El Barça de Xavi suma su primera derrota en mal momento: ganó la valentía bética (0-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Décimo sexta jornada de Liga

El Barça de Xavi suma su primera derrota en mal momento: ganó la valentía bética (0-1)

Cuando mejor estaban los locales, Juanmi adelantó al Betis tras una buena galopada de Canales. Los culés apenas reaccionaron tras el tanto de los verdiblancos

Foto: Memphis pelea un balón con Guardado. (EFE/Alejandro García)
Memphis pelea un balón con Guardado. (EFE/Alejandro García)

El Betis ganó por la mínima en la Ciudad Condal (0-1), lo que supone la primera derrota del Barça en la era Xavi. Cuando más abierto estaba el partido, un balón en profundidad llegó a Canales, que realizó una gran carrera. Luego se la dio a Tello y este a Juanmi, que marcó tras quedarse solo ante Ter Stegen. Los culés pierden en el peor momento posible, a pocos días de jugarse la clasificación a los octavos de Champions.

Ambos equipos llegaron al encuentro tras haber superado sus momentos de crisis en esta temporada. El Barça logró en Villarreal su primera victoria como visitante (1-3), mientras que el Betis ya se ha olvidado de aquella semana en la que el equipo encadenó tres derrotas consecutivas ante Atleti (3-0), Bayer Leverkusen (4-0) y Sevilla (0-2).

La lección la han aprendido en Sevilla. Así lo confirmó el propio Canales: "De la semana fatídica aprendimos que nuestra mejor versión la mostramos cuando vamos a por el rival”. También lo aseguró Pellegrini, que declaró con la valentía que caracteriza a su equipo: "No vamos a cambiar de idea, iremos a ganar desde el principio".

placeholder Juanmi bate a Ter Stegen. (EFE/Alejandro García)
Juanmi bate a Ter Stegen. (EFE/Alejandro García)

Ambos equipos, fieles a su estilo

Parece que en Barcelona, sin embargo, el foco no está en lo que pasa en el terreno de juego, sino fuera. Xavi fue claro cuando le preguntaron por la renovación de Dembélé en la previa: "¿A la grada? No contemplo esa opción. Si tiene contrato, pienso que tiene que jugar, también por imagen del club".

El encuentro empezó un Betis que no renegó de su manera de jugar: apostó por sacar el balón jugado desde atrás. Los culés tampoco prescindieron de la presión adelantada, que es uno de los sellos del equipo de Xavi. El encuentro estaba en tablas en todos los sentidos.

La feroz presión culé estaba comandada por Gavi, quizá el jugador más ilusionado del encuentro. Decía Rainier María Rilke que "la patria es la infancia". Siguiendo esta premisa, es difícil que el palaciego, aunque no haya enfilado la vejez, haya olvidado aquellos años en los que vistió la camiseta verdiblanca. Fue una lástima, por su momento de forma, que fuera sustituido tras un choque. Las asistencias tuvieron que entrar al campo y el chico salió en camilla.

placeholder Bellerín y De Jong pelean por un balón. (EFE/Alejandro García)
Bellerín y De Jong pelean por un balón. (EFE/Alejandro García)

El Barcelona notó la ausencia de Gavi

El Barcelona notó la ausencia de Gavi, reemplazado por Riqui Puig. La presión culé no fue tan asfixiante, algo que aprovechó el Betis para acomodarse en el encuentro. Las internadas de Álex Moreno, que está a un buen nivel, se sucedieron durante la primera parte. De algo le servirían las palabras de Gordillo la temporada pasada cuando no atravesó su mejor momento. Sólo le faltó bajarse las medias.

Una buena internada del lateral izquierdo a punto estuvo de suponer el primer tanto del encuentro. El centro de Moreno llegó a Ruibal, que remató de espaldas a portería. El balón, sin embargo, se perdió cerca del poste. Avisó el Betis cuando se acercaba el descanso. En la primera mitad, apenas se sucedieron las ocasiones.

Los verdiblancos cumplieron a rajatabla las palabras de su entrenador en el comienzo de la segunda mitad. El equipo salió a buscar al Barcelona, conscientes de que los primeros minutos podían ser claves para lograr la machada.

placeholder Xavi, dando instrucciones a sus jugadores. (EFE/Alejandro García)
Xavi, dando instrucciones a sus jugadores. (EFE/Alejandro García)

Primero le anularon un gol, pero luego llegó el tanto legal

El gol llegó, pero fue anulado. Un buen pase de Ruibal lo remató Juanmi, que aprovechó la salida en falso de Ter Stegen. El ligero toque del delantero se coló en la portería, aunque no sirvió de nada porque estaba ligeramente adelantado a Lenglet. El delantero malagueño está de dulce, tanto que ha sido nominado para convertirse en el mejor jugador del mes de noviembre. Fíjense la guasa de Sevilla que lo han apodado 'O Rei'.

El Barcelona superó ese mal inicio de la segunda mitad y logró el control del partido. Jordi Alba emuló a su homólogo Moreno: por su banda llegó la mayoría del peligro culé en la segunda mitad. Memphis, sin embargo, no fue capaz de rematar un centro del lateral izquierdo con el que hubiera batido a Rui Silva.

El partido se fue abriendo y llegaron los espacios. El que desniveló el encuentro, y aprovechó los huecos, fue Dembélé. Se vio una de las mejores versiones del francés, aunque lejos de la de un jugador como Mbappé. Por más que Laporta diga que es mejor que su compañero de selección.

placeholder Ez Abde se lamenta de la ocasión fallada. (EFE/Alejandro García)
Ez Abde se lamenta de la ocasión fallada. (EFE/Alejandro García)

El que sacó rédito de los espacios fue el Betis. Canales realizó una sensacional galopada tras un buen pase en profundidad. Llegó al área, temporizó, se la dio a Tello y este a Juanmi, que batió a Ter Stegen con muchísima sangre fría. Campanazo en el Camp Nou.

Un minuto después del gol, Ez Abde tuvo una ocasión clarísima que hubiera supuesto las tablas. Le llegó franco un balón que, por su mala colocación del cuerpo, mandó por encima del larguero. Esa fue la única ocasión clara del Barcelona tras el tanto bético. Menudo puente se avecina en Sevilla y qué malos días les quedan a los culés.

FC Barcelona
El redactor recomienda