gana tras más de una década de 'sequía'

El regalo de Tiger Woods con la mayor equivocación de toda su vida

Tiger Woods... ¿ha vuelto o será una aparición fugaz? Por lo pronto, el norteamericano de 43 años ha sumado su decimoquinto grande y ha logrado lo que él mismo se negaba a creer hace poco

Foto: Tiger Woods recibiendo su quinta chaqueta verde.
Tiger Woods recibiendo su quinta chaqueta verde.

"Estoy acabado para el golf", aseguró hace dos años a sus íntimos. Error. Tiger Woods ha regresado (¿para quedarse?). A sus 43 años, el flamante vencedor del Masters de Augusta ha firmado su decimoquinto grande y se ha puesto por quinta vez en su carrera la chaqueta verde. Uno de los mejores jugadores de golf de toda la historia -que parecía haber nacido para romper todos los récords- llevaba sin saborear una sensación similar desde que su globo se pinchara inexplicablemente en 2008... hasta este 14 de abril de 2019.

Cuando hace dos años pronunció aquella sentencia a los suyos -la de "estar acabado"-, sufría un dolor en la espalda que le impedía atisbar posibilidad alguna de regresar a ser la leyenda que fue, e incluso reflejó que nunca más volvería a ser competitivo. El dolor duante aproximadamente tres años -de 2014 a 2017- le hizo apoderarse de su cabeza y ha sido un factor que ha marcado su carrera, como también algunas acciones fuera del campo por las que ha sido noticia en esta última década, como los escándalos por infidelidades, un accidente o su detención en 2017 por circular en mal estado (el análisis reveló que había ingerido cinco medicamentos diferentes -entre ellos calmantes y somníferos-). Ese mismo año fue condenado a un año de libertad condicional y 50 horas de servicios a la comunidad por conducción temeraria.

En ese 2017, Tiger Woods tocó fondo. Tanto que decidió ingresar en un centro de desintoxicación por los calmantes y ansiolíticos que consumía para aplacar sus dolores de espalda y porque se habían convertido en un refugio para sentirse bien psicológicamente. Desde entonces, su recuperación ha sido tan rápida como lógica: el talento seguía ahí, 'sólo' hacía falta poner en orden aspectos que rodeaban a esa capacidad innata para golpear la bola con un palo.

Los 11 años difíciles de Tiger Woods

Junio 2008: Gana el US Open. Días después se opera del ligamento cruzado de la rodilla izquierda y está ocho meses de baja.

Febrero 2009: reaparece en el Mundial match play y pierde en segunda ronda.

Noviembre de 2009: Tras un accidente de coche salen a la luz sus relaciones extramatrimoniales que desembocan en el divorcio de Ellen Nordegreen y en la pérdida de numerosos patrocinadores. Woods se retira hasta el Masters 2010.

31 de octubre de 2010: Pierde el número 1 mundial tras 281 semanas.

19 julio 2011: Deja a Steve Williams, su caddie de los últimos doce años.

Septiembre de 2011: Fuera del Top 50 mundial.

Diciembre 2011: Gana el Chevron World Challenge.

Marzo de 2012: Gana el Arnold Palmer Invitational.

Marzo de 2013: Regresa al número 1 mundial.

Agosto de 2013: Gana el Bridgestone Invitational.

Abril de 2014: Se opera de la espalda y se pierde su primer Masters desde 1996.

Septiembre de 2015: Se opera nuevamente de la espalda y anuncia que no jugará hasta 2016.

Octubre de 2015: Se opera una vez más y anuncia un parón indefinido.

Diciembre de 2016: Vuelve a competir.

Febrero de 2017: Se retira del Omega Dubai Desert Classic por sus dolores de espalda.

Abril de 2017: Quirófano por su espalda (y por cuarta vez).

Mayo de 2017: Detenido tras aparecer dormido al volante bajo los efectos de fármacos.

Junio de 2017: Rehabilitación de Woods.

Septiembre de 2017: Woods reconoce que quizás no vuelva a jugar más.

Noviembre de 2017: Ocupa el puesto1.199 del mundo.

Diciembre de 2017: Regresa.

Abril de 2018: Juega el Masters y entra en el Top 100 del mundo.

Junio de 2018: Gana el Tour Championship y es su primera victoria desde 2013.

Julio de 2018: Confirmación de que el Tigre sigue rugiendo en el British Open (termina sexto).

Seguramente la de este domingo haya sido una de sus victorias más especiales en Augusta. Si la de 1997 fue histórica por cómo la logró -significó su irrupción y se lo llevó con la máxima diferencia con respecto al segundo clasificado-, la de este 2019 puede que sea la que más saboree. El abrazo nada más ganar con su madre y con su hijo tienen un significado más allá de un triunfo.

Un Tiger Woods diferente

Haciendo un repaso de sus 11 años más que complicados (ordenado por fechas en el despiece informativo anterior), resulta comprensible que el Tiger Woods de ahora valore detalles que antes obviaba. Si el Tiger de hace más de una década se caracterizaba por dibujar una silueta de alguien serio, lejano y con poco trato hacia su público, el de ahora es opuesto. Las dificultades y los años le han acercado a los fans, le han dibujado una sonrisa más grande y un carácter más humilde.

Con este Tiger más relajado y afable se topó hace dos años la que continúa siendo su actual pareja, Erica Herman (de 34 años), que parece haber sido pieza clave en esta recuperación de uno de los atletas icónicos de la historia del deporte. Con más estiramientos y menos ejercicios con pesas, Woods ha sabido mantener su figura -en torno a 80 kilos- y dejar que su cabeza recuperase la confianza en sus golpes.

Quizás alguien pueda pensar que 11 años sin el mejor jugador a su mejor nivel han sido muchos, pero la realidad es que esta victoria en Georgia es un regalo porque ni él daba un dólar por sí mismo. Afortunadamente, su "estoy acabado para el golf" ha sido la mayor equivocación de su vida.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios