UN PACTO PARA TIRAR DE LA ALBICELESTE

"Leo, ¿pongo al Kun?": los vídeos que confirman la extraña conjura de Argentina

Cuando más difícil estaba el partido para Argentina, Sampaoli no dudó en preguntar a Messi sobre uno de los cambios a hacer en busca de la remontada ante Nigeria

Foto: Messi y Sampaoli dejaron una de las imágenes del partido entre Argentina y Nigeria. (Reuters)
Messi y Sampaoli dejaron una de las imágenes del partido entre Argentina y Nigeria. (Reuters)

Minuto 73 de partido. Argentina está con la soga al cuello, pues sabe que el empate que campea en el marcador ante Nigeria le deja fuera de los octavos de final. El combinado albiceleste necesita un gol y que Islandia no le gane a Croacia. La segunda parte de la ecuación empieza a resolverse a su favor, pero el conjunto entrenado por Jorge Sampaoli no encuentra el tanto de la victoria. Es entonces cuando tiene lugar un gesto raro, extraño. O, tal vez, la razón de una reconciliación.

[ESPECIAL - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Sampaoli, nervioso en la banda, llama a Leo Messi, con el que mantienen una breve charla sobre algunos aspectos tácticos del equipo. Con un instantáneo cruce de palabras, ambos parecen entenderse a la perfección rápidamente. En ese momento, las cámaras captan el siguiente mensaje del técnico: "¿Saco al Kun?", le pregunta al capitán argentino quien, con un leve gesto de cabeza, asiente. Raudo, el seleccionador argentino acude a llamar al delantero del Manchester City.

Es extraño, cuanto menos, ver cómo el seleccionador de toda una Argentina es quien le pregunta a sus jugadores si aprueban un determinado cambio de jugadores en el partido en el que se están jugando la vida. Pero lo que confirma este vídeo es la realidad a la que la albiceleste ha llegado de aquí al término del Mundial: la conjura. Jugadores y entrenador han decidido formar una tándem para consensuar todas las decisiones deportivas que se tomen.

Tras el empate ante Islandia (1-1) y la derrota ante Croacia (0-3), Sampaoli recibió cientos de críticas por parte de la prensa argentina por las decisiones que había tomado en ambos partidos. Tensión, malas caras, rajadas de jugadores contra el sistema empleado... El grupo, consciente de que todo un país debe de estar por encima de las rencillas personales, decidió dar un paso al lado para llegar a una gestión común de la situación, con Javier Mascherano a la cabeza.

El día antes del partido, las cámaras de los medios de comunicación argentinos captaron un momento del último entrenamiento que es, cuento menos, revelador: Mascherano, sentado en la grada del campo de entrenamiento junto a Sampaoli, aconsejaba al seleccionador cómo debía de jugar Argentina para pasar a octavos. Ambos discutían sobre tácticas, esquemas, jugadores titulares... Pizarra de por medio, ambos analizaban la mejor manera de afrontar el choque ante Nigeria.

Y ante el conjunto africano, Argentina volvió a la 'normalidad': Sampaoli se olvidó de la defensa de tres centrales para regresar a una línea de cuatro tradicional; Ever Banega volvió al equipo inicial, con la batuta de generador de juego que en los días previos le había faltado a la albicelete; y Gonzalo Higuaín, por fin, jugaba como titular. Una serie de retoques para hacer un once inical de 'pesos pesados', donde los jugadores parecieron tener más voz que el propio seleccionador.

El propio Mascherano confirmaba que este pacto había tenido lugar, asegurando que era por el bien de Argentina: "Cuando hablamos, es para imponer y, si no lo hacemos, es porque estamos peleados y no nos importa nada. Solamente me gustaría decir que cuando el objetivo y la camiseta que representamos es más grande que cualquier tipo de interpretación que se pueda hacer hay que estar todos unidos en busca de ese fin". Un conclave por el bien de todo un país.

Un paso al lado por el bien de Argentina

Preguntado Sampaoli tras clasificar a su equipo a octavos si había decidido dar un paso al lado en beneficio de la gestión de los futbolistas, el técnico aseguró que la palabra del deportista es fundamental: "A la hora de dirigir un equipo es muy importante la mirada del futbolista desde dentro del campo para tener claro qué se va a buscar en cada partido", aseguró. Una imagen clara del entendimiento entre ambas partes el gesto final entre Messi y Sampaoli.

Si pocos minutos antes del fin del partido el técnico consensuaba con el azulgrana si meter o no a Agüero en el campo, al acabar el choque fue el capitán el que se fundió en un abrazo con el seleccionador: "El gesto de Leo conmigo me llenó de orgullo porque él sabe muy bien la pasión que le pongo a lo que hago. Él sabe que estamos compartiendo nuestro sueño de venir a Rusia por algo importante para Argentina". De momento, el entendimiento parece que ha cerrado las herids abiertas.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios