Es noticia
Menú
La sociedad Benzema-Mbappé tumba a una gran España en la Nations League (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Victoria polémica

La sociedad Benzema-Mbappé tumba a una gran España en la Nations League (1-2)

El árbitro del encuentro, Anthony Taylor, no vio un penalti claro de Jules Koundé en la primera parte ni fuera de juego en el gol de Mbappé. Oyarzabal hizo el tanto español

Foto: Kylian Mbappé y Karim Benzema celebran el 1-2 definitivo. (Reuters)
Kylian Mbappé y Karim Benzema celebran el 1-2 definitivo. (Reuters)

Envuelta en polémica y con una España superior a Francia durante largos tramos del encuentro, la Nations League se marchó para el país galo. Así lo quiso el árbitro del encuentro, Anthony Taylor, que no quiso ver ni el penalti de Jules Koundé por mano en la primera parte y aplicó una nueva norma absurda en el fuera de juego de Kylian Mbappé en el 1-2 definitivo. La selección de Didier Deschamps sobrevivió cuando Mikel Oyarzabal castigó el error de Dayot Upamecano, reaccionó al tanto español a través de la imponente sociedad conformada por Kylian Mbappé y Karim Benzema y se llevó el gato al agua en una segunda parte de infarto donde el encuentro se partió y el ritmo de ocasiones enloqueció. La España de Luis Enrique se va con la cabeza muy alta de un torneo donde ganó a la campeona de Europa, Italia, y puso contra las cuerdas a la campeona del mundo.

placeholder Kylian Mbappé anota el 1-2 final. (Reuters)
Kylian Mbappé anota el 1-2 final. (Reuters)

Con las precauciones propias de una final, España y Francia empezaron midiéndose con cautela. Sin arriesgar demasiado, tocando con prudencia, combinando con pases de seguridad y orientando la salida de balón por los costados. España, blindada con un doble pivote formado por Sergio Busquets y Rodrigo Hernández, entró al partido con intensidad y concentración. Sin dudar de su salida de balón, Luis Enrique dijo a los suyos que fueran valientes y no se desnaturalizaran. Por eso Eric García y Aymeric Laporte concatenaban pases y sacaban la pelota limpia desde atrás. Con el defensor del Barça sobre Kylian Mbappé, el francés no entró en juego. España vigilaba muy cerca los contragolpes franceses y los galos sentían el aliento de los defensores en su cogote.

Sí lo hizo Karim Benzema para protagonizar la primera ocasión del encuentro en un desmarque al espacio del delantero del Real Madrid que terminó abortando César Azpilicueta en una pérdida en salida de balón. Su pase de la muerte después de driblar a Unai Simón no conectó con ninguno de sus compañeros y España respiró. La personalidad del jugador del Chelsea subía el listón en defensa. Entonces, el plan de Luis Enrique puso a Francia en su sitio. Con Ferran Torres y Pablo Sarabia bien abiertos y fijando a Theo Hernández y Pavard, los laterales españoles (Azpilicueta y Marcos Alonso) progresaban hasta llegar a campo rival.

Ferran Torres fue el mejor atacante

Ahí Ferran Torres ganó peso y profundidad. El extremo del Manchester City, más delantero que jugador de banda en la semifinal ante Italia, encaró a Theo Hernández en situaciones de uno contra uno y sembró de dudas la cabeza de Deschamps. Tanto que tuvo que cambiar a Mbappé de banda ante sus nulas ayudas defensivas y colocó a Benzema en la izquierda. A cambio España se quedó sin una referencia dentro del área.y con la sensación de que faltaba colmillo y mala baba para traducir las llegadas en peligro real.

placeholder Ferran Torres fue un quebradero de cabeza. (Reuters)
Ferran Torres fue un quebradero de cabeza. (Reuters)

En el minuto 30, una posible mano de Jules Koundé en el área de Francia pudo cambiar el destino del partido, pero el árbitro desestimó señalar pena máxima. Poco más pasó hasta llegar al descanso. Una falta del notable Marcos Alonso que pasó susurrando la madera y la lesión de un dubitativo Varane que fue sustituido por Upamecano. A la vuelta de vestuarios, ambos equipos dejaron de estar encorsetados y el partido se rompió. Primero Sarabia no pudo encontrar ni a Oyarzabal ni a Ferran dentro del área tras una recuperación arriba que se fue al limbo. Mbappé, después de no dar señales en toda la primera parte, apareció al espacio y forzó la intervención de Marcos Alonso.

Luis Enrique, necesitado de dinamita arriba, retiró a Sarabia por Yéremi Pino. El canario se colocó a la izquierda, Oyarzabal siguió en punta y Ferran Torres, por banda derecha. La campeona del mundo, por primera vez en el partido, daría muestras de su formidable potencial ofensivo. Al contragolpe, Mbappé y Benzema combinaron en banda izquierda, Karim centró y Theo Hernández, que entraba como una exhalación por dentro, estrelló la pelota en el travesaño. Del 0-1 francés se pasaría al 1-0 español. Busquets oteó el horizonte, detectó la carrera de Oyarzabal al espacio, el vasco dejó a Upamecano con el molde y fusiló a Lloris sin piedad al segundo palo. España se adelantaría, pero no podría saborear la alegría.

placeholder Mbappé y Benzema celebran el 1-2. (Reuters)
Mbappé y Benzema celebran el 1-2. (Reuters)

Francia salió escopeteada al contragolpe, Mbappé llevó el balón hacia Benzema y el '9' blanco acarició la pelota hasta colocarla en la escuadra de Unai Simón. Luis Enrique quiso volver a guardar la ropa y eligió a Koke para tenderla. El centrocampista colchonero entró por el bisoño Gavi, pero antes de que el cambio surtiera efecto, Mbappé voló por los aires el movimiento del seleccionador español. Otra vez con espacio para correr a la espalda de la defensa en una posición adelantada y con Eric García tocando el balón (algo que le habilitaba según la norma), Mbappé sorteó la salida de Unai Simón y remontó el encuentro.

España intentaría poner las tablas de nuevo con la entrada de Fornals y Merino por Rodri y Ferran Torres. Y a punto estuvo cuando Mikel Oyarzabal engatilló una volea demasiado centrada y que Lloris despejó. Con el cronómetro en contra y Unai Simón subiendo a rematar el último saque de esquina del partido, la pelota cayó en los pies de Yérimi Pino, pero su remate se topó con el acierto de Lloris de nuevo y el marcador ya no se movería. España se va triste por la derrota, pero el rendimiento ofrecido en esta Nations League es para estar muy orgulloso de un equipo que supo igualar el talento individual con un trabajo colectivo y un plan táctico fantástico.

Envuelta en polémica y con una España superior a Francia durante largos tramos del encuentro, la Nations League se marchó para el país galo. Así lo quiso el árbitro del encuentro, Anthony Taylor, que no quiso ver ni el penalti de Jules Koundé por mano en la primera parte y aplicó una nueva norma absurda en el fuera de juego de Kylian Mbappé en el 1-2 definitivo. La selección de Didier Deschamps sobrevivió cuando Mikel Oyarzabal castigó el error de Dayot Upamecano, reaccionó al tanto español a través de la imponente sociedad conformada por Kylian Mbappé y Karim Benzema y se llevó el gato al agua en una segunda parte de infarto donde el encuentro se partió y el ritmo de ocasiones enloqueció. La España de Luis Enrique se va con la cabeza muy alta de un torneo donde ganó a la campeona de Europa, Italia, y puso contra las cuerdas a la campeona del mundo.