Lo nunca visto: seis golfistas jugando a la vez un hoyo para evitar el madrugón
  1. Deportes
  2. Golf
en el torneo de abu dabi

Lo nunca visto: seis golfistas jugando a la vez un hoyo para evitar el madrugón

Seis golfistas, entre ellos el español Pablo Larrazábal y el número uno del mundo, Jordan Spieth jugaron a la vez el hoyo 9 para acabar la tercera ronda ronda del Abu Dhabi HSBC Golf Championship

placeholder Foto: Jordan Spieth ha sido uno de los protagonistas de la curiosa situación (Ali Haider/Efe)
Jordan Spieth ha sido uno de los protagonistas de la curiosa situación (Ali Haider/Efe)

Ni los más viejos del lugar recuerdan una escena similar. Y cuando hablamos del lugar, evidentemente no nos referimos a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), que prácticamente es un bebé golfísticamente hablando, sino al European Tour. Nos situamos.

Tercera ronda del Abu Dhabi HSBC Golf Championship. La niebla ha provocado varios retrasos durante la semana y la jornada se está disputando a mata caballo. El sol empieza a ponerse sobre el fabuloso recorrido cuando se produce una insólita imagen que protagonizan, entre otros, Jordan Spieth y Pablo Larrazábal.

Ambos, junto con Soren Kjeldsen, han salido en el segundo partido del día y son de los pocos que tienen opciones de completar sus 18 hoyos y evitarse así el madrugón de tener que volver el domingo a las siete y media de la mañana para jugar apenas un hoyo y esperar después más de dos horas a que empiece la cuarta vuelta. Pero claro, para eso, el ritmo de juego tiene que ser rápido, algo realmente difícil cuando el campo está lleno de partidos que han salido por los dos tees para intentar acabar el torneo en hora el domingo.

Cuando el partido de Spieth y Larrazábal llega al tee del hoyo 6, el sol se empieza a poner ya sobre Abu Dabi y las dudas de que puedan acabar a tiempo son más que razonables. Aun así lo intentan; preguntan a los árbitros y reciben la respuesta que ya sabían: “Si conseguís pegar a la bola en el tee del hoyo 9 antes de que suene la sirena, podéis acabar el hoyo”. Aquí es cuando se produce la conjura.

Pablo Larrazábal explica lo sucedido.

Larrazábal y Spieth aprovechan un parón en el tee del hoyo 8 para comentar la situación con el partido de delante, formado por Matt Ford, Eddie Pepperell y Kiradech Aphibarnrat. Ellos también están apretando el paso para acabar, pero los de delante, ni más ni menos que el partido estelar (McIlroy, DeChambeau y Sullivan) los están frenando. El número uno del mundo y el español le piden al grupo de delante permiso para pegar desde el tee del hoyo 9 aunque ellos no hayan dado aún su segundo golpe, una cortesía para que puedan acabar el hoyo y la vuelta. Por supuesto, reciben el visto bueno.

El problema es que el partido estelar sufre un parón muy serio, precisamente en el hoyo 9. Sullivan pierde su bola y tiene que volver al tee para pegar la siguiente. Así, cuando el partido de Spieth, Larrazábal y Kjeldsen llega al tee del 9 se encuentran a Sullivan pegando su segunda bola y al partido de delante esperando su turno, mientras el sol empieza a ocultarse definitivamente y la amenaza de la bocina de suspensión es cada vez más latente.

Sullivan pega y se va y los otros seis llegan a un acuerdo rápido. Vamos a salir todos para acabar como sea. Tanta velocidad le ponen a la empresa, que uno de los ingleses sale con hierro para ir más rápido y no meterse en líos con el drive. Primero le pegan los tres jugadores del partido de delante de Spieth y Larrazábal y acto seguido, prácticamente sin que dé tiempo a que el otro jugador se hubiera quitado de la bola, golpea Spieth y al segundo suena la bocina. Muchas risas y misión cumplida. Al haber pegado uno de los jugadores del grupo desde el tee, el resto tiene la potestad de acabar el hoyo si quiere.

No obstante, la imagen insólita ha sido que los seis golfistas han jugado juntos el hoyo de tee a a green. Lo más normal ahí habría sido que Pepperell, Ford y Aphibarnrat hubieran acabado primero y después Larrazábal, Spieth y Kjeldsen. Sin embargo, entre Pepperell y Larrazábal, que han llevado la voz cantante, han decidido jugarlo juntos. Ha sido realmente curioso ver a seis jugadores distintos en un green en penumbra leyendo sus caídas para acabar la vuelta.

La situación ha sido similar a una que ocurrió hace menos de un par de años, aunque aquella tuvo más trascendencia porque estaba en juego un 'major'. Rory McIlroy, que venía en el último partido del PGA Championship 2014 en Valhalla, le pidió paso a Phil Mickelson, que iba por delante con Rickie Fowler y aún con opciones de ganar, para ir pegando desde el tee y el segundo tiro antes de que ellos hubieran terminado. La diferencia es que allí se juntaron cuatro jugadores mientras que en Abu Dabi han sido seis. Cosas veredes.

Más noticias de Tengolf:

- VÍDEO | El peculiar swing de Bryson DeChambeau, palmo a palmo (slow motion)

- Valderrama ultima su regreso al European Tour con un torneo cinco estrellas en 2017

Pablo Larrazábal Jordan Spieth
El redactor recomienda