EL TÉCNICO HA PERDIDO LA BATALLA QUE INICIÓ CON LA PRENSA Y SE PLANTEA SU ADIÓS

Luis Enrique y su familia, acosados por los seguidores de la Roma

Luis Enrique firmó por tres temporadas por la Roma el verano pasado, pero todo apunta a que en menos de un mes rescindirá su compromiso. Su

Foto: Luis Enrique y su familia, acosados por los seguidores de la Roma
Luis Enrique y su familia, acosados por los seguidores de la Roma
Luis Enrique firmó por tres temporadas por la Roma el verano pasado, pero todo apunta a que en menos de un mes rescindirá su compromiso. Su eterna pelea con la prensa romana se ha trasladado a problemas de índole personal con su familia en el día a día en la capital italiana, que le han llevado a tomar la decisión de dar marcha atrás. El exentrenador del Barcelona B afirma estar trabajando bien en la Roma, sentirse cómodo con el club, pero lo que ya no puede consentir es que familia tenga problemas en el día a día o que su hijo esté pasando por una complicada convivencia en el colegio por lo que haga o deje de hacer el equipo que hizo campeón Fabio Capello en 2001 por tercera y última vez en su historia.

Club de los grandes, de los que tienen nombre por su fútbol y por los buenos jugadores que han pasado por el equipo, más que por los títulos -tres campeonatos, nueve Copas, dos Supercopas y una UEFA, colección respetable, pero superada por equipos como Inter, Milan y Juve-. La Roma suele contar con un buen proyecto, buenos jugadores, una afición apasionada al máximo y unos supuestos inversores norteamericanos que prometieron hacerse cargo de la delicada situación financiera de una entidad que la familia Sensi dejó contras las cuerdas, pero algo no ha funcionado bien desde el primer día. 

El que fuera internacional español nunca calibró lo suficiente la importancia de la prensa, el poder que ejercen sobre los aficionados tan temperamentales como los de la Roma. Desde el primer día, ya quedó marcado cuando la Prensa sacó unas fotos suyas junto a De la Peña buscando casa cerca de Formello, barrio señalado como de la Lazio, lo que provocó que la relación ha sido tirante. Días después, la inicial guerra que mantuvo con Totti terminó de sentenciarle. 'Il capitano' no se toca. Se lo recodaron antes de que prensa y afición empezaran a cuestionar todo lo que hacía.

Sus gestos, sus palabras, todo han sido examinado y criticado al máximo. Los medios de comunicación italianos no han tenido piedad alguna con él. Luis Enrique no hacía ningún gesto hacia ellos al creer que podía vivir de espaldas y la realidad ha dicho que el control y la presión que ha ejercido la prensa ha sido definitivo, que ha sacado de sus casillas a un técnico que llegó con la declarada idea de jugar bien al fútbol y se han encontrado rechazo, primero, de la prensa y después de los aficionados que esperaban una repetición del caso vivido con Guardiola en el Barcelona.

"Ya queda menos para que me vaya"

Esta semana Luis Enrique estalló al ser preguntado por ver a la Roma fuera de Europa por primera vez en 50 años. "Podéis estar tranquilos, queda un día memos para que me vaya. Sé que nos podemos quedar fuera de Europa. No soy eterno, para vuestra suerte. Es el momento de estar con mi equipo; si no os gusta, no me importa nada". Las derrotas ante la Juve y Fiorentina han sido decisivas para que el polvorín saltara por los aires. "No me arrepiento de haber venido. Este equipo la próxima temporada vencerá. Le hace falta personalidad, pero esa no se compra en un supermercado. Al final de la temporada, hablaremos y se buscarán las soluciones", afirma Luis Enrique en un gesto de profesionalidad.

El entrenador no da mayor importancia a las críticas en los periódicos, algo más a lo que dicen los aficionados como expresaron con una pancarta en Trigoria: "Luis Enrique vete ya". Lo que preocupa al técnico es la tensa situación que está viviendo su familia como él. Y es que los romanistas, así son conocidos los aficionados de la Roma, son calientes al máximo. Capaces de encerrar a sus jugadores en el centro de entrenamiento, hombres como Bojan y José Ángel ya saben lo que es salir por la puerta de atrás de un estadio o de una Ciudad Deportiva ante la amenaza de numerosos grupos de aficionados, que no entienden que su equipo esté lejos de los puestos que dan entrada a la Champions o incluso a Europa.
Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios