el portugués se encaró con la grada

Cristiano no se salva de los pitos, pero tira del Madrid ante una Real de porcelana

Aunque su juego volvió a ser sometido al juicio sumarísimo del Bernabéu, el Real Madrid aprovechó los tropiezos de sus rivales para aumentar su ventaja en el liderato de la Liga

Foto: Cristiano Ronaldo celebra su gol a la Real en el Bernabéu. (EFE)
Cristiano Ronaldo celebra su gol a la Real en el Bernabéu. (EFE)

La derrota del Sevilla en Cornellà y el empate del Barça en el Villamarín permitieron al Real Madrid afrontar la visita de la Real Sociedad con la tranquilidad de saber que, pasara lo que pasara en el Bernabeú, el liderato estaba garantizado. Sí, también tropezó el Atlético en Mendizorroza, pero los rojiblancos están demasiado lejos como para considerarles a día de hoy rivales directos. Para una vez que el Cholo se olvidó del partido a partido y habló de la obligación de aspirar a ganar la Liga...

La victoria ante un rival más efectista que efectivo permite a los de Zidane aumentar su ventaja a cuatro puntos y con un partido menos, el que tiene que jugar en Mestalla. Al igual que le hizo el Barça en la Copa, el Madrid permitió, queriendo o sin querer, que la Real se recreara con el balón, aunque le hizo daño cuando lo perdió y le pilló a contrapié. Como les pasa a algunos boxeadores, el equipo de Eusebio tuvo la mandíbula de cristal, amagó,pero no dio, y eso ante un equipo pegador como el Madrid, un peso pesado, te acaba mandando a la lona.

Alonso CastillaAlonso Castilla

Lo cierto es que en lo que al juego se refiere, los blancos volvieron a ofrecer un pobre partido, especialmente en la primera parte, cuando la Real aguantó de pie y el Bernabéu se impacientó. Mermado por las numerosas bajas, en especial las de Marcelo y Modric, el fútbol del Madrid distó mucho del que se le supone al líder de la Liga. Zidane recuperó a Varane y pudo recomponer su defensa, con Casemiro de nuevo en el centro del campo tras el experimento de Balaídos. Mantuvo al discutido Danilo y pasó a Nacho al lateral zurdo. Kovacic repitió en la medular y Lucas Vázquez recuperó la titularidad. Arriba, los de siempre: Benzema y Cristiano.

Sin Yuri, sancionado y no indultado por más que el club intentara ante Apelación y el TAD que le quitaran la amarilla que vio contra el Celta, Eusebio dio la alternativa en el lateral izquierdo al vascofrancés, aunque de padre portugués, Kevin Rodrigues. El debutante era el punto débil de la Real y Lucas Vázquez no paró de intentar explotarlo. Zaldua por Aritz, Canales por Xabi Prieto y Juanmi por Vela fueron los otros cambios con respecto al once que jugó el jueves en el Camp Nou.

Illarra vio la quinta amarilla en Málaga, lo que le impidió jugar contra el Celta, aunque le aseguró estar donde no quería faltar: en el Bernabéu, el campo en el que no pudo triunfar. Algo parecido le sucede ahora a Danilo, el defensa más caro de la historia del Madrid, que últimamente se ha aficionado a marcar goles en su propia portería y, al igual que Benzema, fue pitado cuando se anunciaron las alineaciones por megafonía.

Kovacic celebra el 1-0 del Real Madrid, con Zaldua al fondo. (Reuters)
Kovacic celebra el 1-0 del Real Madrid, con Zaldua al fondo. (Reuters)

Una parte de la grada también se enfadó con Cristiano Ronaldo, por más que el crédito del portugués se antoje inagotable después de todo lo que ha aportado al Madrid en forma de goles. De ahí su mosqueo y un "hijos de puta" que se le leyó en los labios cuando sintió que algunos silbidos iban dirigidos a él. Con Danilo, Benzema o Morata parece haberse abierto la veda de las críticas desde dentro del propio club, tal y como se puede confirmar si se escucha a algún telepredicador que habla por boca de Florentino Pérez, pero cuestionar públicamente a Cristiano son palabras mayores.

