España no pierde la dignidad y se despide del Mundial de Brasil derrotando a Australia
  1. Deportes
  2. Fútbol
SE MARCHA ENTRE GRITOS DE 'ELIMINADOS'

España no pierde la dignidad y se despide del Mundial de Brasil derrotando a Australia

La campeona del mundo se despidió del Mundial de Brasil con dignidad, imponiéndose claramente a Australia con goles de Villa, Fernando Torres y Mata

Foto:

Encogiday siendo una sombra de lo que fue, no hace mucho tiempo por cierto, España regresa con una victoria y mostrando dignidad y compromiso sobre el césped. Lo fácil hubiera sido dejarse llevar y esperar que el partido y el Mundial terminara sin más, pero al menos los de Del Bosque lo intentaron y los Juanfran, Albiol, Koke, Villa... pusieron ganas, las justas para derrotar a Australia. Otra cosa es el fútbol. Y es que el duende parece haberse marchado a partir de ese fatídico minuto 42 ante Holanda. Y es que la ocasión de Silva será recordada con el paso de los años como la de Cardeñosa en el Mundial de Argentina como lo que pudo haber sido y no fue. Al menos los goles de Villa, Torres y Mata sirvieron de cierto alivio y para no dejar la cuenta a cero.

El partido sirvió para despedir a Villa, al máximo goleador de la historia de la Selección Española. El asturiano, repleto de coraje, demostró que seguirá marcando goles en Nueva York previopaso por Australia. Es lo que sabe hacer y pese a que su fútbol ha perdido cierta frescura, continúa marcando goles y en este caso de tacón. Tercer Mundial que juega y tercer Mundial en el que marca.Ante el combinado oceánico fue decisivo por sus ganas y por su tino ante la portería contraria.

Villa y sus 59 goles fueron sustituidos a los diez minutos trasel descanso, circunstancia que el asturiano no admitió de buena gana. Atrás queda una leyenda de la Selección, su máximo goleador. La verdad es que el delantero ni ninguno de sus compañeros esperaban que él iba a ser el elegido para dar entrada a Mata, único jugador junto a Cesc que no ha sido titular en todo el Mundial.

El Baixada Arena disfrutaba al ver a una España eliminada, algo que los aficionados brasileños recordaban cada cierto tiempo. Temían a la Roja y se sienten liberados por completo. Los gritos de 'eliminados' y el 'canta y no llores', atronaban en las gargantas de los brasileños. De paso, sacudían a Diego Costa de vez en cuando. El delantero ha pasado aser el enemigo público número uno. Mal lo va a pasar por Lagarto.

Los primeros minutos sirvieron para demostrar que España continuaba aturdida por el golpe recibido en los primeros días de la Copa del Mundo y que le llevaron a jugar este partido sin más en juego que el honor. Australia lo sabía e inició el partido con una energía extra, la misma que le faltó en los minutos decisivos del partido. Su fútbol, tan cándido como poco efectivo, solo llevaba peligro en faltas laterales y poco más. Sin Cahill su juego de ataque se resiente y se notó. Buscaban la portería de Reina pero lo hacían sin peligro real. Taggart lo intenta, pero no es el ex del Everton.

Tras el 'shock' de saberse fuera, España se fue metiendo en un partido con el paso de los minutos y con el saber estar de jugadores como Koke o Cazorla o las ganas de Villa, que querían despedirse con algo acorde a su historial. Lo intentó de todas las maneras hasta que en el minuto 35 Juanfran hizo algo de lo que ha carecido España en Brasil y que es tan sencillo como un desmarque, como un cambio de ritmo buscando la espalda del defensa;vamos, velocidad, algo que es imprescindible en el fútbol actual. Iniesta vio el moviendo del lateral. El rojiblanco levantó la cabeza y encontró a Villa, que se permitió el lujo de marcar de tacónsu noveno gol en un Mundial.

El segundo era cuestión de tiempo o de un nuevo desmarque. Lo tira Torres e Iniesta, que jugósu partido número cien y lo hizo inspirado y con muchas ganas, asistió al delantero del Chelsea para que batiera de tiro cruzado Ryan en su salida. Ocho años después, el punta vuelve a marcar en un Mundial y lo hizo para sentenciar un partido que no pasóde ser un amistoso jugado en pleno Mundial. A cinco del final, Mata cerró la cuenta y reivindicó más protagonismo dentro del grupo.

Parala ocasión Del Bosque echó la vista atrás, recuperando la delantera del Mundial del 2006 con Villa y Torres e incluso un clásico 4-4-2, con Iniesta donde más le gusta, que es creando detrás de los dos puntas, con Koke y Xabi de guardaespaldas. Ni el ambiente ni el fútbol de algunos jugadores acompañaban como para pensar en exhibiciones fuera de lugar -de hecho, la falta de intensidad quedó demostrada en un córner a favor de España que acabó en los pies Reina-. El propósito era ganar y volver de la mejor manera posible con al menos una victoria. Objetivo cumplido pero que no sirve para tapar el fracaso en el que se ha convertido el Mundial que podría ser el de la segunda estrella y que ha terminado estrellado en toda regla.

Ficha técnica:

0 - Australia: Ryan; Davidson, Spiranovic, Wilkinson, Mcgowan; Jedinaki, Mckay; Leckie, Bozanic (Bresciano, m.72), Oar (Holland, m.61); y Taggart (Halloran, m.46).

Seleccionador: Ange Postecoglou.

3 - España: Reina; Juanfran, Raúl Albiol, Sergio Ramos, Jordi Alba; Xabi Alonso (Silva, m.83), Koke, Iniesta; Cazorla (Cesc, m.68), Villa (Mata, m.56) y Fernando Torres.

Seleccionador: Vicente del Bosque.

Goles: 0-1, m.36: Villa. 0-2, m.69: Fernando Torres. 0-3, m.82: Mata.

Árbitro: Nawaf Shukralla (BAH). Amonestó a Jedinak por Australia; y a Sergio Ramos por España.

Incidencias: tercer encuentro del Grupo B, disputado en el estadio Arena de Baixada de Curitiba, lleno, con 39.631 en las gradas. Césped en mal estado.

Vicente del Bosque David Villa
El redactor recomienda