RENUNCIA A DINERO POR VENIR AL REAL MADRID Y ANTEPONE EL INTERÉS DEL CLUB EN TODO

Ancelotti, un técnico dialogante que está en las antípodas de Mourinho

El Real Madrid ya tiene nueva referencia. Nada que ver con el tormentoso y reciente pasado. El perfil del que será entrenador del club blanco nada

Foto: Ancelotti, un técnico dialogante que está en las antípodas de Mourinho
Ancelotti, un técnico dialogante que está en las antípodas de Mourinho
El Real Madrid ya tiene nueva referencia. Nada que ver con el tormentoso y reciente pasado. El perfil del que será entrenador del club blanco nada tiene que ver con el de José Mourinho. Carlo Ancelotti (54 años) está en las antípodas del portugués. En todo. En la manera que sus equipos tienen de jugar y, en especial, la forma de gestionar tanto el vestuario como la relación con los dirigentes o el día a día con la prensa. De la imposición, al diálogo. Del orden y mando, al consenso. Esto será lo que impere en el Real Madrid a partir del próximo del 1 de julio, bajo el mando de un técnico que ha renunciado a dinero (millones) con tal de pisar a diario el Santiago Bernabéu.

Ancelotti llega con un libreto de trabajo en el que su premisa básica será la de poner el interés de la entidad por delante de cualquier otra circunstancia. Es un hombre de club que admite las recomendaciones de los que le rodean y que en pocas ocasiones ha impuesto su criterio a la hora de fichar jugadores. Opina y aconseja sobre uno u otro jugador, pero siempre deja a los dirigentes de la entidad la decisión final. Lo aplicó en los ocho años en el Milan y la verdad es que le fue bastante bien: dos Champions, Scudetto, Mundial de clubes...

Con el vestuario siempre ha aplicado el diálogo. Bien considerado por las estrellas de todos los equipos por los que ha pasado, evita el conflicto antes de tener que intervenir y tomar decisiones para solucionarlo. En cuanto a su relación con los presidentes de los clubes que ha trabajado ha sido buena a excepción que en el PSG. Berlusconi, incluso, le aconsejó la presencia de dos delanteros por delante de Kaká o en posteriores ocasiones le sugirió la alineación de Pato. Escuchó, calló y accedió a los deseos de un presidente que siempre se definió como "un gran entrenador". Paciencia no le faltó, la misma que tuvo con Abramovich y que despareció cuando Al-Khelaifi le trató como un don nadie en el pasado mes de diciembre. El presidente del PSG le buscó sustituto y desde ese momento se puso en manos de su amigo Ernesto Bronzetti con un único objetivo: fichar por el Real Madrid.

Campeón en tres Ligas diferentes con Milan, Chelsea y PSG, ahora busca el cuarto éxito en un país diferente y dirigiendo a un equipo que ha estado presente en su vida en los últimos años y que por fin ha conseguido alcanzar a la tercera ocasión tras dos intentos fallidos. Ahora, vestirá de blanco y estará más cerca de su familia política. Y es que el italiano comparte vida con una mujer natural de Guadalajara a la que conoció en Canadá.

El buen trato al balón es una de sus máximas a la hora de dar forma al juego de sus equipos. En el PSG hacía jugar a Pastore, Lavezzi, Lucas Moura e Ibrahimovic juntos con Matuidi y Verrati a manera de escuderos. Tiene habilidad para dar forma a jugadores ofensivos en el once como hacia en el Milan con Seedorf, Pirlo, Rui Costa, Kaká, Shevchenko, Inzaghi. Ahora su primera misión en el Bernabéu es poner de acuerdo a todo el madridismo, algo que nunca logró José Mourinho. Y sabe que lo tiene que hacer de la mano del buen juego, del fútbol vertical y de toque rápido que tanto gusta por el Bernabéu.
Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios