Es noticia
Menú
Rossi y Márquez se van de vacaciones en el peor momento posible para el Mundial
  1. Deportes
  2. Motociclismo
EN PLENO RENACER DEL CAMPEÓN

Rossi y Márquez se van de vacaciones en el peor momento posible para el Mundial

La emoción y la tensión están de vuelta, sobre todo en MotoGP donde las ansiadas vacaciones llegan en el peor momento: en medio del resurgir de un Márquez que protagoniza una guerra fría con Rossi

Foto: Marc Márquez liderando la carrera en Alemania (Reuters).
Marc Márquez liderando la carrera en Alemania (Reuters).

Apaguen los motores, aparquen sus motos y olvídense del Mundial hasta el próximo 9 de agosto. Terminada la primera parte de la representación, los pilotos de las tres categorías se van de vacaciones después de haber recorrido un total de nueve circuitos: desde Qatar hasta Alemania. A diferencia de la temporada pasada, el dominio español ha desaparecido dando paso a la variedad en los lideratos de Moto3, Moto2 y MotoGP: Kent, Zarco y Rossi. La emoción está de vuelta y también la tensión, sobre todo en la categoría reina donde las ansiadas vacaciones llegan en el peor momento posible: en medio del resurgir de un Márquez que protagoniza una auténtica guerra fría con Valentino Rossi.

El merecido descanso de tres semanas llega en el peor momento para Marc Márquez. El actual campeón del mundo ha conseguido remontar el vuelo dos carreras antes de colgar el cartel de “cerrado por vacaciones”. Tras la cita de Montmeló, el trazado catalán acogió unos entrenamientos en los que la lluvia no dejó desarrollar todo el trabajo que Honda tenía programado. A pesar de ello, fueron suficientes para empezar a ver la luz al final del oscuro túnel por el que la marca del ala dorada y el piloto catalán han vagado desde el pasado mes de marzo. La confirmación de esos brotes verdes llegó en la siguiente carrera -Assen-. Márquez había recuperado el chasis de 2014 para su Honda de 2015. Su regreso al pasado fue todo un éxito: en el último sábado de Holanda regresó al podio -fue segundo- y en Alemania recuperó aquella sensación que tanto necesitaba: ganar.

El asueto estival corta en seco el despegue del piloto de Repsol Honda que tendrá que esperar hasta la carrera de Indianápolis para demostrar que su renacer no es flor de un día y comprobar el efecto de las vacaciones. Las mismas que muchos ven como el perfecto jarro de agua fría para la tensión que flota en el paddock: Rossi, el líder, y Márquez, el encargado de defender el título, están de tiros largos. Lejos quedan las bromas, los gestos de complicidad en el 'parc fermé', los halagos mutuos o las visitas del catalán al motoranch del italiano. Todo esto ha dejado paso a sibilinos dardos envenenados que uno y otro se lanzan de manera cordial. El primer roce -literal- lo tuvieron en Argentina y con el segundo -en Assen- todo saltó por los aires.

En Termas del Río Hondo no cruzaron palabra alguna, éstas llegaron en Holanda… y han seguido hasta Alemania. En esta batalla dialéctica no sólo están implicados Márquez y Rossi, también ha dado su opinión Livio Suppo, el número dos de Honda, en la revista Motosprint: “Me cuesta pensar que Valentino no lo preparó. Digamos que había considerado cuidadosamente esa posibilidad. Fue un campeón del engaño”. Sin embargo, Dani Pedrosa, compañero de box de Márquez, tiene una versión diferente: “El problema, creo, es desde Dirección de Carrera por dejar que eso pase. Como no están bien definidas ambas situaciones, se permite que ocurran esos finales de carrera. Lo único malo es que todo el mundo se va a saltar la curva porque sabes que si lo haces y llegas delante, ganas. Es mejor que la hagan recta”.

Marc siguió una línea parecida: “Lo que saco es que se puede hacer. A lo largo de su carrera Rossi ha ido marcando e innovando; lo hizo en Laguna Seca y yo lo repetí. Era y es mi ídolo. Tengo 22 años, él lleva 20 en el Mundial y sigo aprendiendo muchas cosas, como la de Holanda”. Un aprendizaje que Rossi no sabe cómo tomárselo: “No sé si tomármelo como un halago o si me está tomando el pelo. Se lo tendré que preguntar”. Sea como sea, la rivalidad sigue siendo sana puesto que no ha sobrepasado los límites y ha dado vida a un Mundial que, hasta este año, sólo tenía un nombre y un apellido: Marc Márquez. Él y el resto de la parrilla se van de vacaciones en el momento en el que más 'vidilla' hay en el paddock, algo que beneficia enormemente a Rossi puesto que el italiano sabe manejar como nadie los entresijos de lo que sucede fuera de la pista.Sólo queda por ver cómo se desarrolla la segunda parte del Mundial. A partir del 9 de agosto, en los mejores circuitos.

Apaguen los motores, aparquen sus motos y olvídense del Mundial hasta el próximo 9 de agosto. Terminada la primera parte de la representación, los pilotos de las tres categorías se van de vacaciones después de haber recorrido un total de nueve circuitos: desde Qatar hasta Alemania. A diferencia de la temporada pasada, el dominio español ha desaparecido dando paso a la variedad en los lideratos de Moto3, Moto2 y MotoGP: Kent, Zarco y Rossi. La emoción está de vuelta y también la tensión, sobre todo en la categoría reina donde las ansiadas vacaciones llegan en el peor momento posible: en medio del resurgir de un Márquez que protagoniza una auténtica guerra fría con Valentino Rossi.

Marc Márquez Valentino Rossi
El redactor recomienda