Es noticia
Menú
2x1 en el Real Zaragoza: comprar el club implica asumir una deuda de 150 millones
  1. Deportes
  2. Fútbol
AGAPITO IGLESIAS QUIERE DESHACERSE DEL EQUIPO

2x1 en el Real Zaragoza: comprar el club implica asumir una deuda de 150 millones

Agapito busca la forma de salir de La Romareda. El problema no es el precio de sus acciones sino la deuda que debe asumir el comprador: 150 millones

Foto: Agapito Iglesias durante una Asamblea General del Real Zaragoza (Efe).
Agapito Iglesias durante una Asamblea General del Real Zaragoza (Efe).

Gradas vacías. Una afición desencantada. Inestabilidad institucional. Jugadores que son invitados a abandonar el club a través de la página web del club. Y un equipo que vaga por Segunda sin saber a qué juega. Primera se antoja como algo lejano para un Real Zaragoza que parece vivir sus últimos capítulos bajo el mando de Agapito Iglesias, tal y como ha informado Heraldo de Aragón. Nadie da nada por hecho y el zaragocismo no creerá hasta que no lo vea, pero lo cierto es que al empresario soriano le han entrado las prisas y busca la forma más rápida de salir de La Romareda. El problema no es el precio marcado sino la deuda que debe asumir el comprador y que asciende a 150 millones.

Ocho años después de su llegada, todo apunta a que esta será la última temporada del dueño del Real Zaragoza en el sillón presidencial de La Romareda, un estadio que ha sido testigo de la triste decadencia de un equipo que, no hace mucho, era capaz de meter el miedo en el cuerpo de los grandes. Tal y como informó en su día Heraldo de Aragón, Agapito Iglesias se ha marcado el final de la competición en Segunda (junio) como plazo para salir del Real Zaragoza.

El soriano fue la cabeza visible elegida por el Gobierno de Marcelino Iglesias para controlar al club aragonés. Con el paso del tiempo, el objetivo se difuminó, la hoja de ruta perdió el Norte y el dueño del Real Zaragoza se quedó solo. Ahora, acuciado por una delicada situación personal y judicial en la que presuntamente estaría relacionado con la trama de corrupción que se tejió en la Plataforma Logística de la capital aragonesa (Plaza) para desviar decenas de millones de euros, no ve la hora de deshacerse de un equipo al que abandonó hace tiempo: ni aparece por el palco de La Romareda ni cuenta con el apoyo de una afición que le señala como el culpable del período más negro de la historia del Real Zaragoza.

placeholder

A pesar de que el tiempo juega en su contra, Agapito Iglesias tiene como objetivo lograr un buen precio por la venta de su paquete de acciones y que éste vaya a parar a alguien de confianza que dé al club la estabilidad que perdió allá por 2006. El actual dueño del Real Zaragoza ha puesto una serie de requisitos, pero no son éstos los que componen el principal escollo de la venta sino la deuda de 150 millones que arrastra el club aragonés. Además de asumirla, el nuevo dueño tendría que sumar el porcentaje que Iglesias estima que ganará con el equipo en Primera, el pago que, a finales de junio, deberá efectuar a los jugadores, el resto de gastos del equipo y la inversión inicial para paliar la falta de ingresos.

Con las cartas sobre la mesa, los aspirantes a sentarse en el sillón presidencial de La Romareda fueron apareciendo. García Pitarch llegó avalado por la Liga, Javier Laínez, exdirectivo zaragocista, surgió de la mano de un supuesto empresario mexicano y, al parecer, también se han recibido ofertas de empresarios que ven en equipos como el Real Zaragoza la oportunidad de lucrarse con el mundo del fútbol. Todos ellos han recibido la negativa de Agapito Iglesias. Hasta el momento. Los días pasan y el actual dueño ya tiene hechas las maletas. Sólo le falta el billete para salir de La Romareda. El problema es que éste viene con una sorpresa en forma de deuda de 150 millones.

Gradas vacías. Una afición desencantada. Inestabilidad institucional. Jugadores que son invitados a abandonar el club a través de la página web del club. Y un equipo que vaga por Segunda sin saber a qué juega. Primera se antoja como algo lejano para un Real Zaragoza que parece vivir sus últimos capítulos bajo el mando de Agapito Iglesias, tal y como ha informado Heraldo de Aragón. Nadie da nada por hecho y el zaragocismo no creerá hasta que no lo vea, pero lo cierto es que al empresario soriano le han entrado las prisas y busca la forma más rápida de salir de La Romareda. El problema no es el precio marcado sino la deuda que debe asumir el comprador y que asciende a 150 millones.

Real Zaragoza
El redactor recomienda