Alberto Ginés da la sorpresa: suma oro para España en el debut de la escalada olímpica
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
juegos olímpicos de tokio 2020

Alberto Ginés da la sorpresa: suma oro para España en el debut de la escalada olímpica

La tercera prueba, la de dificultad, es la 'fetiche' del de Cáceres. Dura un máximo de seis minutos y deben ir sumando presas según ascienden por la pared: Alberto Ginés consiguió 38+

placeholder Foto: Alberto Ginés consigue la medalla de oro en Tokio. (Reuters)
Alberto Ginés consigue la medalla de oro en Tokio. (Reuters)

¡Lo ha conseguido! El joven Alberto Ginés, con solo 18 años, ha hecho historia en el debut de la escalada como deporte olímpico y ha colgado una nueva presea al medallero español, al conseguir el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio. El español se hizo con la presea dorada incluso antes de finalizar la prueba, al conseguir matemáticamente los puntos necesarios (28) para colocarse primero en la clasificación general, convirtiéndose así en el primer campeón olímpico de escalada de la historia. Solo el austriaco Jakob Schubert fue capaz de llegar a la cima de la tercera prueba, haciéndose con la medalla de bronce, mientras que el estadounidense Nathaniel Coleman se ha quedado con la plata.

Tras coronarse en velocidad, la primera de las tres pruebas de la final de escalada, primero entonces en la clasificación, tuvo que hacer frente a una de las fases más complicadas para el extremeño, las de los bloques, en la que no sumó más que tres zonas y ningún 'top'. Sin embargo, haber quedado séptimo en la segunda prueba no le dejó fuera de la competición: partiendo de cuarto en la general, el de Cáceres llegó rozando el podio a la tercera prueba, la de dificultad, en la que es especialista, y con tres contrincantes por delante que ya habían pasado la prueba de su especialidad.

Alberto Ginés sorprende a todos en Tokio. (Atlas)

En esta última prueba, que consiste en ascender lo más alto posible en una pared de más de 15 metros de altura en un plazo máximo de seis minutos, el español logró una puntuación de 38+ —llegó a la presa número 38, pero sin haber controlado esta—. Solo el austriaco consiguió coronar la cima de la pared, logrando la máxima puntuación en la manga final, lo que le valió para desbancar a Adam Ondra del primer puesto en la dificultad y para entrar en el podio, por detrás de Ginés y Coleman. La carrera deportiva de Ginés despega en este momento, como primer campeón olímpico de escalada de la historia, con la dotación económica que ello conlleva, y con la mirada puesta en París, donde las competiciones de escalada ya no serán combinadas, sino por modalidades.

Ginés ha llegado a Tokio como el primer escalador olímpico del equipo español: es uno de los deportes que ha entrado para esta edición de los Juegos Olímpicos y que antes no se había competido a este nivel. Llegó gracias a hacerse con una de las 12 plazas que se adjudicaron en la clasificación de combinadas, justo antes de que estallara la pandemia a nivel global. Por ahora, la escalada sí ha sido confirmada para los próximos Juegos Olímpicos, los de París 2024, y si todo va bien se mantendrá para los siguientes, que viajarán al continente americano para tener lugar en Los Angeles en 2028.

Él y el estadounidense Colin Duffy, de 17 años, son los más jóvenes de la categoría, aunque a Ginés le sobra experiencia: comenzó a escalar con solo tres años, la primera vez que su padre le llevó a un rocódromo, y con 12 ya había hecho dos 8b. Hace dos años, con apenas 16, ya se hizo con la medalla de plata en el Campeonato Europeo de Escalada, en la prueba de dificultad —su especialidad—, a pesar de lo que conlleva entrenarla. "Para entrenar con Alberto lo tenemos especialmente complicado, ya que debemos desplazarnos a 'buscar cuerda' y muchos de esos rocódromos están fuera de España, sobre todo en Italia y Austria", explicaba a El Confidencial su entrenador, David Macià.

Antes de viajar a Tokio, pero después de conseguir su plaza para estos Juegos Olímpicos, Alberto Ginés se trasladó al centro de alto de rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), donde tuvo que entrenar duro para suplir algunas carencias que tenía, sobre todo en cuanto a "amplitud de movimientos". "Nos pusimos a trabajar para hacerle ganar mayores rangos de flexibilidad, especialmente en la cadera", señalaba Óscar Escalante, coordinador del equipo que trabaja con Ginés en el centro, a este diario. Fue allí donde se diseñaron una serie de ejercicios específicos para el escalador, centrados en isquiotibiales y aductores.

La dificultad crece si se tiene en cuenta que el formato de las combinadas en los Juegos obligan a ser un escalador muy completo en tres disciplinas muy distintas. "Al principio era incluso un poco confuso, y tuvimos que aprender una disciplina nueva", señalaba recientemente el propio Ginés en una entrevista con la revista 'Oxígeno'. Es el caso, por ejemplo, de la velocidad en España. "El hecho de no tener una pared de velocidad en toda Cataluña lo complicó aún más", añadía. A lo largo de 2021, Alberto Ginés ha tenido que participar en 11 concentraciones en Pamplona, lo que le obligaba a hacer 900 kilómetros en coche para cada una. "A pesar de ello, creo que hemos podido hacer un muy buen trabajo preparando la combinada".

Juegos Olímpicos Escalada
El redactor recomienda