LLEGÓ TRAS LA NEGATIVA DE WENGER Y ANCELOTTI

Florentino Pérez nunca confió en Pellegrini, que fue la tercera opción para el banquillo

Manuel Pellegrini tiró con bala ayer. "Desde el mes de agosto, al mes de mi llegada, sabía que no iba a continuar en el Real Madrid". Era la tercera opción

Foto: Manuel Pellegrini y Florentino Pérez se saludan en la presentación del técnico chileno con el Madrid.
Manuel Pellegrini y Florentino Pérez se saludan en la presentación del técnico chileno con el Madrid.

Manuel Pellegrini tiró con bala ayer. "Desde el mes de agosto, al mes de mi llegada, sabía que no iba a continuar en el Real Madrid", afirmó el chileno al ser preguntado por su pasado madridista por periodistas españoles desplazados hasta Manchester. Razón no le falta al actual técnico del City, pero bien pudo ir más allá en su afirmación. Pellegrini llegó al club blanco tras fallar las dos opciones anteriores, que no eran otros más que Arsene Wenger y Carlo Anceloti. José Mourinho, el sustituto del ex del Villarreal, fue desechado por el que en ese momento era candidato a la presidencia blanca, Florentino Pérez. Ni él ni sus ayudantes confiaban en el portugués. "Un entrenador así nunca entrenará al Real Madrid", comentaban. Tardó un año en hacerlo.

Pellegrini llegó por recomendación expresa de Jorge Valdano, compañero de inicio en la segunda aventura de Pérez como máximo dirigente madridista. Wenger, una vez más, dijo que 'no' al Real Madrid. Su filosofía, su compromiso con el Arsenal, impidieron al francés dar el 'sí' en ese momento al candidato Florentino Pérez. Era el tercer acercamiento que el equipo blanco realizaba hacia el, según Mourinho, "fracasado" entrenador. Por un momento parecía que iba a dar el 'sí', pero la respuesta volvió a ser negativa.

Carlo Ancelotti era el segundo de la lista. El actual entrenador madridista decidió cerrar su etapa como máximo responsable técnico del Milan. No lo ocultó. Se dejó querer, pero el Chelsea se cruzó en el camino, con un contrato real y no algo virtual como en ese momento era el proyecto de Florentino Pérez como aspirante a la presidencia. Ancelotti no tuvo paciencia y se decantó por el equipo y el dinero de Roman Abramovich. Segunda ocasión en la que el italiano había mantenido diálogo con el Real Madrid y con Florentino Pérez, más concretamente. 

Mourinho hizo filtrar una supuesta oferta blanca en los compases finales de la temporada y consiguió que Moratti le elevara la ficha, pasando a cobrar diez millones de euros limpios por campaña. El Real Madrid un año después sí que negoció, culminando todo en la misma noche en la que el Inter ganó la Champions en el Bernabéu.

Valdano, el gran valedor de Pellegrini

Ante este panorama, el club blanco tiró de la lista elaborada por Jorge Valdano. El siguiente nombre en aparecer era el de Manuel Pellegrini. El director general lo tenía claro. Florentino Pérez no tanto. No le convencía el chileno pese a sus buenas campañas con el Villarreal. El presidente cede y acepta la petición de Valdano, que a cambio de tres millones de euros consigue la libertad del técnico. No era el entrenador soñado ni por el máximo mandatario ni por sus directivos.

Al poco de llegar, y como bien recordó ayer el propio Pellegrini, aparecieron desencuentros en el criterio que mantenía el club y el entrenador en cuanto a la confección de la plantilla. Defendió la continuidad de Sneijder y Robben, jugadores señalados por parte de la entidad para su traspaso. Además, Florentino Pérez cambió su política respecto a la relación que iba a mantener con técnicos y jugadores, intentando mantenerse al margen de ellos. Con Pellegrini lo cumplió a rajatabla, al darle la bienvenida y el adiós casi como únicos momentos en los que habló con él durante el año que estuvo como entrenador del Real Madrid.

Florentino Pérez nunca estuvo convencido de la presencia de Pellegrini. Lo que se inició como un gesto cara a la dirección deportiva, terminó siendo una relación prácticamente inexistente. Alcorcón al margen, ni el presidente ni los directivos se identificaron en momento alguno con el chileno. Nunca hubo química y, encima, enfrente existía un Barcelona arrollador, que metía miedo y que no dejaba respirar al Real Madrid.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios