sabiendo que es en otra escala, con el reciente fallecimiento del piloto de 14 años Marcos Beltrán en una prueba de Supersport 300 del Campeonato de Andalucía, hubo quien opinó de si debían prohibir que participase en una competición alguien de tan corta edad. En ambos casos -competir a los 14 años en motos o participar en la Isla de Man- existe un riesgo, del mismo modo que en cada carrera de MotoGP también. O de Moto2, como quedó demostrado hace unas semanas cuando Alex Márquez se salvó de un accidente dramático... El riesgo '0' no existe y más allá de ser difícil poner un baremo de esto sí o esto no, lo más complicado es prohibir algo que gusta y atrae a tanta afición al motociclismo, aun sabiendo las consecuencias.

En coches, con vehículos acostumbrados a rodar en circuitos, las carreras urbanas están perfectamente señalizadas y la pista está 'escoltada' por muros, neumáticos y vallas para hacerlo lo menos peligroso posible. En rallies sí que existe más libertad en este aspecto, aunque se suelen evitar trazados con objetos tan peligrosos como un muro, elemento que, sin ir más lejos, le produjo su lesión a Robert Kubica.

Al principio no era tan peligroso

Las trágicas muertes son las que han convertido en lo que hoy en día es la TT Isla de Man. Es parte de su historia, ADN y por ello es tan épica, pero... ¿habría que poner algún límite? Los que van allí opinan que el Isla de Man es así, o no lo es, pero no quieren tocarlo. Y marcas como Honda, para quien corre Márquez, sacan pecho de haber iniciado su andadura en el mundo de las carreras allí precisamente, en la Isla de Man hace 60 años.

La primera carrera tuvo lugar el 28 de mayo de 1907 y se trataba de dar 10 vueltas a un circuito de 25,5 kilómetros. El vencedor de esta primera edición fue Charlie Collier que completó el recorrido en 4 horas, 8 minutos y 8 segundos a una velocidad media de 61,5 km/h. Por aquel entonces dicha velocidad no suponía un riesgo tan voraz como la actual: en 2018, Peter Hickman estableció un nuevo récord de vuelta con 217,989 km/h. Antes no era tan peligroso.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios