Kolinda Grabar-Kitarović, gran protagonista

La presidenta de Croacia, la 'aficionada' que se descuenta sueldo por animar a su país

Durante el Mundial, una mujer celebró animadamente los goles de su equipo en la grada y, de la nche a la mañana, apareció en el palco de autoridades: era la presidenta de Croacia

Foto: La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarović.
La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarović.

Croacia está a un paso de entrar en la historia del fútbol. Pese a ser un país con poco menos de 27 años de vida, el combinado balcánico está a noventa minutos de convertirse en campeón del Mundial por primera vez en su historia aunque, para ello, deberá derrotar a la todopoderosa Francia. Y es que, pese a contar con poco más de cuatro millones de habitantes, no le han faltado apoyos en las gradas de Rusia: el primero y más especial, el de Kolinda Grabar-Kitarović.

Durante los partidos de la fase de grupos, las cámaras encargadas de la retransmisión enfocaban de manera habitual a las gradas con aficionados croatas, expecialmente a una mujer que siempre vestía con la camiseta de Croacia y que no dejaba de animar durante el partido. Pero fue en los octavos de final contra Dinamarca cuando se destapó quién era realmente: esa mujer que se encontraba entre un nutrido grupo de compatriotas era, ni más ni menos, que la presidenta de Croacia.

Celebrando los goles con pasión, dando saltos, abrazándose al resto de aficionados y ataviada con la camiseta de la selección croata, Grabar-Kitarović pronto se convirtió en uno de los personajes más conocidos del Mundial por la pasión mostrada con su equipo en las gradas. Tanto, que hasta las propias autoridades del mundo del fútbol se extrañaron de que no se sentara en el palco, algo a lo que el propio Gianni Infantino la invitó de cara a los cuartos ante Rusia.

El presidente de la FIFA incluso le permitió vestir los colores de la camiseta croata en la zona de las autoridades, lugar donde sus imágenes ya dieron la vuelta a medio mundo después de celebrar los goles de Kramaric y Vida durante los 120 minutos de partido ante la anfitriona y, especialmente, la clasificación en la tanda de penaltis. Posteriormente, no dudó en bajar al vestuario, saltándose el protocolo, para abrazarse uno a uno con todos los jugadores de la plantilla croata.

Pero estos gestos de alegría de Kolinda Grabar-Kitarović en el Mundial no son los que más han impactado a la afición. Hasta el momento, ha acudido a todos los partidos del campeonato salvo a la semifinal ante Inglaterra, por estar en la cumbre de la OTAN en Bruselas y, la presidenta croata, ha pagado los billetes en clase turista de sus vuelos para ver los partidos de su propio bolsillo, ha costeado sus entradas a los diferentes estadios y ha descontado los días no trabajados de su sueldo.

Este domingo, a partir de las 17:00 horas, no se perderá el partido más importante de la historia de su país, en el que Croacia puede convertirse en campeón del mundo por primera vez en su historia. Como una aficionada más, acudirá al estadio a animar a su equipo: y, lo más importante, sin generar gastos a su propio país. Costeándose absolutamente todo de su propio bolsillo, Kolinda Grabar-Kitarović se ha ganado un hueco de honor entre los mejores aficionados del Mundial.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios