ACUMULA CUATRO VICTORIAS CONSECUTIVAS

Rossi es el capitán, pero el viento sopla a favor de Marc Márquez en Estados Unidos

El título está en juego, Rossi defiende liderato ante rivales como Lorenzo o Márquez y la primera batalla tiene Indianápolis como escenario, allí donde el viento sopla a favor de Marc y las Honda

Foto: Valentino Rossi liderando la carrera de Assen (Reuters).
Valentino Rossi liderando la carrera de Assen (Reuters).

“El objetivo con el que llegamos este año, por supuesto, es el de seguir confirmando las buenas sensaciones que fuimos alcanzando justo antes del parón y poder volver a luchar por la victoria”. Vuelve Marc Márquez con las pilas bien cargadas. Regresa la acción al Mundial de Motociclismo. Se escuchan de nuevo los motores rugir y los aficionados se frotan las manos porque la categoría reina les dejó con la miel en los labios: Rossi, Márquez y compañía se fueron de vacaciones con la competición en plena ebullición. El actual campeón embestía de nuevo, el italiano -empeñado en sumar su décimo título mundial- resistía en lo más alto de la clasificación y Jorge Lorenzo se hacía a un lado en la pelea dialéctica, pero no en la guerra que se libra en la pista. El título está en juego y la primera batalla tiene Indianápolis como escenario, allí donde el viento sopla a favor de Márquez y Honda. Bienvenidos de nuevo.

Valentino Rossi -líder con 179 puntos- es el rival a batir por sus más inmediatos perseguidores: Jorge Lorenzo (166), Iannone (118) y Márquez (114). El problema es que empieza la defensa del liderato de la categoría reina en el peor escenario posible: el trazado americano de Indianápolis. El circuito llegó por primera vez al calendario del Mundial hace siete años (2008) y el encargado de estrenarlo con victoria fue, quién si no, el piloto italiano. A pesar de iniciar su relación con 'Indy' de la mejor manera posible, desde aquel momento no se ha vuelto a subir a lo más alto del podio. Es más, volvió a pisarlo el año pasado cuando cruzó esa peculiar línea de meta formada por ladrillos en tercera posición. Bien es cierto que Rossi e Indianápolis no hacen buena pareja, pero Valentino tiene una baza a su favor: nunca ha perdido un título siendo líder después de las nueve primeras carreras del Mundial.

 

 

Con semejante dato sobre la mesa, se podría pensar que el viento sopla a favor del piloto de Yamaha. No con Marc Márquez presente en Estados Unidos, país fetiche para el de Cervera que suma cinco victorias en los distintos trazados norteamericanos que ha pisado: tres en Austin, dos en Indianápolis y una en Laguna Seca. Con el piloto de Repsol Honda los números nunca se acaban; lleva cuatro temporadas sumando victorias de manera consecutiva en EEUU: en 2011 y 2012 se subió a lo más alto del podio de Moto2 mientras que en 2013 y 2014 hizo lo propio en la categoría reina del Mundial. Centrándose únicamente en Indianápolis, Marc no sólo tiene en su poder el récord de un circuito en el que se rozan los 350km/h (1:32.831), también guarda “buenos recuerdos. Ya sé lo que es ganar allí y recuerdo con mucho cariño la celebración del año pasado, sobre todo por la sorpresa que tenía preparada Richard Clark, el bandera de dirt track”.

Estados Unidos es 'territorio Márquez' y este es un factor que juega a su favor para intentar remontar los 65 puntos que le separan de Valentino Rossi. No es el único. El actual campeón se despidió de la primera parte del Mundial con inmejorables sensaciones tras haber encontrado el punto medio de su Honda: mezcló el chasis de 2014 con el motor, el basculante y la electrónica de 2015 para resurgir cual ave fénix. Quedan 9 carreras y 225 puntos, tiempo suficiente para que Márquez pueda batir un nuevo récord: la mayor remontada de la historia. Sólo existe un precedente que no tuvo final feliz y estuvo protagoniza por un Rossi que tras recortar 51 puntos a Nicky Hayden; el problema es que Valentino falló en el momento más inoportuno -una caída en Valencia- y tras rozar la remontada, ésta se le escapó como arena entre los dedos. Por si todo esto no fuera suficiente Honda podría sumar su sexta victoria desde 2010 (Pedrosa, Stoner, Pedrosa y Márquez las dos últimas temporadas) y convertirse en el primer constructor que firme 700 victorias.

Valentino no ha montado un circo, pero sí le han crecido los enanos. Al emergente frente de Marc, debe añadir el que tiene en su propio box: Jorge Lorenzo. El mallorquín ha obrado de forma inteligente y se ha hecho a un lado en la particular guerra que mantiene su compañero de equipo y Márquez -la misma que llegó a comparar con Sálvame- para centrarse en su trabajo en la pista y, sobre todo, en recortar terreno a Rossi. De momento, llega a Indianápolis a una distancia de trece puntos después de haber hilado cuatro victorias consecutivas. Sabe Lorenzo que el trazado americano no es el ideal para recuperar la senda del triunfo (fue tercero y cuarto en Holanda y Alemania respectivamente), pero no es imposible: él es el último piloto que ganó en 'Indy' sin ir sobre una Honda y en las tres últimas temporadas se ha subido al podio. 

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios