Es noticia
Menú
Dos semanas de plazo para saber si Del Bosque continúa o no
  1. Deportes
  2. Fútbol
QUIERE PALPAR EL AMBIENTE A SU ALREDEDOR

Dos semanas de plazo para saber si Del Bosque continúa o no

Del Bosque quiere regresar y analizar con frialdad todo lo sucedido. En la RFEF no han pensado en la renuncia del técnico y si llega, no piensan aceptarla

Foto: Vicente del Bosque durante un entrenamiento de la Selección (Efe).
Vicente del Bosque durante un entrenamiento de la Selección (Efe).

En la Federación no hay debate alrededor de la figura de Del Bosque. Ángel María Villar y Jorge Pérez, presidente y secretario general, lo tienen claro. No contemplan un panorama sin el actual entrenador. No han pensado en la renuncia del técnico y si llega, no piensan aceptarla. Ni hay debate ni deseo de que esta crisis que se ha llevado por delante a la campeona del mundo en Brasil arrastre al seleccionador. Del Bosque está respaldado, cuenta con la confianza de todos dentro de la Federación pese a que no hayan gustado ciertos detalles de alrededor del equipo. Las incógnitas se centran en ese entorno más que en el propio seleccionador. Al menos así lo piensan algunos directivos.

En cualquier caso, todas las decisiones y análisis que se produzcan serán ya con la Selección en Madrid. Con el tiempo suficiente como para pensar bien en las causas y motivos que han llevado a España a fallar de esta manera en Brasil cuando llegaba con la vitola de favorita; ha sido la primera selección en tener que abandonar el país sudamericano de regreso a casa. Villar no es amigo de cesar entrenadores ni de admitir renuncias de ningún tipo, salvo que la situación sea límite. Así sucedió con Iñaki Sáez al regreso de la Eurocopa de Portugal o con Clemente tras el fallo en el Mundial de París. En el caso del segundo incluso tuvo margen, pero una derrota ante Chipre le condenó al adiós de manera irreversible.

La continuidad o no del seleccionador es materia reservada del presidente. Cierto es que las decisiones finales siempre son trasladadas a la Junta, pero la última palabra o por lo menos el que marca la hoja de ruta es el presidente de la Federación. Y Villar lo tiene muy claro en esta ocasión. No piensa aceptar cualquier tipo de decisión que ponga en duda el futuro de Del Bosque al frente de la Selección.

El problema con el que se puede encontrar Villar es el convencimiento que pueda llegar a tener Del Bosque de dar un paso al lado. El seleccionador ya dudaba de su continuidad más allá del presente Mundial, pero tanto algunos de sus ayudantes como la insistencia de la Federación le llevaron a aceptar un nuevo contrato de dos años. Su pensamiento inicial era el de cerrar su etapa como seleccionador ahora en Brasil aunque la manera de hacerlo no entraba en sus peores cálculos. “Después de ver cómo se entrenaban y las ganas que tenían, ni en el peor de los casos podría pensar que esto iba a suceder”.

Los dirigentes federativos piensan, más allá de la confianza que tienen en su trabajo, que Del Bosque no se merece una despedida así después de cuatro años en los que ha conseguido un Mundial y una Eurocopa. Villar quiere que se vaya con un sabor dulce del fútbol, algo que ahora mismo no tiene. La eliminación ha pasado factura a todos, pero al técnico especialmente. Ayer volvió a dar una lección al querer explicar los motivos que según él han podido terminar con el ciclo de esta selección. Se le vio afectado, tocado por el amargo trago que ha tenido que pasar y por la desilusión creada por la actuación de la selección en Brasil.

Del Bosque quiere regresar y analizar con frialdad todo lo que ha sucedido, lo que se ha dicho y las consecuencias que podría tener cualquier movimiento. No quiere hacer daño al fútbol y mucho menos a la Federación.

En la Federación no hay debate alrededor de la figura de Del Bosque. Ángel María Villar y Jorge Pérez, presidente y secretario general, lo tienen claro. No contemplan un panorama sin el actual entrenador. No han pensado en la renuncia del técnico y si llega, no piensan aceptarla. Ni hay debate ni deseo de que esta crisis que se ha llevado por delante a la campeona del mundo en Brasil arrastre al seleccionador. Del Bosque está respaldado, cuenta con la confianza de todos dentro de la Federación pese a que no hayan gustado ciertos detalles de alrededor del equipo. Las incógnitas se centran en ese entorno más que en el propio seleccionador. Al menos así lo piensan algunos directivos.

Vicente del Bosque
El redactor recomienda