Además, y como es costumbre en él, CR7 se desquitó de su bajo rendimiento y de los consiguientes —justos o no— pitos, dándole a Kovacic una asistencia que le dejó solo ante Rulli para marcar el 1-0. Lo dicho, la Real había amagado, pero sin decidirse a dar, y al Madrid le bastó su primer desajuste defensivo para tirar por primera vez a puerta y ponerse por delante en el marcador, una losa para el equipo de Eusebio cada vez que esto le sucede. Bien es cierto que un inoportuno resbalón de Danilo —como casi todo lo que hace el brasileño— permitió a la Real rozar el empate justo antes del descanso en una llegada con tiro final desviado de Juanmi. Quizás ahí pudo cambiar el partido, pero no lo hizo, y en la segunda parte el Madrid poco a poco fue resurgiendo.

Kovacic y Cristiano se intercambiaron los papeles para poner el 2-0 a los cinco minutos de regresar de vestuarios. El croata metió un balón en largo que pilló adelantada a la defensa de la Real y el portugués batió a Rulli en su desesperada salida con suma facilidad. El duodécimo gol que Cristiano le marca al equipo donostiarra en el Bernabéu en los seis partidos que se ha enfrentado contra él, aunque curiosamente Anoeta se le sigue resistiendo.

Morata, en el momento de cabecear el 3-0 ante la Real. (Reuters)
Morata, en el momento de cabecear el 3-0 ante la Real. (Reuters)

Visto lo visto, Eusebio se vio obligado a mover su banquillo antes de lo que acostumbra y dio entrada a Xabi Prieto y Vela por William José y Oyarzabal. Lo que debía ser un paso adelante pareció uno hacia atrás, toda vez que en el cambio de piezas perdía un delantero. En ese sentido, Zidane fue más lógico, pues sustituyó a Benzema, que se fue entre tímidos aplausos, por Morata, quien supo aprovechar los minutos que tuvo, es cierto que los más pobres de la Real, para marcar el 3-0 con un gran cabezazo a centro de Lucas Vázquez y tras la típica contra del Madrid que volvió a pillar a su rival completamente descolocado.

Antes, y justo después de que Rulli evitara el 3-0 tras resarcirse de su error en otro temerario pase con el pie, Iñigo Martínez, al que el árbitro le había pitado una falta que no era, de ahí que no se atreviera a sacarle la segunda amarilla, insistió en irse a la calle y terminó viendo la roja por una dura y absurda entrada a Casemiro. Ahí se terminó el partido para la Real, que siguió tonteando con el balón, pero sin inquietar a Keylor Navas. Por contra, el Real Madrid aún pudo aumentar su renta, aunque esto quizás habría sido excesivo. Después de caer eliminado de la Copa y haber visto reducida su ventaja en la Liga, los blancos volvieron a incrementar esta. Eso sí, sometidos al juicio sumarísimo de un Bernabéu que, además de ganar, exige que su equipo mande en los partidos y no viva de los fallos del rival. En este caso, de una Real de porcelana.

Ficha técnica

3 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Nacho; Casemiro, Kroos, Kovacic (Isco, m.78); Lucas Vázquez (Marco Asensio, m.84), Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, m.66).

0 - Real Sociedad: Rulli; Zaldua, Navas, Iñigo Martínez, Kevin Rodrigues; Illarramendi, Canales (Granero, m.78), Zurutuza; Juanmi, Oyarzabal (Xabi Prieto, m.57) y Willian José (Vela, m.57).

Goles: 1-0, m.38: Kovacic. 2-0, m.50: Cristiano Ronaldo. 3-0, m.83: Morata.

Árbitro: Melero López (Comité andaluz). Amonestó a Kroos (39) por el Real Madrid y a Kevin (76) por la Real Sociedad. Expulsó a Iñigo Martínez (6 y 74).

Incidencias: encuentro correspondiente a la 20ª jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 66.693 espectadores. 

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios