Es noticia
Menú
Así cocina Marcelino a Nico Williams, el 'león' que apunta a crack que ya ruge en San Mamés
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL TÉCNICO LO ANALIZA EN EL CONFIDENCIAL

Así cocina Marcelino a Nico Williams, el 'león' que apunta a crack que ya ruge en San Mamés

El técnico del Athletic analiza para El Confidencial la irrupción del menor de los hermanos Williams, la nueva joya de Lezama que ya es jugador de la primera plantilla bilbaína

Foto: Nico Williams celebra su gol ante el Atlético. (EFE/Julio Muñoz)
Nico Williams celebra su gol ante el Atlético. (EFE/Julio Muñoz)

La pasada semana, después de eliminar al Barcelona en un partido épico en San Mamés, Marcelino García Toral se acercó a Nico Williams y le dio un sentido abrazo. El técnico le felicitó y le dijo al oído que esa noche había jugado su mejor partido desde que está en el primer equipo del Athletic, lo que es mucho decir teniendo en cuenta que se trata de un jugador que recientemente había marcado un doblete en Copa ante el Mancha Real e, incluso, había marcado en Arabia el gol que metió a los 'Leones' en la final de la Supercopa tras derrotar al Atlético.

Pero el partido de aquel jueves fue especial para Nico y para San Mamés. El menor de los Williams fue decisivo en el encuentro y con su participación (le valía con ser titular, como fue, o jugar 45 minutos) se ganaba oficialmente la ficha en el primer equipo, al cumplir los objetivos marcados por el Athletic. Algo que llegaba con la consiguiente mejora salarial, prorrogando el contrato hasta 2024 y aumentando su cláusula de rescisión hasta los 50 millones de euros.

Foto: Nico Williams celebra el gol de la victoria. (EFE/Julio Muñoz)

Nico suma 27 partidos con el Athletic y tres goles. El nuevo 'león' es una apuesta personal de Marcelino, que lo hizo debutar con 18 años en el primer equipo. Líder de una camada en la que también aparecen Vivian, el portero Aguirrezabalaga o Nico Serrano (autor de un gol este domingo en Vallecas). La apuesta del entrenador por el joven es tan decidida que Nico es el segundo jugador más utilizado de la plantilla del Athletic en Liga por detrás, precisamente, de su hermano Iñaki.

Pero qué mejor manera de conocer al nuevo referente de San Mamés que por boca de su entrenador, Marcelino García Toral, que atiende a El Confidencial para hablar del emergente extremo rojiblanco. El entrenador quiere cocinar a fuego lento al pequeño de los Williams, y por ello pide cautela: "Nico lleva pocos partidos en Primera División, por eso pido prudencia y paciencia. Si queremos hacer una figura ya de un futbolista tan joven, nos vamos a equivocar. Lo que conseguiríamos es añadir presión a un chico de 19 años que lo que debe hacer es jugar".

placeholder Marcelino, técnico del Athletic. (EFE/Mariscal )
Marcelino, técnico del Athletic. (EFE/Mariscal )

Para el asturiano, "hablamos de un jugador con un gran futuro y muy buen presente. Ahora está encontrando el gol, pero vamos a ir paso a paso. Es lo más prudente y aconsejable para el jugador. Si somos todos prudentes y va por el camino correcto, forjará unas bases sólidas en cuanto a carácter y esfuerzo, que puede añadir a ese talento que es evidente que tiene".

El menor de los Williams se mira en el espejo de su hermano Iñaki, referente en la delantera del Athletic por su compromiso y regularidad. En la familia de Nico siempre quisieron que la carrera del pequeño no estuviese influenciada por la presencia de su hermano, de ahí que apostasen por tener un contrato con el Athletic por rendimiento, hasta que llegó al Bilbao Athletic, en 2020. El nuevo león aprendió a ganarse la vida en el campo a base de goles y asistencias siendo Nico, no el hermano de Williams.

Hoy, los dos Williams se han ganado ser piezas claves en el esquema de Marcelino, que los utiliza más que a nadie. Nico ha aparcado su rol de revulsivo saliendo del banquillo, y ahora mismo le ha ganado el puesto en el once a Berenguer para formar en ataque con su hermano, con Sancet, Raúl García o un majestuoso Iker Muniain.

placeholder Dos hermanos muy unidos. (EFE/Julio Muñoz)
Dos hermanos muy unidos. (EFE/Julio Muñoz)

La historia de dos hermanos

Desde los Salinas, Julio y Patxi, no vestían dos hermanos la camiseta del Athletic de forma simultánea. Son la 25ª pareja que lo hace en La Catedral y muchos buscan similitudes entre ellos, al ser ambos delanteros. Marcelino prefiere no entrar en ese juego: "Son distintos. No creo que sea bueno comparar jugadores y muchos menos a dos hermanos... Iñaki tiene mucha más experiencia y Nico está apareciendo en el fútbol. Cuando apareces, tienes la capacidad de generar sorpresa. Nico, como otros jóvenes del equipo, se está ganando un sitio y su progresión es evidente".

En cualquier caso, pocos futbolistas tienen la suerte de estar tutelados futbolística y humanamente por un hermano mayor con la personalidad de Iñaki. En la entrega de medallas a los subcampeones de la Supercopa en Arabia, Nico tuvo la tentación de descolgarse la presea tras bajar del atril en el que se la entregaron, pero automáticamente su hermano mayor le llamó la atención y le obligó a ponérsela de nuevo, dando valor al enorme esfuerzo que había costado llegar hasta esa final, pese a perderla. Un gesto ejemplar de Iñaki que Nico obedeció y que muestra los valores del mayor de los Williams y del Athletic.

Marcelino, el técnico que cocina a fuego lento el crecimiento de Nico, destaca del futbolista que "es muy buen chaval. Tiene una buena actitud y ganas de aprender. Nico escucha y sabe que todos creemos en él. Es humilde, trabajador y con muy buena capacidad. Nosotros, como cuerpo técnico, estamos encantados de que aparezcan los jóvenes y de que abran la puerta con fuerza como lo están haciendo Nico, Julen, Serrano… Con los chicos jóvenes tenemos que ser siempre prudentes, darles su espacio y, sobre todo, su tiempo".

"No creo que sea bueno comparar jugadores y menos a dos hermanos. Iñaki tiene mucha experiencia y Nico está apareciendo en el fútbol"

La humildad es un rasgo que han inculcado a Nico en casa. Sus padres, Comfort y Félix, se marcharon de Acra, capital de Ghana, en busca de un futuro mejor para los suyos. Cruzaron África estando su madre embarazada de Iñaki sin saberlo. Así saltaron la valla de Melilla y fueron retenidos por la policía. Entonces, un abogado les advirtió de que serían deportados y que solo podían pedir asilo si procedían de un país en guerra. Los Williams se deshicieron de sus documentos y advirtieron que venían de Liberia, lo que les permitió ser acogidos por Cáritas Diocesana e iniciar una nueva vida en Bilbao como familia. Tanto Iñaki como Nico tienen muy presente el enorme esfuerzo que hicieron sus padres y trabajan sin descanso para conseguir su sueño, jugar juntos en la delantera del Athletic y mantenerse ahí arriba.

Nico ha dejado de ser el hermano de Iñaki, forjándose un nombre en el negocio futbolístico con su desparpajo y su descaro. El nuevo león destaca, en palabras de su entrenador, "por su personalidad, iniciativa y su agresividad en ataque". Un extremo de los que gusta en La Catedral. Futbolista que encara siempre que recibe la pelota, que sale indistintamente por un lado u otro y aparece con criterio en el área. Nico ha demostrado que sabe elegir bien en los metros finales, como demostró en la jugada del gol ante el Atlético en la semifinal de la Supercopa, cuando en lugar de reventar la pelota la colocó con el interior lejos de Oblak. Cabeza fría y corazón caliente para Williams Júnior, como reza en su camiseta. Un apellido que Nico luce con orgullo, de quien muchos sostienen que tiene más fútbol que su hermano Iñaki... su máximo seguidor y el que más le exige.

La pasada semana, después de eliminar al Barcelona en un partido épico en San Mamés, Marcelino García Toral se acercó a Nico Williams y le dio un sentido abrazo. El técnico le felicitó y le dijo al oído que esa noche había jugado su mejor partido desde que está en el primer equipo del Athletic, lo que es mucho decir teniendo en cuenta que se trata de un jugador que recientemente había marcado un doblete en Copa ante el Mancha Real e, incluso, había marcado en Arabia el gol que metió a los 'Leones' en la final de la Supercopa tras derrotar al Atlético.

El Confidencial